¿Más cárceles?

986

Llama la atención – y hasta es irónico – que el costo del nuevo complejo  penitenciario de 40 hectáreas para unos 4 mil reclusos se haya proyectado en unos $ 400 mil millones.

Por: Víctor Herrera

Victor Herrera Michel

El anuncio hecho recientemente en Barranquilla por el saliente Ministro de Justicia y del Derecho – en compañía del Gobernador del Departamento y del Secretario del Interior del Distrito – sobre un nuevo centro carcelario que se proyecta construir en alguno de 4 lugares escogidos en el Atlántico, debe llevarnos a varias y serias consideraciones.

En primer lugar, llama la atención – y hasta es irónico – que el costo de este complejo penitenciario de 40 hectáreas para unos 4 mil reclusos se haya proyectado en unos $400 mil millones. Y decimos irónico porque nos damos cuenta que un recinto destinado a aliviar el hacinamiento que existe y ahoga a los presos de otras cárceles en la ciudad va a costar más que los $350 mil millones que se invirtieron en la construcción, remodelación y adecuación de 13 escenarios deportivos (flamantes espacios como los Estadios Edgar Rentería, Romelio Martínez y  Moderno, el Parque de Raquetas, el Complejo Acuático y los Coliseos Elías Chegwin y de Combates, entre otros) con capacidad de albergar más de 40 mil espectadores que vieron en escena a casi 6 mil atletas en el marco a los exitosos Juegos Centroamericanos y del Caribe que acabamos de presenciar en la ciudad. Increíble: nos cuesta más (son nuestros impuestos) edificar un centro reclusorio para albergar delincuentes que una docena de escenarios para formar deportistas (y de paso construir mejores ciudadanos).

Cárcel Modelo,  alberga 974 reclusos

Lo peor es que este nuevo centro penitenciario tampoco será suficiente para albergar la cantidad de delincuentes que nuestra sociedad está produciendo sistemáticamente. En efecto, según datos del INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) actualmente en las cárceles del país hay 115.405 presos pese a que el cupo máximo es de 79.211. En la Costa el hacinamiento alcanza hasta un 75%.

El caso de Barranquilla es aberrante: hoy la Modelo alberga 974 reclusos (con capacidad para 454 internos) y la penitenciaria de El Bosque 1700 (con capacidad de 640). Y eso a pesar de que la Policía Metropolitana informa que el año anterior solo el 8% del total de personas capturadas fueron enviadas a la cárcel.

Por otra parte, el presupuesto anual del Inpec es de cerca de $1,4 billones para atender la población carcelaria anotada. Es decir que cada preso le cuesta al país un poco más $12 millones al año, lo que traduce algo más de $1 millón al mes. Mucho más que un salario mínimo mensual  ($781.242). Sorprendente: Nos costaría menos facilitarles un empleo formal a los presos que mantenerlos en las cárceles.

Es más, con ese gasto actual por año de $12 millones cada recluso  – en cambio de estar confinado – podría estudiar una de muchas carreras técnicas, tecnológicas o profesionales en casi cualquier institución educativa privada o pública del país. Asombroso: Saldría más barato educarlos.

Todo parece indicar que antes de dedicar nuestros esfuerzos gubernamentales y económicos  a garantizar de manera eficiente el castigo para los responsables de los delitos, debemos atacar más decididamente las causas sociales que están generando la comisión de esos delitos tales como el circulo vicioso de la pobreza, la falta de oportunidades en materia laboral, educativa, cultural o deportiva, la desigualdad económica, la inequidad social, la discriminación, en fin.

Las cifras nos obligan a reflexionar si nos es más rentable – económicamente hablando, porque por supuesto que lo es socialmente – preparar a deportistas con más escenarios, formar a nuestros jóvenes con más centros educativos o generar nuevas oportunidades de empleo para la población, que seguir produciendo delincuentes para mantenerlos atiborrando las siempre insuficientes cárceles.

@vherreram

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados