Los niños no están solos, tienen sus portavoces

400

Nada es por casualidad, desde la primera vez que asistimos a una reunión de Pisotón quedamos enamorados y comprometidos.

Por: Estela Monterrosa – @monterrosa1961

Con la labor de este programa dirigido por Ana Rita Russo y llevado a cabo con el apoyo de Uninorte y el ICBF se ha avanzado tanto que ahora le apuesta a orientar a los periodistas sobre cómo comunicar las noticias de violencia sexual de niños y adolescentes.

En un taller que realizamos el día 10 de noviembre, dirigido por Ana Rita Russo y sus colaboradoras Adelaida Guerrero, Carol Gonzalez; y por el ICBF, Elena Bustos, se destacó que esta iniciativa nació de la necesidad de ver que aunque el programa Pisotón está llegando a todos los rincones del país, “el dolor en la infancia se sigue presentando y esto es algo que pueden a ayudar a mitigar los comunicadores a través de su trabajo”.

Para Ana Rita Russo, si bien no se puede evitar que sucedan circunstancias negativas con niños, como violaciones o maltratos, sí se puede encontrar la manera de que al comunicarlo se sensibilice a la población de que estos actos afectan a los más pequeños y por eso a toda la sociedad.La psicóloga destacó que el psiquismo tiene mucho que ver en esto, pues “son las situaciones que de niños vivimos las que nos llevan a replicar como adultos”. Los comunicadores van a aprender a contar las historias con la verdad, pero también, recalcó, diciendo el no deber ser de esas situaciones. “Queremos que cuando ustedes hablen lo hagan desde el cuidado y no desde la agresión y la violencia, y al final construir entre todos un decálogo del portavoz de la infancia”, puntualizó. 
El programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional, Pisotón, que durante más de 20 años ha impactado positivamente el desarrollo de la infancia de más de cinco millones de niños, ha consolidado un trabajo exitoso por la infancia de Colombia y varios países de Latinoamérica como Panamá, Bolivia, México y Ecuador, a través de la ejecución de un modelo de formación dirigido a orientadores de niños en temas relacionados con el manejo psicoafectivo y apoyo en la solución de situaciones de maltrato, abandono, olvido, durante la infancia.

El abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes es una de las peores formas de violencia contra la niñez y adolescencia. A pesar de que constituye un problema creciente en el mundo, la mayoría de los casos no son detectados ni denunciados. A diferencia del maltrato físico –cuyo diagnóstico depende de la posibilidad de ver las lesiones- y de la negligencia adulta hacia el bienestar infantil -que se diagnostica al ver niños privados de los cuidados parentales básicos (desnutridos, no escolarizados, sin cuidados médicos básicos, entre otras formas de vulneración de sus derechos)-, la detección del niño que fue o está siendo víctima de abuso sexual depende de escucharlo para saber qué pasó.

La importancia de escuchar al niño cuando toma la palabra radica en que su descripción frecuentemente es la más importante, poderosa y, en muchas ocasiones, la única evidencia del abuso cometido en su contra. Por ese motivo, es imprescindible prestarles atención, privacidad y escucharlos sin juzgarlos. En la mayoría de los casos detectados no suele haber lesiones físicas que funcionen como indicios para determinar quién fue el agresor ni hay una conducta específica o prototípica que los niños víctimas presenten. Tampoco suele haber testigos, ya que quien comete un abuso sexual suele hacerlo a escondidas. Todos estos factores, sumados a mitos enraizados y prejuicios culturales que operan en detrimento de los niños cuando toman la palabra para develar sus padeceres, hacen que el diagnóstico y posterior denuncia sean una tarea compleja. También opera una premisa falsa que sostiene que “si no hay lesión, no hubo abuso”. Esto agrava la situación porque sin detección los niños no reciben tratamiento, ni protección ni justicia.

El programa Pisotón lanzó su taller para periodistas denominado “Portavoces de la infancia”, que busca instruir a comunicadores que trabajen en medios impresos, digitales, televisivos o radiales en temas como la importancia del desarrollo emocional de la infancia y la adolescencia, el psiquismo y cómo abordar positivamente los contenidos noticiosos que producen respecto a esta población.

Con duración de ocho horas se desarrolló este sábado diez de noviembre, con temáticas que pretenden que los periodistas reconozcan la relación entre el desarrollo emocional de los niños y el comunicar noticias que traten sus problemáticas; de manera que puedan abordar las noticias desde un enfoque del cuidado y de sensibilización de los lectores.

El ICBF reportó hacia a mitad del año pasado más de 4.000 niños que habían sido puestos en protección por posibilidad de abuso sexual o maltrato infantil. Desde 2005 la violencia interpersonal se ha convertido en la principal muerte por motivos prematuros en Colombia, eso es un dato que realmente es triste. En 2010 en Latinoamérica se estipuló que había 40.000.000 de niños que sufren algún tipo de violencia, este año también hubo 4.570 casos de maltrato infantil, en 2013 y 2014 se encontraron 16.000 casos de maltrato infantil, se cuadriplicó en tres años; la situación de la infancia no es fácil y la infancia significa la situación psicológica de nosotros los adultos y ahí el compromiso todavía es más fuerte.

.

Agradecemos si tiene algún  cocimiento de casos de violencia sexual contra niños o adolescentes favor comunicar al celular 3114117325

Compartir.

Acerca del Autor

Educadora de pre-escolar, con vocación de periodista. Barranquillera y Chacharera, con grandes metas, educando una nueva generación. Móvil 3024019715

Los comentarios están cerrados