Presentación de ‘Cuerpos destacados’, libro de la antropóloga Nubia Flórez

255

Este sábado, 7 de julio, en la Biblioteca Pública Julio Hoeninsberg (Calle 80 # 42 E – 30), a las 5 de la tarde.

Nubia Flórez Forero, colombiana, graduada en Antropología, Especialista en Guión y Dramaturgia para Audiovisuales y Magister  en Investigación Social Interdisciplinaria en Ciencias Sociales.

Ha desempeñado varios cargos como funcionaria en el sector cultural oficial, específicamente en el campo de las artes escénicas y en la gerencia de proyectos culturales.

Ha sido catedrática de varias universidades en Colombia, en los pregrados de: Artes Escénicas, Sociología, Ciencias Sociales y Danza, en las ciudades de Cali, Bogotá y Barranquilla. En la actualidad es docente catedrática del programa profesional de danza de la Universidad del Atlántico.

Ha realizado investigaciones en el campo de la memoria histórica de la danza en Colombia y de la presencia de los pueblos Inmigrantes en el Caribe Colombiano.

‘Cuerpos Destacados’

Por Patricia Iriarte 

El libro es una compilación de cuatro ensayos escritos en diferentes momentos, sobre el tema de la danza y la construcción  en torno a su práctica de imaginarios sociales.

El primer capítulo: Fandango

Espacio de resistencia, creación y libertad, fue un trabajo realizado para participar en el encuentro internacional sobre fandango en la Universidad de Nueva York, en 2015. En este la investigadora nos muestra cómo alrededor del fandango “se construyó una matriz cultural americana que incluye lo musical, lo dancístico y lo festivo”, como resultado del intenso intercambio cultural que se dio en el Nuevo Mundo. Hermoso capítulo cruzado por referencias históricas, desde los cronistas hasta el sociólogo colombiano Orlando Fals Borda, quien recogió en su Historia doble de la Costa diversos testimonios sobre las celebraciones de los bogas en el Magdalena, revelando la diversidad de manifestaciones festivas que les permitían a los pueblos esclavizados un espacio de resistencia, y que luego vendrían a llamarse de manera general fandangos o bailes de lengua.

El segundo capítulo: Currulao y Joropo

Está dedicado a los únicos dos bailes zapateados que hay en Colombia, el currulao y el joropo, y para analizarlos la autora ahonda en el espacio antropológico de estas dos expresiones dancísticas, develando cómo ambas evolucionaron a partir de las fiestas patronales en el Pacífico y los Llanos Orientales, respectivamente, y se afianzaron como espacios de socialización en donde, de nuevo, operan claramente las cuatro estrategias básicas de seducción: escoger, atraer, conservar y sustituir. Quienes tengan interés en este tipo de bailes encontrarán en esta parte descripciones detalladas de sus secuencias dancísticas así como observaciones sobre el grado de transformación que han sufrido estos en contacto con los escenarios y las nuevas dinámicas festivas de la modernidad.

El terer capítulo: Cuerpo y danza en la pista de baile

Explora, a la largo de 33 páginas, la fascinante y universal ceremonia de seducción que se da en el momento en que dos personas se encuentran para bailar: los intercambios de miradas, los tactos y contactos, los olores, el ritmo acompasado; todo ello como parte de una estrategia de seducción en la que ambas partes acuerdan jugar un juego tan antiguo como inevitable: el de la cacería, o más exactamente, el del cazador cazado.

En este capítulo la autora se vale de los postulados de la psicología evolucionista de David Buss (1996) y de los estudios del sociólogo Anthony Giddens (1998) sobre los cambios ocurridos en la esfera íntima de las parejas contemporáneas. De esta forma, la autora indaga en los cambios que están afectando al hecho social del baile. Pero también se toma el trabajo de explicarnos cómo opera el ritmo, y en especial la síncopa, en ese proceso de creación de un espacio propio que lleva a cabo la pareja de baile: “En la pista de baile, la pareja realiza una creación conjunta de movimientos, una improvisación a partir de un patrón rítmico. Pero, ¿cuál es el verdadero mérito de esta creación?  A nuestro modo de ver, es la posibilidad de crear a dúo a partir de una forma de comunicación no verbal. No todas las parejas que bailan en una pista de baile logran comunicarse”.

Capítulo final: Cuerpos permitidos y cuerpos proscritos en el Carnaval de Barranquilla

Por último, y para cerrar con broche de oro, el libro contiene un cuarto capítulo el cual, podría decirse, es producto de la observación directa pero también documentada sobre los resortes de esta celebración. Encontramos así una contextualización histórico-social de Barranquilla como polo de atracción para inmigrantes, que hacia 1928 contaba con más de cuatro mil personas provenientes de más de 20 países. La presencia de estas colonias extranjeras, señala Nubia Flórez, fue definitiva en la conformación de los primeros clubes sociales y con ellos, de un nuevo proceso de inclusión social que acercó a las elites y las clases populares alrededor de un espacio festivo que, al no tener un carácter religioso, no creaba resistencias o conflictos con las creencias de tan diverso origen. Nina de Friedmann y Alfredo de la Espriella se entremezclan aquí como fuentes autorizadas de ese proceso que dio origen a una “forma cultural propia y única de fiesta pagana en Colombia, como es el Carnaval de Barranquilla.”

Pero ¿cuáles son y cómo se comportan los cuerpos en ese carnaval? ¿Qué sucede con ellos?

La autora afirma que durante esta fiesta los cuerpos se descomponen: “…la danza y la música tienen como objetivo invitar a “descomponerse”, hay que dejar de lado la rigidez del cuerpo, “herramienta de trabajo” que produce, y desatarlo, convertirlo en un cuerpo que goza. Y aquí viene lo interesante, en esa estrecha relación entre goce y libertad, el cuerpo que se descompone no tiene jefe, no tiene horario, no tiene límite. Es así como puede moverse sin parar hasta caer rendido, beber sin parar hasta perder la conciencia, expresar y comunicar su sexualidad sin temor, seducir y dejarse seducir, tocar y dejarse tocar, cantar, gritar, insultar, burlarse: sin censura, sin jueces.”

Y continúa este relato con la descripción de los cuerpos entronizados (los de las reinas), de los cuerpos en escena (los que se muestran en desfiles interminables) y de los cuerpos proscritos (los cuerpos cachacos), en los que se cobraría con humor y con burla, según la autora, una deuda histórica entre las regiones.

Muy  recomendable asistir a la presentación de este texto ganador en la categoría de Investigación en Danza del Portafolio de Estímulos 2017 de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados