Paisajes rotundos

137

Una exposición de la artista Bibiana Vélez.

Esta es la tercera ocasión en que el arte de la pintora colombiana Bibiana Vélez ocupa el espacio expositivo de la Galería de la Aduana, en el marco de la programación cultural de la Biblioteca Piloto del Caribe.

Nacida en Cartagena y radicada en Europa desde hace dos décadas, Bibiana Vélez es uno de los referentes más representativos del arte del Caribe colombiano, y su pintura representa uno de los ejercicios creativos más coherentes de cuántos puedan darse en la pintura colombiana de estos tiempos. Su trabajo es, por una parte, la reafirmación de una pintura de ideas y de un lenguaje expresivo que ha llegado a ser una marca distintiva, un lenguaje original en nuestras artes plásticas. Y por otro lado, es una evolución y una ampliación de sus alcances conceptuales, a medida que ha ido logrando una redondez, una circularidad, que en principio pudo ser quizá fundamentalmente plástica, formal, geográfica; pero que con la madurez del oficio y el crecimiento interior ha devenido en un sentido profundo, cósmico, casi místico.

Y para probar esta coherencia recuerdo aquí parte de una respuesta suya a una entrevista que tuve la oportunidad de hacerle y publicar en El Heraldo hace  más de 15 años, en la que la pintora definía claramente su proyecto expresivo en la pintura, de la siguiente manera: “En mi caso, la pintura me sirve para expresar básicamente al mismo tiempo un gozo, un amor a la vida, una sensualidad, o un erotismo, como algunos quieren ver, de la mano de cierta metafísica, de cierto misticismo, que es como un sentido de inserción del hombre en un orden cósmico, con un gran sentido colorista y una gran noción del espacio y de los grandes horizontes expresada en la limitante de dos dimensiones. Es como la pretensión de San Agustín de meter el mar en un huequito.”

Sobre su trabajo se han pronunciado importantes figuras del arte y la cultura en Colombia, como la maestra Beatriz González, pintora, crítica e Historiadora del Arte que dice de su arte lo siguiente: “Bibiana Vélez…retratista del mar como Alejandro Obregón, sin apartarse de ciertos presupuestos de la transvanguardia, combina los procesos físico-psicológicos de los impresionistas, con anotaciones culteranas y la presencia del cosmos que se transforma por obra de la pintura en poesía fresca”.

Por su parte, el gran narrador colombiano Roberto Burgos Cantor considera que “La artista nos muestra la verdad de esa humanidad todavía capaz de entregar por un impulso de amor, lo que en esencia constituye el poder transformador de la ofrenda. La pintora se entrega al delirio del color, a su espacio sin medidas, al vértigo de un remolino que sugiere cómo el fin y el principio se unen”.

Y el poeta y crítico Rómulo Bustos Aguirre afirma que “Una singular paisajística de resonancias cósmicas que irradia una pulsión generadora, es una constante en la configuración de la obra de Bibiana Vélez…esta pulsión se eleva a una suerte de metafísica del agua”.

La muestra estará a disposición del público interesado hasta el último día de agosto, en los horarios habituales de la Galería de la Aduana: lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., en jornada continua; y de 8:30 a.m. a 1:00 p.m. los días sábado.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Deja un comentario