El piano salió a buscar a los niños en Nelson Mandela

317

Hubo un tiempo en que en cada casa de Cartagena había un piano, esperando a alguien que lo tocara.

Por: Gustavo Tatis Guerra

Niños músicos de Nelson Mandela que participan del programa de la Fundación Música por Colombia. // Luis Eduardo Herrán.

Era parte del mobiliario familiar. Pero qué curioso. Siempre hubo alguien que supiera tocarlo.

Aquí se escribió el primer manual de piano en la Colonia. Hubo otro tiempo en que los pianos se apolillaron, y a falta de afinadores o restauradores, los pianos sucumbieron al comején, la humedad, el aliento del mar, pero más que todo eso, se silenciaron por la negligencia humana.

No quiero imaginarme la escena de alguien lanzando un piano al mar.

Supe de un afinador de pianos que era sordo, pero tenía la música para afinarlos. Fui testigo de la correndilla cuando el tenor José Carreras vino a Cartagena, y no había un piano que sirviera.

Dos

La pianista Ana María Orduz ha dejado en el barrio Nelson Mandela una alegría contagiosa al interpretar 12 Preludios de Debussy, y 5 Danzas colombianas.

Los niños que aprendieron a tocar violín y trompeta en Nelson Mandela son mejores estudiantes desde que están metidos en la música. Mejoraron su rendimiento académico y le ganaron la batalla a las matemáticas y a las barbas temibles del  álgebra de Baldor. Solo la perseverancia amorosa puede dar sus frutos en la música.

Ana María está sorprendida al escuchar los violines que desafían la pobreza.

No puede imaginar que esté cerca de un centenar de niños y niñas en Nelson Mandela, que se iniciaron en la música gracias a la  Fundación Música por Colombia, que lidera el violonchelista y gestor cultural Édgar Vargas.

Un centenar de niños músicos que forman parte de 2.800 niños cartageneros y de corregimientos vecinos, de 17 comunidades como Pasacaballos, Ararca, Barú, Nelson Mandela, Arroz Barato, Ceballos, Albornoz, Zapatero, La Boquilla, Olaya Herrera y Manzanillo.

En Ararca, por ejemplo, todos los niños del colegio quieren ser músicos. De los 208 niños que estudian en la escuela del pueblo, 203 se inscribieron en música. ¿Por qué vieron estos niños en la música un camino de redención?

La música es la mejor apuesta contra toda pobreza, reafirma Édgar Vargas, quien ha trabajado con sus 32 profesores de música, con salones en donde los estudiantes habían perdido la fe en las matemáticas y en las clases de español y literatura. Y se enamoraron de la música y le ganaron a la trigonometría y al álgebra.

Ana María es una consagrada pianista que ha ganado premios dentro y fuera del país y es la impulsadora del festival Pianíssimo, que aglutina a los pianistas del país. Con Édgar Vargas está planeando una réplica del  evento en Cartagena.

Tres

Que el Teatro Adolfo Mejía vaya al barrio Nelson Mandela a presentar un concierto magistral para los chicos y chicas y a la comunidad musical de este barrio cartagenero, es un hecho ejemplarizante en la vida de Cartagena.

Esa iniciativa tiene el respaldo del Concurso Nacional de Belleza. El Teatro Adolfo no solo va al barrio, sino que se trae al barrio  al teatro, por la noche en  un  segundo concierto de Ana María Orduz.

Esa pedagogía sensibilizadora que involucra a cerca de cien niños del barrio.
Lo que está haciendo Édgar Vargas es una revolución musical, a través de su fundación.

Ha logrado diseñar un software que contiene 1.200 horas de enseñanza musical, que ya están utilizando en 100 colegios de Cali, impulsado por su fundación para la enseñanza masiva de la música entre niños de 5 a 10 años y de 10 hasta más allá de los 20.

“La música es una herramienta de conocimiento que cambia la vida del chico. Hay un antes y un después”.

Cuatro

Ana María me cuenta que tiene varios álbumes creados por ella: ‘Retratos de Colombia’, ‘Retratos de Latinoamérica’ y ‘Colombia a cuatro manos’. Se siente feliz de tocar una obra de Adolfo Mejía en el teatro que lleva su nombre.

“Estos preludios de Debussy son atmosféricos, describen historias, efectos, y en instantes, hay momentos e que nos sugieren la música para el cine”.
El piano atrajo a los niños y se quedó para siempre con ellos.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados