Con nueva ley para asignar recursos a regiones buscan acabar con la ‘mermelada’

288

El papel de trabajo contempla que sean los congresistas los que aprueben los recursos para cada una de sus regiones, y no dejar el poder decisorio en manos del Ejecutivo, como ocurre hasta ahora.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

El representante a la Cámara por parte del Polo Democrático, Germán Navas, presentó en la plenaria de este cuerpo colegiado un nuevo proyecto de ley que otorga al Congreso de la República el poder de decidir sobre las cuotas de inversión regional contempladas dentro del presupuesto nacional.

Navas explicó mediante un comunicado que la iniciativa legal busca que sean los congresistas y no los ministerios los que decían qué monto va para cada región y, dentro de ellas, los sectores beneficiados con los montos aprobados para cada ejercicio fiscal.

El representante Germán Navas fue el encargado de presentar el proyecto de Ley.

En tal sentido explicó que “la propuesta prevé que se respete el monto del presupuesto y las obligaciones adquiridas por las regiones para el pago de las deudas”, agregó.

Para Navas “eso que llaman mermelada es eso, que el congresista tiene la capacidad de llevar auxilios a su región para escuelas, hospitales y el ministro le dice: ‘yo le doy a usted eso, pero usted vóteme este proyecto’… con la propuesta esta distribución regional la va a hacer el mismo congreso”, agregó.

El proyecto de Ley dice que los congresistas serían quienes aprueben los recursos para sus regiones, sin necesidad que para ello tengan que acudir hasta los ministerios a pedirlos.

Germán Navas Tolero se hizo acompañar para radicar este proyecto por el presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Chacón, entre otros congresistas.

Problema de vieja data

La llamada “mermelada”, que es el intercambio de favores políticos entre miembros de los poderes Ejecutivo y Legislativo es un tema recurrente en la política colombiana. De hecho, en febrero de este año la Corte Suprema de Justicia abrió una investigación preliminar contra varios congresistas de entonces por un caso vinculado con los llamados cupos indicativos.

Iván Duque dice estar dispuesto a gobernar sin ‘mermeladas’, pero hay mucho excepticismo al respecto. Además, el dueño del poder real en el Centro Democrático es el ex presidente al que no le tembló el pulso para repartir su propia receta a las regiones, con un nombre distinto al que luego Santos bautizó como ‘mermelada’.

Según el expediente, los parlamentarios sujetos a la indagatoria habrían dado sus votos a favor de la aprobación de proyectos presentados por el Gobierno de Juan Manuel Santos a cambio de favores como ‘cupos indicativos’, puestos de trabajo para allegados de los legisladores y contratos para empresas cercanas a estos. Por ello el máximo tribunal del país tenía la responsabilidad de determinar si los representantes involucrados en denuncia habrían incurrido en delitos como tráfico de influencias, cohecho o concusión. Igual que en el gobierno de Álvaro Uribe, cuando logró su reelección a cambio de Notarías para beneficiarios de congresistas. Solo que en ambos casos a los ex presidentes no les quedó ningún delito, solo la mala fama, mientras que Yidis Medina y Sabas Pretelt, entre otros, pagaron los platos rotos.

Ya en 1991, la Constituyente de ese año trató de atacar este flagelo prohibiendo los llamados “auxilios parlamentarios”, que era la fórmula que durante el siglo XX habían encontrado los miembros del Congreso para intervenir en la ejecución del presupuesto nacional y llevar fondos del Gobierno para sus respectivas regiones. La tesis esgrimida por los promotores de la reforma legal fue que esta práctica atentaba contra la independencia de los poderes públicos, algo fundamental para la democracia.

La presidencia de Juan Manuel Santos se vio manchada por grandes escándalos por este flagelo.

Fue a partir de entonces que apareció la figura de los ‘cupos indicativos’, básicamente lo mismo que los auxilios parlamentarios, pero con otro nombre. En un editorial publicado por el diario El Tiempo en febrero del presente año, a propósito de un debate sobre corrupción que protagonizaron los entonces candidatos presidenciales Humberto de la Calle, Germán Vargas Lleras e Iván Duque, se analizó la incidencia que había tenido este fenómeno en la administración pública colombiana.

“Se les ha dado un manejo a todas luces inadecuado y no pocas veces ilegal a los mencionados cupos, y estos han terminado convertidos en combustible de una perversa y gigantesca maquinaria corrupta que involucra no solo a congresistas, sino también a contratistas”, sostiene el escrito publicado en aquel momento por el rotativo bogotano.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados