Horas cruciales en Venezuela tras juramentación de nuevo presidente

404

Jornada del 23 de Enero en el país vecino dejó saldo de un presidente juramentado, otro atrincherado en la casa de gobierno y manifestaciones con al menos siete muertos y una veintena de heridos. Gobierno de Colombia reconoció a Juan Guaidó como nuevo mandatario interino de Venezuela.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

El 23 de enero es una fecha simbólica para la gente en Venezuela, ya que ese día se conmemora el aniversario de la rebelión cívico militar que en el año 1958 derrocó la penúltima dictadura militar que vivió este país sudamericano. Antes de la llegada de Hugo Chávez al poder, era conocido como Día de la Democracia.

Por ello, este 23 de enero tenía para los venezolanos un significado muy especial, tras el anuncio formulado por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, de que este miércoles habría una gran movilización que serviría de marco para asumir las competencias del Poder Ejecutivo, que según su interpretación de los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución venezolana, que hablan de la usurpación de poder, la obligación del Parlamento de asumir las competencias de manera interina para convocar elecciones y la desobediencia civil, respectivamente.

Desde tempranas horas del miércoles miles de venezolanos retaron a Maduro en las calles.

Más allá de las pasiones que puedan desencadenar los hechos, lo cierto es que todo fue cuidadosamente calculado para dominar la agenda de los acontecimientos por parte de la oposición.

Desde el 10 de enero, fecha en que anunció sus intenciones, Guaidó estableció alianzas internacionales y puentes con partidos locales para garantizar por un lado el apoyo y reconocimiento internacional y la presencia masiva de la sociedad civil en la marcha convocada para este 23 de enero.

También hizo que el parlamento -de mayoría opositora- aprobara una Ley de Amnistía, que permitiría el sobreseimiento de causas contra militares que se declaren en contra del gobierno de Maduro, siempre y cuando no estén vinculados a procesos por violaciones contra los derechos humanos. El apoyo militar es crucial en esta fase de la crisis política que vive Venezuela.

También en la víspera, hizo que el parlamento jurara como representante de Venezuela ante la OEA, al político opositor Gustavo Tarre Briceño, con el objeto de garantizar la vocería de su gobierno ante esta tribuna internacional.

En lugar de atrincherarse en la sede del Poder Legislativo, Guaidó se juramentó frente a una masiva concurrencia de seguidores en una céntrica avenida de Caracas, invalidando así cualquier intención del gobierno de Maduro de anular el acto, que era constitucionalmente necesario para que internacionalmente se pudiera reconocer su interinato.

Movilizaciones masivas

Desde muy tempranas horas, cientos de miles de venezolanos salieron a las calles de ciudades y pueblos del país para apoyar la juramentación de Guaidó como presidente interino. Ante la profunda censura que padecen los pocos medios existentes en el país (El gobierno prohibió a televisoras y emisoras radiales mencionar el apellido de Guaidó en sus transmisiones, so pena de ser sancionadas), las redes sociales y los portales digitales de noticias se convirtieron en casi la única manera de seguir en tiempo real el rumbo de los acontecimientos.

La convocatoria era un punto crucial para la jornada, debido a los antecedentes de muertos, heridos y detenidos, más el terrorismo de Estado promovido por los grupos afectos al gobierno de Maduro y conocidos como ‘colectivos’, que se desataron después de las protestas opositoras de los años 2014 y 2017, principalmente.

En Caracas y otras ciudades los venezolanos se apostaron en las calles desde muy temprano.

A pesar de que el Gobierno anunció también la marcha de sus simpatizantes para este día, lo cierto es que la mayoría de los oficialistas se concentró alrededor del Palacio de Miraflores (sede de Gobierno) para esperar las palabras de Maduro tras la juramentación de Guaidó.

Según los reportes de internet y de corresponsales extranjeros en el país caribeño, las movilizaciones convocadas por Guaidó prevalecieron muy por encima de las oficialistas, con lo cual se dijo que la oposición había retomado las calles.

A pesar de que no se generó la violencia que algunos temían, en el estado natal de Hugo Chávez, Barinas, se informó de que cuatro jóvenes fueron asesinados a balazos. En el fronterizo estado de Táchira también se reportaron dos personas muertas, pero esto no había sido confirmado oficialmente. Al final del día, unos 43 manifestantes habían sido detenidos en Caracas, según la ONG Foro Penal Venezolano.

Juramentación

Hacia el mediodía el presidente del parlamento venezolano, Juan Guaidó, juró ante miles de sus compatriotas en una tarima dispuesta en una concurrida avenida del este caraqueño.

«Hoy 23 de enero de 2019, en mi condición de Presidente de la Asamblea Nacional, invocando los artículos de la Constitución Bolivariana, ante Dios todo poderoso y mis colegas, juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el presidente encargado de Venezuela”, dijo Guaidó ante una multitud de simpatizantes.

Guaidó juró como presidente encargado ante una multitud de seguidores en Caracas.

Acto seguido, Guaidó marchó hasta la sede de la Embajada de Colombia donde estuvo durante cerca de una hora, y luego sostuvo reuniones con parte de su equipo de trabajo.

Paralelamente, el Tribunal Supremo de Justicia controlado por el oficialismo y que en la víspera había sentenciado como nulas todas las actuaciones de la directiva de la AN por considerarla en “desacato”, solicitó este miércoles al Ministerio Público abrir una investigación a esa misma directiva por el presunto delito de “usurpación” por la juramentación de Juan Guaidó.

Reacciones internacionales

Casi inmediatamente después de la juramentación de Guaidó, la Casa Blanca emitió un comunicado de prensa reconociendo al presidente interino, que reforzó luego con una declaración firmada por el presidente Donald Trump. El secretario general de la OEA, también se pronunció felicitando a Guaidó y brindándole su respaldo como encargado de la presidencia venezolana.

En Latinoamérica el primero en pronunciarse fue el gobierno de Colombia a través de la Cancillería primero y desde Davos, a través del propio presidente Iván Duque, quien habló flanqueado por la canciller de Canadá y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Maduro rompió relaciones políticas y económicas con EE.UU. por reconocer a Guaidó como presidente.

Hasta la noche del miércoles, ya una docena de países se había pronunciado desconociendo a Maduro como presidente, incluyendo a Perú, Ecuador, Argentina, Chile, Paraguay, Guatemala, Costa Rica y Alemania.

A favor de Maduro, se pronunció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Evo Morales de Bolivia, Guyana, Rusia y algunas islas del Caribe.

Una posición neutral fue la de la Organización de las Naciones Unidas. «Estamos siguiendo los acontecimientos de cerca. Está claro, como hemos dicho anteriormente, que queremos que los varios grupos sobre el terreno rebajen las tensiones y hagan todos los esfuerzos para evitar una escalada», señaló el portavoz Farhan Haq en una rueda de prensa.

Lo que viene

Las próximas horas en el país serán cruciales y marcarán el rumbo definitivo de los hechos. Ante la juramentación de Guaidó, Nicolás Maduro habló desde el Palacio de Miraflores flanqueado por su esposa Cilia Flores, el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello y varios integrantes de su gabinete ministerial.

Anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas y políticas con EE.UU. y exigió la salida del personal acreditado de ese país de territorio venezolano en un plazo no mayor de 72 horas. Washington aún no ha reaccionado ante esta iniciativa de Maduro, pero ante el reconocimiento de Guaidó, tendrá que tomar una decisión al respecto.

Washington no ha precisado si acata la orden de Maduro a quien ha desconocido como presidente de Venezuela.

En su discurso, Maduro también exigió a lealtad a las fuerzas militares de su país. Durante su alocución desde Miraflores, una de las ausencias más notorias fue la de su ministro de la Defensa, Wladimir Padrino. En horas de la tarde, su equipo de prensa dijo a través de Twitter “Los soldados de la Patria no aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la Ley”.

Muchos dudan que haya tanta unidad dentro del mundo militar. Este lunes, efectivos de la Guardia Nacional pertenecientes a un comando ubicado en Caracas y muy cercano a Miraflores, se alzó. La sublevación originó que vecinos de los barrios adyacentes se manifestaran en su apoyo y las refriega se extendió con cierre de vías y cacerolazos hasta la noche del martes. Dos personas resultaron muertas durante enfrentamientos con miembros de la Policía Nacional.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados