La terrible semana de Maduro parece un preámbulo…¿De qué?

1347

Su régimen se convirtió en el punto focal de los discursos de los presidentes de varios países en la ONU. y la Comisión de DD.HH. Los líderes mundiales lo dejaron solo a la hora de su discurso.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

“Sorprende el asco que genera a la mayoría de los gobiernos del mundo. No contento con humillar y hambrear a los venezolanos, es un ignorante que delira”. Lo que se lee es el mensaje trinado de una diplomática europea citada por el experto petrolero venezolano Pedro Mario Burelli sobre el ambiente que se respiraba el miércoles 26 de septiembre en el seno de la 73º Asamblea General de la ONU que se realizó esta semana, en momentos cuando el presidente Nicolás Maduro, en horas de la tarde, entró en la plenaria con la intención de aguardar su turno para pronunciar su discurso.

Ya durante el martes 25 y la mañana de ese mismo día miércoles 26 sus colegas de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Paraguay habían pronunciado sendos discursos con el tema de Venezuela entre sus tópicos más importantes, coincidiendo todos en que el gobierno de Caracas se había convertido en un problema para la región, generando una migración masiva que el presidente colombiano Iván Duque no dudó en calificar de “éxodo trágico”.

Por su parte el presidente Lenin Moreno de Ecuador citó al héroe cubano José Martí al señalar que “cuando un pueblo emigra sus gobernantes sobran” al referirse a la que calificó como la mayor diáspora de vive el continente.

Donald Trump, elocuente como siempre, se atrevió a asegurar que “todas las opciones estaban sobre la mesa, incluyendo las más fuertes”; o que “si los militares venezolanos quisieran, podrían derrocar a ese Gobierno (de Maduro) muy rápido”. A pesar de su amenaza velada, el presidente norteamericano había asomado la posibilidad de reunirse con su homólogo venezolano, según trascendió a los medios ese miércoles.

La mayoría de las delegaciones optó por abandonar la plenaria al momento del discurso de Maduro en la ONU.

El mandatario caribeño, quien días antes había puesto en duda su presencia en la Asamblea de la ONU por razones de seguridad, tomó rápidamente un avión desde Caracas para propiciar ese encuentro con Trump, el cual finalmente no se dio. Anulada esa agenda, su equipo anunció que hablaría en la plenaria de la Asamblea y luego ofrecería una rueda de prensa.

Maduro habló ante un auditorio casi vacío, y luego suspendió la rueda de prensa argumentando “compromisos de último momento”. Su equipo diplomático trató de minimizar el desaire colectivo tratando de apurar encuentros con mandatarios de otros países; pero sólo lograron fotografiarlo con el líder de Irán Hasán Rohaní, a quien tampoco le había ido muy bien en la reunión global.

Denuncia ante la CPI

Ese mismo miércoles Chile, Perú, Argentina, Colombia, Paraguay y Canadá que se sumó de último, firmaron una solicitud de investigación ante la Corte Penal Internacional -CPI- por la supuesta comisión de delitos de lesa humanidad por parte del gobierno socialista venezolano, la cual fue admitida por el organismo internacional. Los periodistas que cubrieron la Asamblea, especularon sobre que ésta había sido la verdadera razón por la cual Maduro no quiso comparecer ante los medios.

El presidente Duque aseveró que la diáspora venezolana le costará 1.525 millones de dólares a su país.

La iniciativa colectiva que el secretario general de la OEA. Luis Almagro, calificó como histórica, es una carta firmada por los seis jefes de Estado al margen de la sesión de la Asamblea General de la ONU, a la procuradora jefa de la CPI, Fatou Bensouda, que investigue los abusos a los derechos humanos posiblemente cometidos por el gobierno de Nicolás Maduro desde febrero de 2014, cuando hubo represión de protestas masivas y en las que se contabilizaron al menos 143 fallecidos.

Aunque la CPI abra una investigación, las probabilidades de un proceso contra Maduro son remotas en un corto plazo, ya que las investigaciones de este organismo son largas y se miden por años. Sin embargo, para Fernando Cutz, ex funcionario de la Casa Blanca para temas latinoamericanos, esta solicitud busca generar nuevas deserciones dentro del estamento militar y el entorno partidista de Maduro para debilitar su gobierno, ante la amenaza de encarar un proceso penal en La Haya.

Derechos humanos

Pero la tormenta no termina allí. El jueves 27, Nicolás Maduro recibió otro golpe diplomático cuando 23 de los miembros del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, aprobaron una resolución en la que solicitaron al mandatario venezolano permitir el ingreso de funcionarios de este ente para verificar denuncias en su contra y que abra un canal para canalizar ayuda humanitaria al vapuleado país, algo a lo que Caracas se ha opuesto rotundamente argumentando intenciones injerencistas por parte de EE.UU.

Terrorismo

Mientras Maduro tomaba el avión de regreso a Caracas desde Nueva York, el senado norteamericano aprobó una moción mediante la cual solicitaba al Ejecutivo de ese país la calificación del gobierno de Caracas como “financiador del terrorismo”, lo que significa el otorgamiento de más poder a Washington para seguir sancionando a mientras del gabinete madurista, del cual ya 62 miembros han sido castigados con sanciones, solo por parte de la Casa Blanca.

El senador demócrata por Florida, Marco Rubio, denunció que el gobierno socialista venezolano podría estar albergando actividades anti norteamericanas de Rusia y China por lo que pidió aumentar la colaboración militar entre Estados Unidos y Colombia.

Intervención militar

La opción militar para sacar a Maduro del poder está hoy en el tapete más que nunca, tanto, que el desfile de presidentes hablando mal de su gobierno y la serie de acontecimientos paralelos durante esta semana parecía más bien una exposición de motivos para justificar una eventual medida extrema.

El largo historial de intervenciones militares de Estados Unidos en Latinoamérica le han labrado muy mala fama. Es por lo que la administración Trump inició desde el 2016 una serie de encuentros bilaterales con líderes de esta región del mundo, aprovechando el declive de los gobiernos de izquierda.

Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fanb, habla de apoyo internacional ante una eventual invasión militar.

Caracas sabe que está caminando sobre un campo minado, por lo que adelantó una ofensiva propagandística con un despliegue militar en la zona fronteriza con Colombia, y poniendo a hablar a altos mandos militares sobre el apoyo que recibiría el país de sus aliados Cuba, China y Rusia, en caso de un enfrentamiento bélico que, según la tesis de Miraflores, entraría por Colombia.

El canciller venezolano Jorge Arreaza, dijo en la ONU antes de la llegada de Maduro, que una intervención bélica impulsada por EE.UU. sería un grave error, y que la experiencia norteamericana en Vietnam “quedaría corta” ante la reacción de “la FAN y el pueblo”.

No obstante, una encuesta realizada por la firma Estrategias GBA durante el mes de junio, reveló que tres de cada cinco venezolanos estarían de acuerdo con un derrocamiento militar del presidente Nicolás Maduro. El estudio publicado este fin de semana por el diario capitalino El Nacional, indica que de los consultados el 90% afirmó simpatizar con la oposición.

“Venezuela es un desastre y hay que limpiarlo”, palabras de Trump tras reunirse con Sebastián Piñera esta semana.

De entre los opositores, siete de cada 10 estaría de acuerdo con una invasión militar para desalojar a Maduro de la silla presidencial.

Además de Maduro, su principal cimiento en el poder, los militares, también salieron vapuleados en la consulta. El 75% de los interrogados dijo tener una opinión negativa de la Guardia Nacional Bolivariana y la Fuerza Armada Nacional. La imagen del sector castrense venezolano está en su nivel más bajo, tras años de escándalos que han vinculado a muchos oficiales de alto rango con corrupción, narcotráfico y asesinatos ocurridos durante las masivas protestas antigubernamentales durante los años 2014 y 2017.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

1 comentario

  1. Donaldo Jose Llanos Guerra el

    Es cierto que muchas epresentaciones se salieron, claro como no, pero la mayoría se quedó, lo escucho y lo apmaudió, es mas, le hicorton fila para saludarlo. Los videos cir ulan en laa redes….