¿Crisis en el periodismo?

319

Los medios de comunicación -y desafortunadamente también muchos periodistas (que no el periodismo)- están adoleciendo no de una sino de varias crisis.

Por Víctor Herrera/especial para lachachara.co

Victor Herrera Michel

De manera casi simultánea tres eventos de la mayor importancia en Colombia en la última semana han coincidido en discutir como asunto de primordial importancia y preocupación el tema: “la crisis actual de los medios y el futuro del periodismo”.

En efecto, el Festival Gabo de Periodismo que organiza en Medellín la Fnpi, un conversatorio en el Museo del Caribe sobre “Periodismo, Ética y Cultura” auspiciado por la Universidad Autónoma del Caribe y el evento de lanzamiento de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Norte se empeñaron en dialogar con expertos de primera línea sobre lo que ha venido ocurriendo en los medios de comunicación y los periodistas ante el avasallante crecimiento de las redes sociales y el reto que significan las herramientas tecnológicas en el desempeño del oficio.

Creemos particularmente que los medios de comunicación -y desafortunadamente también muchos periodistas (que no el periodismo)- están adoleciendo no de una sino de varias crisis.

La primera es la “Crisis de formación”. Las facultades de comunicación siguen la suerte de nuestra educación en donde de cada 100 estudiantes que entran a primaria solo 40 llegan a la universidad y la mitad (datos de Acnur) desertan en el primer semestre. Además el pensum se concentra más en la utilización de herramientas tecnológicas que en la formación del criterio del futuro periodista. Para la muestra: en la facultad más antigua en la costa solo comienzan a hablar de ética en la mitad de la carrera.

A lo anterior se suma la “Crisis de audiencia”. La atomización, disgregación y segmentación de sus tradicionales audiencias,  por la aparición de numerosos formatos y vehículos de comunicación en los últimos tiempos, ha hecho que los medios habituales pierdan influencia sobre un gran número de sus receptores. Ello les lleva a perder poder al tiempo de enfrentar una competencia cada vez más llena de amarillismo, sensacionalismo, morbosidad, noticias falsas o falseadas, etc. A su vez, los líderes de opinión son reemplazados por los “influenciadores”.

Como consecuencia, llega la “Crisis económica”. Los anunciantes destinan cada vez una mayor participación de sus presupuestos publicitarios hacia los nuevos medios digitales. Incluso muchos medios tradicionales han desaparecido en medio de esta crisis.

La peor de todas llega cuando ocurre la “Crisis de principios”. Ante las angustias económicas los medios – y numerosos “periodistas”- comienzan a “venderse” al mejor postor para tratar de salvar el negocio. Pues consideran que ahora eso es lo esencial.

Por último, llega la “Crisis de credibilidad”. Como quiera que ahora se hayan convertidos en vehículos de los grupos económicos y políticos su credibilidad ante las audiencias (el mayor de sus patrimonios) se ha venido perdiendo de manera dramática.

Este ciclo parece repetirse: mala formación, disminución de las audiencias, de la influencia y del poder, reducción de la pauta publicitaria, pérdidas económicas, traición a sus principios y pérdida de credibilidad lo que  genera toda una gran crisis del sector.

Finalmente es necesario diferenciar entre medios de comunicación, periodistas y periodismo. De tal suerte que creemos que la única forma de afrontar la crisis es: ¡Haciendo periodismo!

Una anécdota: En el conversatorio reciente, ante la pregunta de alguien del público sobre en qué se diferencia el periodismo de hoy del de antes, el maestro Juan Gossaín – como la luz de un faro que nos vuelve a guiar hacia el camino correcto – responde con una de sus frases categóricas: “..El periodismo sigue siendo el mismo, el periodismo no ha cambiado, los que han cambiado son los periodistas”.

@vherreram

Compartir.

Acerca del Autor

Tu Cháchara

Los comentarios están cerrados