Análisis.- Es el momento del Puerto de Aguas Profundas

155

El Superpuerto es el Futuro. Puertos Fluviales o Terminales para una nueva Navegación de Cabotaje hacia el Superpuerto: El dragado local es cosa del pasado con el Nuevo Puente Pumarejo. Se creció la oferta portuaria satelital. 

Por Alfonso Camerano Fuentes/especial para lachachara.co

Alfonso Camerano Fuentes

La profundización del canal navegable del Río Magdalena en los últimos 22 kilómetros es motivo permanente de preocupación en Barranquilla  por depender de más de 30 pies para garantizar el calado de los barcos tipo standard que ingresan hoy a sus puertos ribereños denominados como “Marítimo y Fluvial” a pesar de su naturaleza de agua dulce en los puntos de atraque conformado por cada frente adjudicado a las distintas sociedades portuarias concesionadas por el estado colombiano.

Dada la propuesta de crear un Superpuesto de frente al mar por la sociedad ídem nos plantea una cuestión de competencias y rentabilidad a partir de la ubicación de los puertos actuales de Barranquilla ubicados sobre las orillas oriental y occidental del Río Magdalena y el sentido de la cuantiosa inversión por el Estado Nacional de las vías 4G, con terminales dirigidos, hacia diferentes destinos de la Costa en el tramo Barrancabermeja-Barranquilla, y a esta misma, desde el  Terminal Marítimo al Superpuerto de Las Flores.

Con el innegable y grato crecimiento industrial, comercial y en el sector de la construcción, es inevitable pensar en una solución a largo plazo como el Superpuerto de Aguas Profundas.

La propuesta de crear una APP o de privatizar el dragado del Río Magdalena en su tramo final, incluso más allá de los 22 Kilómetros, dado el gálibo de más de 45 metros, plantearía una competencia en Cormagdalena más allá de los departamentos del Atlántico y Magdalena, en los límites de la ribera con vocación portuaria, que bien ocuparía a Bolívar, Santander, Antioquia, Caldas, Tolima, que exigiría no solo un dragado especial, sino que haría parte de la propuesta del Contrato de Navegabilidad frustrado con Navelena.

Sumarle a ello, la exigencia de ser asumida por el Distrito la APP o el manejo de la contratación hacia un Concesión, por medio de una Autoridad Portuaria, marcaría una posibilidad de territorialidad concesionada de la Nación, soberana sobre esa vía nacional,  fundada apenas en los 22 kilómetros del actual puente a la desembocadura en Bocas de Ceniza, que hoy es cosa del pasado, una vez entre en funcionamiento el nuevo Puente Pumarejo, más canillón, y sea derribado con dinamita el “viejo”, todavía en uso.

La actual zona portuaria barranquillera se ve enfrentada a continuos fenómenos como la alta sedimentación la empalizá y la abundante taruya, lo cual dificulta cada vez más el desarrollo portuario en el Río.

Podríamos estar en presencia de unos Puertos fluviales satélites de un Gran Superpuesto, sobre el mar,  el cual absorbería toda la operación desde las vías terrestre y fluviales,  actuales, para lo cual el dragado, no  Distrital, exclusivo de Barranquilla, sino de los Puertos que ya fueron concesionados por Cormagdalena a lo largo y ancho de las riberas del Río, y hasta donde puedan llegar los barcos que pasarán por la visera del nuevo puente, de ida y vuelta, se beneficien del tránsito múltiple de buques de gran calado buscando un puerto final o servir a las naves de cabotaje que terminarán al servicio del Superpuerto, verdadero futuro que camina al lado de las obras de infraestructura que ya son un realidad en la economía colombiana mirando hacia el Caribe..

¡Es hora de dragar hacia el futuro…sin derecho

a mirar hacia atrás!

Compartir.

Acerca del Autor

admincha

Deja un comentario