La historia detrás de Ágata, la artista que desafía el aire y la gravedad

552

Tiene quince años de estar desafiando el aire y la gravedad en la cuerda floja, con sus pies livianos, casi aéreos, con los que ha recorrido cuarenta países en el mundo.

Por: Gustavo Tatis Guerra

Ágata, una artista que desafía el aire

Sobre esa misma cuerda baila, danza, se eleva en el aire, monta en bicicleta en reversa,  se sube a una escalera y se abre hacia el vacío como una flor sostenida por la brisa.

Es Ágata Quintero Villegas, una ingeniera química de la Universidad Nacional, nacida en Manizales, es la menor de dos hermanos, hija de Jesús Quintero y María Helena Villegas, profesores jubilados de la Universidad Nacional. Él, un ingeniero electricista, intelectual, anarquista, amante de los libros, y ella, socióloga, profesora de filosofía y letras, y experta en gestión cultural.

El circo de Ágata es un circo social más completo,  integral, más humano,  una herramienta de transformación social que mezcla la danza, el teatro, la música, las artes plásticas y el circo mismo. Estudió en la Escuela Nacional de Circo para todos, de Cali, una carrera de cuatro años, y continuó en la Academie Fratellini de Francia.

Su experiencia en cuarenta países la ha llevado como malabarista y artista dela cuerda floja en barcos, cruzando el Mediterráneo, el Báltico; Rusia, Dinamarca, sorprendiendo audiencias con el prodigio de la levedad de sus pies que vuelan y juegan con la gravedad. Está en Cartagena, tras el sueño de crear la Escuela de Circo del Caribe.

¿Cómo es el régimen de ejercicios,  en su vida en el circo?
– Dependiendo de cada técnica de circo, hay ciertos ejercicios que ayudan a preparar el cuerpo y la mente para la actividad.  Hay unos ejercicios que debo realizar diariamente para conservar las condiciones físicas… particularmente hago yoga y tai-chi, que me ayudan con el equilibrio y la concentración.

Soy vegetariana hace 13 años, por respeto a la vida, practicar la bondad con todos los seres  y para cultivar el espíritu. Además, no consumo licor ni fumo. Para un equilibrista, el estado de su mente es fundamental.

Ágata, prefiere dormir sobre las cuerdas

¿Cuántas horas duerme? ¿Cómo es su vida un día antes de empezar el espectáculo?
-Intento dormir entre 7 y 8 horas diarias. El día que tengo función trato de permanecer en un estado calmado y sereno (casi meditativo), para conservar la energía y poderla compartir con el público.

¿Cuál es la música que  la hace feliz?
-Me gusta la variedad en la música: el jazz, el reggae, la música del Pacífico, la salsa, la música protesta, las músicas del mundo… No me gusta el reggaeton, ni la música de carrilera.
¿Tiene amigos o amigas en el circo?
-¡Claro que tengo amigos en el circo! Cada vez que viajo conozco gente muy interesante y se crean unos lazos de amistad muy fuertes… los del circo siempre nos volvemos a encontrar, porque siempre estamos en movimiento (además es un gremio no muy grande).

¿Cómo funcionará su escuela de circo en Cartagena?
-La Escuela de Circo del Caribe tiene como propósito la transformación del tejido social a través del circo. Se ha demostrado que el circo es una herramienta poderosa para desarrollar la autoestima, la paciencia, resiliencia, capacidad de aceptar el fracaso y el trabajo en equipo. Se desarrolla una particular conciencia del cuerpo y de la vida.

Y se crean lazos de confianza entre quienes practican juntos, pues las responsabilidad de la integridad del otro está en nuestras manos. La idea inicial es llevar talleres de circo (malabares, equilibrios, acrobacia, pirámides, clown y técnicas aéreas), a los diferentes barrios de la periferia de Cartagena e iniciar proyectos semilla en estos barrios, para que los niños, niñas y jóvenes, utilicen su tiempo libre desarrollando habilidades y cultivando una vida sana (incluyendo personas con capacidad diversa). Posteriormente queremos abrir una sede central para poder convocar a diferentes comunidades y ofrecer espectáculos con cierta frecuencia para la ciudad.

Ágata Quintero, pasión por el circo

¿Cómo asume el artista de circo el paso del tiempo?
– Al ser el circo una actividad de alto riesgo y de gran desgaste físico, es cierto que el artista con el paso de los años debe adecuar su técnica a lo que sus condiciones físicas le permitan.

Hay especialidades de mayor impacto y desgaste, como los acróbatas, para quienes la juventud es vital. Para otras técnicas como los malabares, el equilibrio y el clown, el paso de los años apoya madurez, confianza y precisión, a la hora de ejecutar los elementos. Pero es cierto que hay que proyectarse al futuro y tener otra opción de vida, en caso de lesión o fatiga.

Claro que el circo ofrece un abanico de oportunidades, como la dirección artística, la dramaturgia, la investigación, la historia, la docencia… y ser artista no es la única opción.

¿Le seduce la adrenalina?
-¡Realmente ya no me seduce la adrenalina! Me seduce la idea de poder controlar mis emociones y mi cuerpo, y con disciplina, mejorar siempre la calidad de lo que hago.
¿Cómo ha manejado situaciones de dolor personal o familiar en días de actuación?
-Hace 3 años tuve un accidente (por una falla técnica) que me hizo repensar la vida, los riesgos a los que me expongo, los motivos que me impulsan a hacerlo y la importancia que tiene mi familia en mi vida. Ese accidente, y la profunda transformación a la que lleva el dolor físico, me hicieron más fuerte y más consciente.
¿Qué libros la han conmovido y ha vuelto a releer?
-Me encanta descubrir que grandes escritores tienen obras acerca del circo, o hablan de él  dentro de sus relatos. Como Nietzsche en “Así hablaba Zaratustra”. Victor Hugo en “El hombre que ríe”. Gabriel García Marquez en “Cien años de soledad”… Charles Baudelaire, Paul Verlaine, Charles Dickens.
Al igual que grandes pintores como Picasso, Matisse, Dalí, Toulouse Lautrec, Fernando Botero…
El circo, desde siempre, ha maravillado a artistas y a toda la humanidad!

¿Cómo percibe a Cartagena?
– Cartagena es una ciudad cuya población tiene unas características físicas y energéticas, que se armonizan perfectamente con el espíritu del circo, y estoy segura de los enormes beneficios sociales que un proyecto como este, puede traer a esta sociedad… para empoderar y liberar de tantas prisiones a esta ciudad!
¿A qué le tiene miedo?
– Le tengo miedo a pasar por la vida sin haber hecho nada para transformar nuestra sociedad y nuestra realidad.

Epílogo

Busca consolidar su circo social en Cartagena, con diversos aliados, entre ellos, los amigos  comunes del Circo del Sol en Canadá. El Circo del Sol es para ella, un ejemplo de circo contemporáneo. Pero es el momento de Colombia de desarrollar un circo nutrido de su propia herencia cultural. La cuerda floja y el arte la esperan.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados