‘Candelaria’ a través de los ojos de su director Jhonny Hendrix

127

Este 23 de agosto llega a las carteleras de cine ‘Candelaria’, el nuevo film de Jhonny Hendrix, quien luego de sus dos películas anteriores como director ‘Chocó’ y ‘Saudó, laberinto de almas’ y una larga trayectoria como productor, le apuesta a una tragicomedia que a ritmo de son cubano narra la historia de amor de un par de adultos mayores en la Cuba de los 90’s.

Por Chachareros

Jhonny Hendrix  Fotos
(Crédito Aldo Damazzo)

“El cineasta colombiano crea una película que es como un baile animado, sin caer en clichés cuenta una historia de amor y de la vida, llena de una melancólica alegría; a veces muy sutil, a veces con más ímpetu y siempre con una respetuosa amabilidad hacia sus personajes”.

EDP Film

Rodada en Cuba a finales del 2016, Candelaria es una historia de amor protagonizada por los actores cubanos Verónica Lynny Alden Knight, que se ha hecho esperar en Colombia pues en países como Francia, Argentina, Costa Rica, Alemania y Grecia, ya se estrenó y con muy buenos comentarios de la crítica.

Se desarrolla en la década de los 90 en Cuba, donde Víctor Hugo y Candelaria viven sus días en la monotonía obligada de una isla que se hunde entre bloqueos, hambre, tabaco y ron, hasta que accidentalmente ella encuentra una cámara de video con la que ambos empiezan a redescubrir su sexualidad y a escribir un capítulo atrevido en su historia de amor ¡a los 70 años!

Para hablar más de la historia, de su concepción, de los actores, del rodaje en Cuba y de otros interesantes aspectos, su director Jhonny Hendrix:

 Cuba, amor, música, pasión… ¿a los 70 años?

Cuando yo decido hacer una película sobre un par de adultos mayores es por varias razones, la primera es que no le temo a las arrugas, las arrugas son lo más bello porque hablan de ti, dicen lo que has vivido. Dos, porque solamente ese amor que dura hasta esos años puede ser puro, no le creo a ningún otro y tres porque es un homenaje a ese amor que ha existido en mi vida y que de una u otra forma he soñado que sea así de bien.

Entre la concepción de la idea y el rodaje pasaron dos años ¿qué pasó en ese tiempo?

Creo mucho en la mística y la magia de las cosas, todo ocurre porque tiene que ocurrir y cuando tiene que ocurrir, a veces parezco terco, pero espero a que pasen las cosas, y fue en ese momento cuando todo se dio. Inicié rodaje cuatro meses después de estrenar Saudó.

Aquí vale contar una anécdota, el reguetón está muy pegado en Cuba y la gente lo escucha a un volumen muy alto, lo que representaba una dificultad. El primer día del rodaje murió Fidel Castro y el gobierno decretó nueve días de silencio y eso nos permitió rodar a nuestras anchas. Obviamente no faltó el miedo a que todo escaseara y, además, nuestra pareja protagónica estaba muy afectada, pero hasta los discursos que se escuchaban en la radio y la televisión en homenaje a Fidel sirvieron para incluirlos en las escenas, algo que no estaba planeado.

En Colombia no los conocemos, pero en la isla Verónica Lynn y Alden Knight son supremamente destacados en el mundo de la actuación. ¿Cómo llegaron a la película?

Convocamos a un casting y llegaron muchas personas, pero realmente lo que hago para encontrar a los protagonistas son entrevistas. El personaje de Candelaria estaba planeado en el guión que fuera una mulata, pero la primera que entrevisté era una mujer blanca de cabello canoso a la que le hice dos preguntas solamente: ¿Te has desnudado frente a una cámara? No, pero siempre hay una primera vez. ¿Sabes cantar? No, pero lo intento. Con eso tuve para decirle a las demás “gracias, ya tenemos a Candelaria”.

Con el personaje de Víctor Hugo todo fue más complejo. Empezamos a hacer entrevistas por todo el mundo porque yo tenía muchas dudas. Llegó un actor cubano de nombre Jesús Therry y me encariñé profundamente con él, era muy activo, bailaba tap y tenía una sonrisa increíble. Un día, durante los ensayos, enfermó del estómago y tuvo que ser hospitalizado. Una semana después murió, nunca había protagonizado una película y estaba tan obsesionado con el personaje, que encontraron el guión debajo de su cama en el hospital.

¿Otra vez la magia de la que habla? Seguramente el personaje era para Alden Knight.

Sí, a pesar de todo. Era un actor que me estaban negando hacía rato, incluso me habían dicho que en Cuba no habían más actores negros de esa edad. Cuando los forcé a llevarme a otros, me presentaron a Alden, quien además resultó ser el mejor amigo de Jesús Therry, el actor fallecido. Hicimos click de inmediato, aunque tuve una charla sincera con él, porque me habían dicho que era muy problemático. Me dijo que no le pagara con tal de interpretar a Víctor Hugo y tenía sus razones: el guión le encantó, quería callarle la boca a todo el mundo y porque la película mostraba una problemática de la que no se habla, el racismo, y una relación mixta entre una mujer blanca y un hombre negro, es muy mal vista en Cuba.

¿Y cómo le fue con él? ¿qué tan cierta era su fama?

Él es un Martin Luther King, cree en la libertad y que hay que luchar por ella. Era muy amigo de Fidel Castro, lloró mucho el día en que murió, tanto él como Verónica entraron en depresión absoluta. Nos hicimos muy amigos, él dice que encontró a un hijo y yo digo que encontré a un papá, coincidimos mucho constantemente y fue esa familiaridad y esa amistad que se dio lo que permitió que la película fuera tan sencilla, tan simple y tan sincera al mismo tiempo.

Crédito Aldo Damazzo

¿Cómo fue con Verónica? no debe resultar fácil desnudarse a los más de 80 años que tiene esta reconocida actriz.

Fue muy bonito con los dos actores, aunque ellos habían trabajado juntos eran muy distantes el uno del otro. Verónica había accedido a desnudarse pero cuando íbamos a grabar la primera escena le dijo al maquillador y al vestuarista que no lo haría y ellos me contaron. Le expliqué que era muy sencillo y lo que tenía que hacer ¡y lo hizo!, es la confianza que hay entre el actor y el director, en el que saben hasta donde pueden llegar aunque al resto del equipo se la monten.

Las escenas son muy bonitas porque fue como un juego desde el principio… acercarse, conocerse mutuamente, cogerse confianza. En las primeras escenas los distanciaba y después me sentaba a comer con ellos, se notó el cambio de amistad entre los dos actores.

Estas escenas son las que llevan a que se dé una situación divertida en la trama, pero volvamos al tema del amor, ¿porque eso es para usted la película cierto?

Sí, es una historia de amor verdadero. De un amor que supera todas las adversidades, la ausencia de hijos, el hambre o el tener que vivir con dos mudas de ropa porque las otras se intercambiaron por comida. Son de esas parejas que, como las hay tantas en la Cuba de los 90, están juntas porque no hay más opción porque ya nunca se acostumbrarían a vivir separadas.

¿Por qué asegura que en lo personal Candelaria también es su historia de amor?

Esta es la película más sincera que he hecho, cada palabra que está en la película fue pensada, fue sentida, fue dicha, fue llorada, fue un dolor vomitado digámoslo así, fue un renacer de las cenizas. Yo creo que cuando amo, amo de verdad independiente de todo, lo que pasa es que somos estúpidos y cometemos torpezas, pero nada tiene que ver con el amor, tiene que ver con que somos tercos, egocéntricos y nos dejamos llevar.

Llama mucho la atención que encontrara fácilmente actores de esa edad…

Es la virtud que tienen los países que se preocupan por el ser humano y no por la economía. Si vas a Francia un viejo tiene trabajo, si vas a España un viejo tiene trabajo, aunque esté jubilado, lo mismo pasa en Cuba, la gente trabaja y muchos no lo necesitan, pero trabajan, además si ves estos actores tienen 82 años y siguen trabajando y no solo trabajan como actores, dan clase como profesores entonces es algo que no es económico, es vital.

¿Cómo hizo para separar esta historia de amor, de la época más dura de Cuba?

Lo que pasa es que suelo escribir demasiado. Mi película sucede cuando cae la unión soviética, cae el muro de Berlín, Cuba abre las fronteras y empieza el turismo sexual, pero mi película no va a nada de eso, mi película es sobre un par de viejos. ¿Por qué?, porque habría que llevar a la gente a ese marco político para que entendieran que es un momento donde no hay nada y ¿si no tienes nada como vas a hablar de amor? más en una Colombia donde te dicen que el amor con hambre no dura. La película parte de ese hecho, si no tengo nada quién me aguanta, quién decide caminar conmigo hasta el final.

Trailer

Compartir.

Acerca del Autor

admincha

Deja un comentario