¿Emisoras piratas?

773

El cierre de varias emisoras en Barranquilla por parte del MinTIC fue un espectacular operativo militar.

Por: Victor Herrera

Victor Herrera Michel

Quedamos perplejos. En primer lugar, por el descomunal  operativo Militar-Policivo que con helicóptero, vehículos oficiales y numerosos soldados armados acompañó, hace unos días, a funcionarios del CTI de la Fiscalía y de la Agencia Nacional del Espectro (ANE) del Ministerio de las TIC en el “allanamiento” de las instalaciones de la Cadena Radial La Libertad -que incluyó la intimidación a periodistas, operadores y personal administrativo y el decomiso de consolas, micrófonos y discos duros de los computadores (con delicada información periodística)- para “cerrar” dos emisoras de gran tradición en la ciudad.

Igual espectáculo se montó para hacer lo mismo en otras tres radiodifusoras. Fueron de tal magnitud los operativos que algunos transeúntes preguntaban jocosamente si por fin habían encontrado -y estaban capturando- a los secuestradores del empresario barranquillero que se ha vuelo famoso por estos días.

Lo grave del caso es que nada de este gigantesco, agresivo y costoso montaje era necesario. En efecto, simplemente había que aplicar la Resolución No.1823 de Julio de este año, expedida por el propio MinTic, que autoriza a la ANE para la instalación y uso de los denominados: Inhibidores y Bloqueadores de Señales Radioeléctricas (IBSR), que son mecanismos técnicos que generan interferencias intencionales sobre las señales que emiten trasmisores no autorizados. Pregunta: ¿MinTic usa la Tecnología?

Y es justamente allí donde radica nuestra gran inquietud.

¿Cómo así que en esta época en la que existen en Colombia miles de emisoras de Radio Online que transmiten para todo el mundo (muchas de ellas con un computador, un micrófono y una conexión a Internet) -y cuyos emprendimientos son promovidos y estimulados por el propio gobierno- el Ministerio de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones (?) esté cobrando, sancionando, allanando y cerrando emisoras “convencionales” (esas que durante años han mantenido una edificación, unos  transmisores, unos estudios -con consolas, micrófonos, enlaces, computadores y teléfonos- pagando impuestos y sosteniendo una nómina de periodistas, operadores, técnicos, transmisoristas y personal administrativo) por el uso del “Espectro Electromagnético” para solo emitir en un cierto y determinado territorio del país?

¿Se habrá percatado el MinTic que por eso hoy los dueños de las cadenas de emisoras son poderosos grupos económicos, o que la mayoría de emisoras “convencionales” independientes están en manos de grupos religiosos que viven del diezmo o de ayudas internacionales?

¿Seguirá creyendo el organismo que la radio de hoy son: los Transmisores, las Antenas, las Consolas o los Transistores?

¿Se habrá dado cuenta que hoy la música la escuchan mucho más por las aplicaciones que por las emisoras tradicionales? ¿Que las noticias se leen en la versión web de los periódicos o en miles de portales o en redes sociales?

¿Habrá advertido que existe el streaming o la trasmisión en directo a través de redes sociales como Facebook,  Instagram, Twitter, Whatsapp, Youtube, etc?

Es decir -perdonen que lo pregunte- ¿El MinTic conocerá del “Internet de las Cosas”?

¿En qué época de la historia se quedó el Ministerio para que, basados en una legislación anacrónica, mantenga mecanismos tan severos como el que aplica la Agencia Nacional del Espectro (por cierto, un nombre tenebroso y siniestro) a manera de la inquisición de la Edad Media?

Señores, seamos claros, en el fondo lo que está en juego es mucho más delicado: Estamos hablando esencialmente de las garantías constitucionales que le asiste a todo ciudadano para ejercer derechos fundamentales como el de la Libertad de Expresión, el de Fundar Medios Masivos de Comunicación y el de obtener Información Veraz e Imparcial (Articulo 20 CN).

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados