En Expodrinks lo bueno fue el aporte musical

272

Lo de más fue más de lo mismo: bebidas de todos los tamaños, sabores y colores y cocteles tóxicos y dañinos como una patada de mulo en el hígado. 

Por Canuto Espejo

Es una verdad de a puño que cualquier champán, cerveza, ron, whisky, vodka, chirrinchi o coctel revuelto hasta con extracto de yagé se consigue en todas las esquinas de las grandes ciudades, y con mayor razón en Barranquilla, en donde se vive la gozadera sin tregua todo el año.

Más lo que no se consigue en cualquier esquina en ninguna parte del mundo es el talento artístico de los músicos que han nacido con esa virtud en el alma.

Eso fue lo que se vio en las primeras jornadas de la feria alcohólica Expodrinks que, de jueves a domingo se realiza en el Centro de Exposiciones y Eventos Especiales Puerta de Oro de Caribe.

Bajo los parámetros de los 50 expositores que colocaron sus vitrinas en 6000 metros cuadrados, se dimensionó “la magia de los bármanes, de los degustadores, de las marcas que reciben mayor publicidad en el mundo”. Y se olvidaron de promocionar a quienes ponen la alegría y el sabor que llega al gusto de un barranquillero que se interesa más por su música que por el licor, aunque sea “de degustación”.

Por la sencilla razón de que estamos frente a la era de la nueva generación, mejor conocida como la ‘millenials generation’ (por sus siglas en inglés), o del milenio o milénica, que reemplazó a la Generación X.

La millenials es una generación más reflexiva y menos irresponsable al momento de cuidar su cuerpo y su mente. Es la de los emprendedores. La de los que no quieren ser ‘esclavos’ del vicio ni de un empleo, sino de crear su propio nicho de ingresos económicos. Por ello se apartan de los vicios, en especial de las bebetas que era el signo característico de la generación X.

El talento musical

Las voces de Chelito De Castro y su Joe All Stars: Wachi Meléndez, John Gómez, Axel Polo y Gabriel Bovea.

Ese cambio de comportamiento de las nuevas generaciones no está al alcance de gente obtusa, que en este nuevo milenio sigue creyendo que la sociedad civil se deja embaucar de manera fácil para pensar no más en ‘beber y beber’. Todo lo contrario, lo que buscan al acudir a estos eventos es alegrar su alma y su corazón con las buenas voces y los magníficos sonidos de talentosos artistas que por estas tierras se dan como la verdolaga.

Quienes llenaron el ámbito de Expodrinks de colores y alegría fueron las connotadas agrupaciones, como la que dirige el prestigioso pianista barranquillero Chelito De Castro, quien fue, durante los años dorados del desaparecido Joe Arroyo, su insuperable pianista y arreglista.

Hoy tiene su banda Chelito De Castro y su Joe Arroyo All Stars, integrada por los trompetistas Juan Carlos Pérez y Álvaro Jiménez; los saxos Edgar De Oliveira Sousa y Olmedo Barrios; los trombones José Marte y Luis Escudero; en los timbales Richi Fontalvo; en las congas Nabili José Ayubi; en la batería Chichi Zawadi; en los bongoes Alexis Mecino; y las voces del interminable Wachi Meléndez, John Gómez, Axel Polo y Gabriel Bovea.

Esa banda se apoderó de la primera noche de Expodrinks en el Puerta de Oro en la jornada inaugural del jueves.

Shonny, la voz femenina barranquillera revelación del momento, y El Hijo del Búho, Julián Andrés Sarmiento Figueroa director y primera guitarra, con Hugo De la Hoz, Camilo ‘Tette’ Sarmiento, y Armando Márquez.

Le correspondió alternar con la joven agrupación Shonny y el Hijo del Búho, integrada por el director y primera guitarra Julián Andrés Sarmiento Figueroa, la voz estelar de la encantadora Shonny Rincón; Hugo De la Hoz en la percusión; Camilo ‘Tette’ Sarmiento en los teclados y batería y la extraordinaria trompeta de Armando Márquez.

La encantadora Adriana Lucía, una de las nuevas voces de la música colombiana.

El inmenso valor agregado de esta feria del licor lo complementan la Nómina del Pin, bajo la dirección del Pin Ojeda, brillante músico que trabajó cerca de 20 años como el timbalero y director musical del Joe Arroyo. Ruta 4. Óscar Prince. El Klam y Luis Díaz, y cerrará este domingo la admirable Adriana Lucía.

Sin lugar a duda, el talento musical fue el mejor aporte de esta Feria. Lástima que ciertos medios tradicionales no se han dado cuenta de ello y se fueron por las ramas del alicoramiento. Fueron al bosque y no vieron los árboles. Que son los que, con sus raíces, que son sus venas, le dan su savia a la madre tierra y la humanidad deleita sus pulmones con el oxígeno fresco y puro de su follaje. Los medios que se quedaron en la Generación X tal vez algún día comprendan a la generación milénica.

Shonny y El Hijo del Búho ya tienen temas en Youtube de mucha acogida por sus fans, que cada día son más numerosos.

Compartir.

Acerca del Autor

Canuto Espejo

Los comentarios están cerrados