Barranquilleros no disimulan su duda metódica sobre la SAE en Triple A

19

Por decisión del Fiscal General, las acciones de Inassa, empresa española dueña del 82,16% de las acciones de la Triple A, fueron confiscadas y entregadas a la Sociedad de Activos Especial (SAE). 

Por Rafael Sarmiento Coley

A juzgar por las caras largas con que salieron varios de los accionistas minoritarios de la Triple A en la Asamblea General Extraordinaria realizada este martes en el Salón Prado de la sede central de la empresa barranquillera de la entidad de servicios básicos, no se vislumbra una confianza inspiradora con la presencia de la Sociedad de Activos Especiales (SAE).

La gerente de la SAE María Virginia Torres de Cristancho lee el orden del día de la asamblea.

En esta dudosa asamblea extraordinaria de casi 11 horas, a la cual acudieron unos 40 accionistas, se produjo el despojo sin vaselina de uno de los dos cupos que el Distrito de Barranquilla tenía en la junta directiva de una empresa que es más barranquillera que el arroz con lisa y ahora será manejada desde Bogotá por una rola a la que bien se puede denominar ‘La Dama de Hierro bogotana’, su majestad doña María Virginia Torres de Cristancho y un numeroso y fiel sanedrín.

La nueva junta directiva quedó conformada así: Por la ahora Todopoderosa SAE (que tal vez asuma como lema publicitario el de yodora: pulcritud a toda hora), los cuatro miembros principales y suplentes son:

Su mercé María Virginia Torres de Cristancho, con la suplencia de su mayordomo Mauricio Solórzano Arenas; principal Juan Alberto Londoño Martínez, suplente Alonso Castellanos Rueda; principal el vicepresidente de Cemento del Caribe Arnoldo Mendoza Torres, con suplencia del también barranquillero Miguel Arturo Linero de Cambil, principal Jesús Vall De Ruten Ruiz, con la suplencia de Gabriel Núñez Insignares, en representación de los accionistas minoritarios, quienes lucharon por ese cupo como gato boca arriba. En la práctica es un consuelo de tontos, frente a la ahora Todopoderosa nueva junta directiva de la Triple A en manos de una SAE que en este acto aplicó una aplanadora que vislumbra negros nubarrones para estos servicios en Barranquilla y los 15 municipio servidos. La SAE ahora manda y reina en la Triple A, que pasa de una dictadura a otra, dejando de lado al Distrito viendo un chispero, por culpa de alcaldes de la época del cura Hoyos, Guillermo Hoenigsberg, Edgar George y Humberto Caiafa. Unos más que otros fueron tan culpables, que eran capaces de vender el alma al diablo con tal de recibir los grandes beneficios que ofrecían los españoletes con tal de tragar y tragar más poder accionario dentro de una empresa tan rentable.

Aspecto de la asamblea general a la cual asistieron unos 40 accionistas minoritarios, aplastados por la aplanadora de su majestad doña María Virginia de Cristancho, la Dama de Hierro de la SAE.

En la junta directiva nueva sigue teniendo su asiento por derecho propio el alcalde distrital Alejandro Char, con la suplencia de Margarita Zaher, Secretaria de Planeación.

El distrito estuvo representado en la Asamblea por el abogado Orlando Vitola. No acudieron, por justificaciones de tipo legal, el secretario jurídico distrital Jorge Padilla Sunheim, Emelith Barraza (Secretaria de Hacienda), ni Margarita Zaher.

Lo sucedido el martes en la sede Prado de la Triple A (que durante años fue la Casa de Eventos del difunto dirigente político liberal Pedro Martín Leyes Hernández) dejó, además de un panorama sombrío, una estela de dudas.

Y no son dudas metódicas infundadas. Porque la empresa barranquillera, a pesar del cuantioso saqueo de los españoles – como lo hacen desde hace 526 años–,y por encima de que ya Colombia se quitó el yugo colonial, todavía quedan rastros y recuerdos del ‘buen invasor’, quien se robó hasta los huesos de las tribus civilizadas dueñas de estas tierras y otras valiosas propiedades bien habidas,  mientras descuartizaba a todo ser humano que encontraba por delante en un genocidio atroz superior al de los nazis en el siglo XX.

Los navíos del invasor hispano regresaban al puerto de Palos (en Andalucía), llenos de tesoros que luego eran vendidos al mejor postor entre los países europeos ‘amigos’. (Porque el reino español en esos momentos tenía poderosos enemigos que lo superaban en riquezas, armas y naves de guerra).

Hoy los modelos de negocio han mejorado. No tanto, como para reír un poco. La muestra es el descarado cobro de Inassa por una asistencia técnica que nunca existió– Y si la hubo, fue una asistencia técnica muy añuñía y mezquina. O más apropiado contarlo, ‘una asesoría fantasmagórica’.

Dudas, benditas dudas

La intervención sólida y fuerte de los socios minoritarios, por el contrario, estuvo muy raquítica.

Esas ‘benditas dudas’ van a acabar con muchos de los pequeños accionistas barranquilleros, quienes por avaricia y ventajismo (por tener información privilegiada), compraron acciones bajo el paraguas mañoso de la empresa española Inassa, el brazo piratongo de la multinacional empresa ibérica Canal Isabel II, que lleva el nombre de la Reina de España que, por Decreto Real del 18 de junio de 1851, dio inicio a lo que es hoy una musculosa multinacional que tiene asiento y mando en la Comunidad de Madrid, con colosales inversiones en Suramérica y algunos países europeos.

Canal Isabel II en la actualidad afronta evidentes vestigios de una corrupción rampante que hizo metástasis y causó el encarcelamiento de casi toda su junta directiva, desde su presidente de turno hacia abajo. Ilícitos descubiertos bajo la ‘Operación Leso’, en homenaje póstumo al tuerto y patuleco avanzado español Blas de Leso, quien gobernó a Cartagena y sus entornos por muchos años, y a pesar de ser tuerto, patuleco y medio loco, disfrutó de los encantos de la joven aborigen más hermosas de la Tribu Mokaná, la famosa India Catalina. ¡Qué suerte la de ese tuerto y patuleco!

El escándalo de corrupción produjo un terremoto político en España. Aquí ni el Proceso 8.000 produjo algo más que el recursivo humor de un alto prelado de la iglesia católica colombiana al señalar que si el presidente de turno dijo que todo fue a sus espaldas y que él no vio nada “es como si se le metiera a uno un elefante en la sala de la casa”.

El abogado y agitador de masas Alfonso Camerano, alegó, y lo logró, un cupo aunque sea de suplente, para los accionistas minoritarios. No fue ningún gesto bondadoso de la Dama de Hierro.

Y ni hablar de lo que se descubrió en sus antiguas colonias suramericanas, en especial sus nexos con la clase política colombiana que, con algunas excepciones, era tan corrupta–¡o quizás más! — como los encarcelados altos ejecutivos de Canal Isabel II y sus filiales, entre ellas, Inassa, que llegó a ser propietaria del 82,16% de la torta accionaria de la Triple A barranquillera, que por ser tan buen negocio llegó a ser denominada la ‘Corona de la Reina’. Esa distribución de la propiedad de las acciones de la empresa de Acueductos, Alcantarillados y Asea S.A. (Triple A), que presta estos servicios públicos esenciales en el Distrito y en 15 municipios del Atlántico, la conforman, además, el Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla, con apenas el raquítico 14,5%, el 3,34% pequeños accionistas, personas naturales y jurídicas particulares, según nombres suministrados por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, en  visita a Barranquilla el 4 de octubre de este año.

Dentro del paquete accionario (82,16%) de Interamericana de Aguas y Servicios SA ESP (Inassa), está un 18% en manos de la sociedad (denominada Slasa), creada en Panamá por 500 inversionistas colombianos, dentro de los cuales están Grupo Nicolella, Grupo Nelson Polo Hernández, y Grupo Gerlein Echeverría y sucesores.

Un despojo infame

Bogotá. Dirección Nacional de Estupefacientes, madre putativa de la SAE.

Tanto la difunta e insepulta Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), a quien el entonces presidente de la República Juan Manuel Santos le aplicó la extremaunción en febrero de 2011, como su reemplazante, la  Sociedad de Activos Especiales (SAE), que empezó su vida jurídica y legal en noviembre de 2014, fueron creadas con el fin primordial de administrar bienes inmuebles, muebles, semovientes, tierras para cultivo o cría de ganado, aeronaves, embarcaciones acuáticas incluyendo yates y submarinos, aplicándoles el principio de extinción de dominio para su explotación –en favor del Estado—en forma directa o por interpuesta persona contratista o concesionaria.

A la primera se le dio entierro de pobre “por corrupta, infidelidades al por mayor, ineficiencias administrativas, nula lucha contra el narcoterrorismo y cómplice de descarado en robos a bienes incautados a los grandes capos de la droga como Pablo Escobar, Rodríguez Gacha, Cuco Vanoy, Víctor Carranza, El Caracol. La DNE fue el nido más abominable de la inmoralidad de un sector de la clase política colombiana. Por eso recibió entierro de pobre, para darle paso a la Sociedad de Activos Especiales (SAE), que, según los mamagallistas barranquilleros que se cultivan como la verdolaga, es “el mismo perro, con diferente collar”.

Dios permita que eso no sea así. Por lo menos la impresión que dejó la Dama de Hierro María Virginia Torres de Cristancho es que se trata de una mujer con una moral del tamaño de su volumen corporal. Es de esperarse que más pronto que tarde corrija la mala intención con la cual se despojó al Distrito de Barranquilla de un cupo en la Junta Directiva.

Si bien es cierto que fue un cupo donado por Inassa en un acto de arrepentimiento por el cargo de conciencia de tanta plata sacada de manera poco lícita de las arcas de la Triple A, la administración pública barranquillera de los últimos 12 años nada ha tenido que ver con los entuertos de Inassa y Triple A. Por lo tanto, la propiedad sobre ese cupo en la junta directiva es un derecho legal adquirido sin mediar triquiñuela alguna, y sin que ese obsequio proviniera de las manos de un Rodríguez Gacha o un Pablo Escobar. Esa es la pequeña diferencia. Y la SAE no puede asumir la falsa santidad de la Santa Inquisición para medir a todo el mundo con el mismo rasero.

Alfonso Camerano, Antonio Amador y Daniel Armando Zabaleta.

Lo que se vislumbró en los resultados de esta asamblea extraordinaria de socios de la Triple A barranquillera para elegir la nueva junta directiva fue un sainete para darle soporte legal a la toma del control total de la SAE de una empresa que, a pesar de todos los vaivenes, tormentas y tempestades, se mantiene como una entidad modelo a nivel nacional, con la prestación del servicio de agua potable, alcantarillado y aseo al Distrito Capital y a 15 municipios del Atlántico, como pocas en su género pueden sacar pecho al respecto. Es necesario y justo decir que dentro de esos 15 municipios a los cuales Triple A presta sus eficientes servicios está Soledad, que es la ciudad intermedia con mayoría de habitantes del país sin ser ciudad capital. Su población se acerca a los 700 mil.

El mal que aqueja a instituciones como la SAE es que, por muy alta moral que tengan los funcionarios que rodean a la Dama de Hierro, es necesario recordar la célebre frase de un trabajador del extinto Puertos de Colombia (Colpuertos), quien se hizo a $250 millones en una liquidación superlativa. Llevado ante un juez por presunta falsedad en documento público y detrimento patrimonial de una empresa del Estado, cuando el togado le preguntó: “Responda el acusado, ¿Por qué cometió semejantes delitos?”.

El trabajador portuario, un moreno de bigotico delgado y sombrero de fieltro y vestido gris con corbata roja, se paró firme y, mirando de manera fija a los ojos del Juez, respondió: “Vea señoc jue, yo le voy a decí con todo recpeto, la vedda monda y lironda, es que la plata atucde..digame udté sino, uno pobre, críao con sopa de güeso pelao y guineo vedde, con una chorrera de hijos y dos mujeres…¡hombe, ahí no hay honradé que valga, y el que esté libre de pecao, que tire el primer peñón pa’ve si puede”.

Una declaración tierna

La Dama de Hierro Rodeada de su séquito leal y obediente. Llegaron a las 7:30 a.m. en punto. Primero que todo el mundo.

En un documento que a varios de los periodistas presentes, en especial a muchas colegas, les dio ganas de llorar por la sensibilidad de su prosa y su profundad de sentimientos (tal vez escrito por la Dama de Hierro, lo que demostraría que, debajo de ese rostro adusto, ropaje negro de pies a cabeza y contextura voluminosa, hay un alma sensible), la Sociedad de Activos Especiales hizo una síntesis de lo ocurrido en la Asamblea Extraordinaria y de sus sinceras intenciones, documento que fue recibido con beneficio de inventario, y con la esperanza de que el presidente de la República Iván Duque Márquez interponga sus buenos oficios –sin invadir, como es apenas obvio y digno de esperarse de un hombre de bien como lo es el actual mandatario, los predios de uno de los órganos de poder distinto al suyo (el Ejecutivo), sin menoscabo del Poder Judicial, y sin que el tercer Poder, el Legislativo, meta sus narices en el proceso, para que se haga justicia con Barranquilla.

Según la Constitución de 1991, cuya parte aún no ha sido descuartizada, antes todos los bienes y recursos naturales no renovables eran de la Nación. Por tanto, departamentos, distritos y municipios no tenían derecha al pataleo. El Constituyente del 91 dijo: ¡No señor, todos los bienes y recursos naturales no renovables y el subsuelo colombiano son propiedad del Estado! Y el Estado está representado en un departamento, un distrito, un municipio.

Siendo la SAE una entidad de carácter nacional dependiente del Ministerio de Hacienda, estaría en la obligación de devolver los bienes expropiados a sus legítimos dueños que han sido víctimas de un despojo por corruptelas de vieja data, en las cual nada tienen que ver las actuales y recientes administraciones. Así las cosas, la SAE no debe estar pensando en quedarse como ama y señora de la Triple A hasta cuando San Juan agache el dedo, por la ambición y el atractivo de haber heredado, gracias a las muy loables acciones de Néstor Humberto, ‘la corona de la Reina Isabel II”.

Chicharrones a la vista

Se le abona a la gerente de la SAE María Virginia Torres de Cristancho su anuncio de ponerle el pecho a los retos que tiene pendiente la Triple A.

Aún no se sabe si la Dama de Hierro tendrá la falda bien apretada como para no renovar el contrato a punto de vencer de la concesión para el servicio de aseo en Barranquilla y en los 15 municipios que atiende Triple A en el Atlántico. El afortunado contratista es nadie menos que William Vélez, primo del expresidente, senador y jefe político y mentor de Iván Duque Márquez.

William Vélez tiene estos contratos de aseo en casi toda la Costa Caribe y medio país. Un representante a la Cámara atlanticense consultado por lachachara.co dijo al respecto que “hay que tener los pantalones bien puestos para quitarle un contrato a ese señor…ese es otro pulpo antioqueño que se cree con el poder de Dios y las tres divinas personas”.

Otros temas candentes que están en manos de la Dama de Hierro son las inversiones urgentes y necesarias para minimizar cuanto antes las pérdidas de la Triple A. Una de esas obras requiere inversiones por 40 millones de dólares para la renovación de las redes en Barranquilla y Soledad, que están en muy mal estado porque son de un material que ya pasó a la historia, por lo cual producen la pérdida de cuantiosos litros diarios de agua tratada.

La otra tarea de suma urgencia es conseguir recursos por 60 millones dde dólares para gastos operativos. En total serían 100 millones de dólares que la Dama de Hierro debe conseguir con la banca multilateral en el menor tiempo posible, si no quiere que la ‘Corona de la Reina’ se desmorone en sus manos como un merengue en boca del apreciado colega radioperiodista y exgobernador del Atlántico Ventura Díaz Mejía.

Si la afamada y ponderada directora de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), doña María de las Virginias y Torres de Cristancho, no se mueve con la habilidad debida para conseguir esos cien milloncitos de ‘verdes’, como decía el nunca olvidado Marcos Pérez, “¡A esto se lo llevó Pindanga!”.

Sublime inspiración

El documento de la SAE, leído por Mauricio Solórzano Arenas, mayordomo y  el más leal servidor de su majestad la dama de hierro, dice lo siguiente:

“SAE garantiza a los barranquilleros servicio de calidad en la empresa Triple A
Asamblea General de Accionistas:
“1. En la Asamblea General de Accionistas de Triple A, celebrada hoy (martes 16 de octubre de 2018) en las instalaciones de la empresa barranquillera, se garantizó la participación y deliberación de los accionistas presentes. La Alcaldía de Barranquilla apoyó a la Sociedad de Activos Especiales S.A.S durante la sesión en donde se eligió la Presidencia de la Asamblea y los nuevos miembros de la Junta Directiva.
“2. De acuerdo con el porcentaje accionario con orden de embargo y secuestro entregado por la Fiscalía General de la Nación, el Gobierno Nacional y SAE S.A.S seleccionaron a aspirantes a miembros de junta directiva teniendo en cuenta criterios de idoneidad técnica, administrativa, profesional y ética.
SAE S.A.S En cumplimiento de la instrucción impartida por el Procurador General de la Nación publicó en su página web los nombres y hojas de vida de los candidatos designados ante los órganos de dirección y administración de Triple A para que la ciudadanía presentara sus observaciones.
“3. La constitución de la Nueva Plancha de aspirantes a integrar la Junta Directiva de la empresa barranquillera Triple A presentada por SAE S.A.S fue constituida con apertura teniendo en cuenta la participación de todos los sectores interesados como lo son el Gobierno Nacional, la Alcaldía de Barranquilla, los ciudadanos representativos de la ciudad y los accionistas minoritarios, quienes por primera vez cuentan con representación en la Junta Directiva.
“4. Al interior del máximo órgano social de Triple A se logró conocer el estado financiero y de gestión actual de la Sociedad, así como la designación de los nuevos miembros de la junta directiva que iniciaran sus actividades con la elaboración de un diagnóstico del estado actual de la empresa y el análisis de las decisiones que amerita el devenir propio de los mismos.
“En todo caso bajo los preceptos legales que se encomiendan a la SAE en su condición de secuestre de la participación accionaria del Grupo Inassa S.A el único objetivo de esta actividad es considerar la productividad, mantener e incrementar las eficiencias financieras y garantizar la prestación del servicio.
Por lo tanto, la comunidad barranquillera y todo el departamento del Atlántico, así como los colaboradores de Triple A puede contar con la tranquilidad que la participación accionaria ahora a cargo de la Sociedad de Activos Especiales S.A.S no genera ruptura o traumatismo alguno a la operación y objetivos empresariales que le asiste a la empresa Triple A.

“5. Con los nuevos miembros aprobados por la Asamblea General de Accionistas de Triple A, en la Junta Directiva se trabajarán temas de gran importancia como la ampliación del contrato de prestación del servicio de aseo, el manejo del software por temas propiedad, la conservación de las licencias, el mantenimiento, las actualizaciones para la prestación del servicio, así como la toma las decisiones administrativas necesarias garantizar la excelencia en la administración de la Empresa Triple A.

Las dudas de Camcomercio

La Presidenta Ejecutiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla, CCB, María José Vengoechea Devis se pronunció poco antes de la Asamblea Extraordinaria de Socios dde la Triple A y precisó cuatro solicitudes al Gobierno Nacional,  a propósito de las decisiones de la Fiscalía General de la Nación de incautar con fines de extinción de dominio las acciones de Inassa S.A. en Triple A, S.A, E.S.P.

En primer lugar, Vengoechea Devis pidió aplazar la Asamblea de la Sociedad Triple A, prevista para este martes, de manera que se puedan revisar y proponer hojas de vida de barranquilleros conocedores del tema, tanto en la Junta como en la gerencia de dicha empresa de servicios públicos, de manera que la administración se fundamente en conceptos de compromiso con la ciudad y sostenibilidad.

Así mismo, la presidenta de la CCB se refirió a, que, si bien la Fiscalía General de la Nación tiene el deber de adoptar las medidas encaminadas a preservar el orden jurídico, también está en la obligación de salvaguardar la prestación del servicio a través de medidas administrativas adecuadas.

Vengoechea se refirió en tercer lugar, sobre el derecho -que los accionistas públicos y privados- tienen a conocer la situación, el impacto de las medidas y las consecuencias para la empresa y el servicio público esencial.

Al final, la presidenta de la Cámara subrayó que Barranquilla no puede tener sus servicios públicos básicos en situación de entredicho y que el Estado debe contar con más fuerzas vivas de la Ciudad para adoptar soluciones.

La CCB y Triple A

A comienzos de 1981, el Comité Intergremial del Atlántico lideró un movimiento cívico, que impulsó la creación de la empresa Triple A como respuesta ciudadana al estado de cosas que caracterizó la actuación de las EPM durante sus últimos 20 años de existencia. La CCB, como integrante del movimiento gremial, con el apoyo del Gobierno Nacional promovió un movimiento cívico que permitió la vinculación del sector privado a la prestación de los servicios a cargo de las EPM. En julio 17 de 1991, se constituyó la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla S.A. E.S.P., con el objeto de prestar los servicios públicos referidos.

Triple A recibió en concesión el derecho de utilización de los bienes directa o indirectamente vinculados a la prestación de los servicios de saneamiento básico del Distrito, mostrando en la actualidad resultados de gestión a la vista de todos los barranquilleros.

Apoyamos decisión en Triple A: Verano

El gobernador del Atlántico Eduardo Verano anticipó su apoyo irrestricto a la Triple A, una “empresa emblemática de la ciudad y modelo nacional.”

Desde la capital de la República, el Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, estuvo atento a la decisión sobre la conformación de la nueva junta directiva de la empresa Triple A, y manifestó que hay que respetar las disposiciones definidas en el cuerpo colegiado de esa entidad.

El mandatario de los atlanticenses señaló que ahora queda enfocarse en garantizar que la calidad del servicio se siga prestando tal cual como se viene haciendo. “Garantizamos la calidad en el servicio si respetamos el personal experimentado con el que cuenta esta empresa, por eso, es clave el trabajo coordinado que se viene ejecutando entre el Gobierno nacional, la Alcaldía, la Gobernación, los accionistas y los ciudadanos en general”.

Verano agregó que otra de las acciones en las que hay que enfocarse es cumplir con el plan de inversiones proyectado, y que había quedado interrumpido ante la inestabilidad que se generó en la empresa prestadora del servicio público.

“En el Atlántico tenemos varios compromisos que cumplir y, por eso, no nos podemos desenfocar. Tenemos la obligación de construir la planta de 600 litros por segundo en el municipio de Soledad, y hacer la reubicación de la bocatoma del municipio de Puerto Colombia, que en la actualidad está en el barrio Las Flores de Barranquilla, y que debe ser trasladada cerca de la calle 76”, detalló el gobernador.

Finalmente, Verano concluyó que el mensaje que se le debe dar al país y a los inversionistas es que somos un departamento capaz de brindar servicios públicos de calidad para que instalen sus empresas y, por ende, no poner en riesgo la competitividad del Atlántico.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

1 comentario

  1. Marcela Trujillo el

    Que artículo tan pésimo. Errores de ortografía, narrativa pobre y lleno de prejuicios y adjetivos innesesarios.
    Falta de creatividad para inventar un estilo y contar una buena historia.