El estrés detrás del porcentaje de batería de nuestro celular

228

Te despiertas y tu celular está descargado; tu día se ha desarmado por completo. 

Por Gabriel Moncada Figueroa

Muchos nostálgicos aún recuerdan el tiempo antes de que nuestro mundo se resumiera o dependiera de tener carga en el celular.

Veo las películas en las que las tramas se basaban en la angustia de no poder comunicarse o saber qué estaba ocurriendo en un lugar y tiempo determinado, en el que las personas al despertar tapaban sus caras con los diarios que leían, en el que las citas en grupo raramente alguien cancelaba porque no habían grupos de WhatsApp. En el que los correos contenían largos textos a mano porque no eran digitales.

Y cuando mencionamos esto casi parece que fuese la época de la colonia, pero ha pasado tan poco. 

El mundo cada día quiere las cosas con inmediatez, desde hacer una compra hasta lograr sus metas. Pero hay cosas que aún toman tiempo, que no están a un solo clic, que requieren dedicación. Y algunas que se creen de urgencia realmente no lo son.

Esta es una reflexión para empezar a cambiar nuestro comportamiento y la función detrás de un dispositivo como el celular, que está pensado al fin y al cabo para conectarnos, agilizar nuestras tareas y tener más tiempo para disfrutar de las cosas que nos gusta hacer en nuestro tiempo libre. 

He visto muchas personas tristes, desesperadas, furiosas, solo porque su batería está en el límite y entre más se quedan viendo el indicador, más baja, 13%, 10%, 9%….. y empiezan a buscar su conexión con el mundo, un tomacorriente que les permita volver a mantener la calma, típico comportamiento de un adicto. 

Y todo esto pasa por una simple razón: Nuestro uso irracional de este dispositivo.

Es probable que el celular en el que probablemente tienes ahora mismo la mano está pensado para que la batería dure todo el día, con un uso normal, es decir algunas llamadas, unos 70 mensajes por día, escuchar 20 minutos en canciones, 30 minutos en redes. Pero lo cierto es que estos números al azar que lanzo probablemente solo sea el mínimo de uso que se le da, que si te pones a analizar no tiene lógica que gastes más que eso, al menos que tu trabajo como lo dije anteriormente dependa de un uso constante del mismo. 

Cómo ahorrar batería

Hay diferentes modo de minimizar este uso irracional, ahora los nuevos sistemas operativos tiene métodos para que lo disminuyas, ya hay cientos de artículos y videos que lo explican, te recomiendo que los mires, haciendo que probablemente mejores en muchos aspectos de tu día a día. 

Un método que he aplicado por más de 5 años es siempre cargar el celular por la noche, para que no pase la escena inicial de este artículo, en el que un celular sin batería dificultaría tus labores diarias. 

Ahora que estoy haciendo un curso y necesito la máxima concentración, cambié por no cargarlo durante la noche, para que cuando empiece a hacer el curso esté tan bajo de batería que me toque cargarlo, y al hacerlo me aseguro de dejarlo en un lugar apartado. Es más, en estos momentos estoy aplicando esta técnica, que me permite escribir este artículo sin procastinar más de lo debido. 

Nunca he sabido lo que es tener cientos de notificaciones al día, y eso es porque solo tengo activada esta funcionalidad en aquellas aplicaciones que son realmente necesario, como un correo y chats, para todo lo demás no existe.

Es importante que también apagues el indicador de batería, porque así no lo parezca el verlo disminuyendo constantemente nos carga, por muy irónico que parezca.

Compartir.

Acerca del Autor

Gabriel Moncada Figueroa

Freelance Ingeniero Industrial trabajando con @lachacharaco. Apasionado por el Marketing y el mejoramiento de las empresas. Twitter: G9MF

Los comentarios están cerrados