¿Qué tan aplicable a la vida son los indicadores de gestión empresarial?

186

“Lo que no se puede medir no es gestionable. Y lo que no se puede gestionar no es mejorable”. Famosa premisa administrativa que podría adaptarse ¿por qué no? a tu gestión existencial.

Por: Jairo Alonso Castañeda – instagram: @loquellevas

Suena descabellado, porque una persona no es una empresa; y una persona jurídica carece de la psique para llegar a ser persona natural. ¿Podríamos tejer la analogía? Y que la Psique jurídica se vuelva viral.

Casi nadie se detiene a analizar cuántas veces al mes ha tropezado con la misma piedra (o con la pata de la cama), cuántas veces por semana se enoja con aquella persona experta en poner a prueba su paciencia, pocos toman un cronómetro para determinar el tiempo promedio que dura una meada, o el número de veces en que se distrae mientras intenta cumplir una misión. 

Hay indicadores para todos los gustos, unos más particulares que otros, pero si se atienden aquellos “claves”, la cosa empieza a tomar otra sintonía.

Wilson me confesó que ya sabe el porcentaje del día en que permanece jorobado, su objetivo es estar lo más derecho posible ya que busca afianzar el hábito; por eso se mira al espejo constantemente, espera no meter la pata en su ‘performance’.

¿Sería posible operar como esas empresas en las que se reúnen los socios, y colocan sobre el pizarrón los indicadores sensibles?

Los miembros de la junta directiva son todos tus Yo. A unos metros de distancia los niveles pueden analizarse mejor, desgranarlos y determinar la estrategia para el jaque mate: Observarlos con el tercer ojo. “Subió un indicador que debería estar abajo y bajó uno que debería estar arriba”, gritó Miguel, y los demás le piden no lo diga tan alto: ¡Que no cunda el pánico!

Algo así ocurre en tu habitación por la noche, 3 minutos antes de ingresar a los brazos de Morfeo. ¿Ya sabes cómo proceder al día siguiente? Unos se sumergen en la meditación, otros en la oración, gran parte reza, otros quedan con la mente dando loops.  

¿Cuáles son los indicadores claves?

Los que eliges como importantes. Sobre todo aquellos que resguardan tu paz interior. Los que garantizan buenos dividendos espirituales. Los que ayudan a que jamás caigas en bancarrota emocional. Los que te favorecen para no hacer el ridículo ¿y si ya lo hiciste? para escapar rápido del escarnio. Sólo tú hueles aquellas variables que están fuera de control en tu operatividad humana. 

Si el semestre pasado presentabas 50 rabietas semanales y ahora manejas una media de 30, ¡tienes derecho a aplaudirte el avance! aunque no hayas llegado a la meta.

Para llegar a esa reducción tuviste que activar la consciencia y el primer paso es registrándola, área por área, con disciplina.

No todos dan importancia a los pequeños detalles, y ahí está la gran diferencia ¡por eso no todos llegan a Roma!

En la quincena anterior Julio fue pillado por las cámaras de seguridad 4 veces sacándose los mocos. El video lo colocan en pantalla gigante al final de mes y toda la oficina será espectadora ¿esto le arruinará la vida o él se concentra en otros ítems más relevantes?

En la seguridad industrial hay indicadores visibles que hacen ver romántica a la prevención: “van 124 días sin accidentes en la zona de trituración”, es lo que los operadores leen a la entrada de la fábrica. Esa advertencia les da el aliento para no retroceder, para reconocer que el riesgo está latente en cada jornada.

La torpeza es nuestra mayor tentación y sólo con la consciencia podemos decirle: ¡ALTO! ¡NO ME ATAQUES OTRA VEZ!

Y si no tienes la disciplina para llevar la cuenta, alguien cercano a ti lo hará: “en esta semana has orinado 4 veces sobre la taza” te cansaste de escuchar. Para concluir que “La excelencia es la lucha contra nuestra propia estupidez”.

Compartir.

Acerca del Autor

Jario Alonso Castañeda

Ingeniero industrial, Consultor Organizacional, Orador y Chacharero. Con los años percibió que cada oportunidad de mejora en Procesos de vida, o laborales, tiene una causa emocional por ser ahondada. A inicios del 2017 patentó la herramienta de "Lo Que Llevas". Allí, con imágenes y reflexiones, comparte una atmósfera lúdica (virtual o presencial) para que todos extraigan bienestar de su Equipaje Emocional.

Deja un comentario