El fracaso de la educación

597

De 100 jóvenes en Colombia solamente 55 llegan a ser bachilleres; de estos, solo 26 ingresan a la Universidad.

Por: Victor Herrera

Victor Herrera Michel

Tienen razón los estudiantes que, luego de las multitudinarias marchas en todo el país pidiendo más recursos para la Educación Superior, han decidido mantenerse en un paro permanente e indefinido hasta que haya una respuesta del gobierno nacional.

El sistema educativo en Colombia es un fracaso. Las cifras así lo confirman. En primer lugar, un estudio conjunto de las universidades Nacional y de Los Andes sobre la “Caracterización de la Educación Media en Colombia”, revela que de los jóvenes entre los 16 y 24 años en nuestro país solo se gradúan de bachilleres en promedio el 55% (en el sector urbano 63% y en el rural 31%). Vale decir, que de cada 100 jóvenes entre estas edades solamente llegan a ser bachilleres algo más de la mitad. ¿Qué sucede con la otra mitad?

Seguimos. Según las últimas cifras del Ministerio de Educación solo el 41% de los estudiantes graduados de bachiller en colegios oficiales y el 56,4% en los no oficiales ingresaron a la educación superior. Es decir, que en promedio el 48% de los alumnos que finalizaron el grado 11 ingresaron el año inmediatamente siguiente a la Educación Superior. ¿Qué pasó con la otra mitad?

Y hay más. El director (e) de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), Alfonso López, reveló recientemente en Barranquilla -durante un foro sobre “Educación y Movilidad Social” organizado por la Universidad Simón Bolívar- que el 47% de los estudiantes que ingresan a la Universidad abandonan preferiblemente en los dos primeros semestres de su carrera. En el nivel técnico y tecnológico la deserción es aún peor: llega hasta el 70%, según aseguró aquí la ex viceministra de Educación Patricia Martínez. ¿A dónde van los estudiantes que abandonan?

Este fracaso lo vivimos cada seis meses en Barranquilla: A finales de Mayo de este año 18.983 jóvenes se inscribieron para iniciar en este segundo semestre en la Universidad del Atlántico (única pública), sin embargo solo pudieron ingresar 2.387 que eran los cupos disponibles en la institución. ¿Qué hace el resto?

No en vano la Ocde (a la cual pertenecemos) aseguró el año pasado que Colombia es el país de América Latina que menos invierte por estudiante. Mientras que el promedio de inversión de los países que pertenecen a esta organización es de US$10.182 por estudiante al año, en el nuestro es solo de US$3.245.

Para rematar, un estudio a nivel nacional publicado en Abril pasado por la Universidad Libre señala que el 42% de la población joven en el país se encuentra económicamente inactiva (está desocupada o no tiene un empleo formal).

El resumen de todo lo anterior es una verdadera tragedia: De 100 jóvenes en Colombia solamente 55 llegan a ser bachilleres; de estos, solo 26 ingresan a la Universidad, pero en el primer o segundo semestre la abandonan 12 y terminan graduándose 14. Al final solo 8 se desempeñan en trabajos formales.

Con razón es que en el nuevo “Índice de Capital Humano”, que presentó la semana pasada el Banco Mundial para medir la riqueza de los países, Colombia ocupa el puesto 70 de un total de 157 naciones en el mundo y el 7 en Latinoamérica.

Los últimos gobiernos se han jactado de decir que el mayor rubro del presupuesto anual nacional es el de la Educación (más de 41 billones para el 2019). Preguntamos: ¿De qué ha servido? ¿Se han invertido eficientemente? Todo indica que no.

Incluso el gobierno anterior llegó a montar toda una campaña rimbombante, con la meta en el 2025, denominada: ¡Colombia, la más Educada!

@vherreram

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados