El sentido de pertenencia y el espacio público

1303

Si sientes algo como tuyo, empiezas a darle valor, a cuidarlo e incluso mantenerlo en el mejor estado posible. 

Por Valentina Sarmiento/Cátedra Manuela Muñoz

Entendiéndose como sentido de pertenencia al sentimiento de apego hacia un grupo social, una institución o una comunidad que ayuda en la formación de la identidad y la seguridad y espacio público al territorio de la ciudad donde cualquier persona tiene derecho a estar y circular libremente, el espacio público es de propiedad y uso de la población en general. Y en este caso nos referimos a el valor y cuidado que le brindamos a el espacio público porque bien lo dijo el filósofo, político, orador y escritor romano Séneca, “nadie ama a su patria por ser la más grande, la más rica, o la más avanzada, sino porque es suya” 

En nuestra sociedad uno de los problemas básicos que impide en gran medida el desarrollo en todos los aspectos del país es la ausencia del sentido de pertenencia….¡hacia el espacio público! 

Fácil sería el caso en que el espacio social que compartimos no tenga utilidad ni objeto, sin embargo, es un ámbito necesario dentro de nuestra cotidianidad y por lo tanto requiere de un cuidado adecuado y de una correcta utilización.

El no apropiarse de estos lugares implica no cuidarlos. Vale la pena plantearse estos interrogantes: ¿Sería sencillo inclinarme a dañar o maltratar algo que no me pertenece? ¿Por ello no me veo en la obligación de usarlo como se debe? Lamentablemente la respuesta a estos cuestionamientos suele ser afirmativa. Sumado a esto, no asumimos como nuestro lo que se supone que lo es: El espacio público. Esta situación nos deja como resultado una sociedad que no valora su propio espacio y permite el deterioro de estos, que de un modo u otro valorizan la vivienda y mejoran la calidad de vida, claro, si se mantienen en buen estado.

Si paseamos por algunas calles, por algunos parques de nuestros alrededores y en especial del municipio donde vivo, Malambo, nos daremos cuenta del daño y deterioro que presentan sin que esto represente gran preocupación en los habitantes. Las zonas públicas se han convertido en un espacio ocupado por basuras, delincuencia, abandono y el “no me importa, eso no es mío, no es mi plata”. 

“Cuesta entender que aquel que necesita el parque lo destruya o permita su destrucción”. ¡Absurdo y reprochable! Pero es falta de enseñanza desde el hogar y con seguimiento en la escuela, el colegio y la universidad. Es una tarea básica en el hogar en la primera infancia. Y luego, de todos.

El sentido de pertenencia siempre ha sido y será importante en nuestras vidas, pues nos brinda un desarrollo cultural tanto individual como colectivo. En todo caso hace parte de la cultura.

“Una de las maneras de evaluar el grado de desarrollo de cultura es la calidad y belleza de los espacios públicos”, cita un texto periodístico en el diario argentino La Nación. Por ello es mejor comprender lo necesario que son las zonas públicas y el hecho de mantenerlas en un buen estado. Cabe resaltar que los gobernantes no son los únicos responsables del buen estado del espacio público; cada una de las personas que utilizan y habitan estos espacios somos responsables.

“En efecto, cuanto más avanzada sea una determinada cultura, mayor será el cuidado de la cosa pública”. Si Colombia lograra esa colosal hazaña, habrá derrotado por siempre y para siempre la corrupción que arruina nuestras vidas.

Aprovecho esta oportunidad para invitar a los malamberos a trabajar en el cuidado de nuestros espacios públicos e incentivar a nuestros niños y jóvenes a cuidar lo que nos pertenece, jardines, parques, sitios de interés cultural entre otros, y no permitir que personas inescrupulosas sin amor a su pueblo dañe los espacios públicos, espacios que son tuyos, míos, de él y ella, de nosotros, de todos. Si nos unimos en pro a esta campaña sé que conseguiremos que Malambo salga adelante y no sentir vergüenza al decir que somos malamberos. 

Compartir.

Acerca del Autor

Colectivo de Comunicaciones Onda Juvenil

Colectivo de comunicaciones conformado por niños, niñas y jóvenes de Malambo. Con 8 años de experiencia en la radio local, en la actualidad contamos con dos semilleros de liderazgo y periodismo: Onda Kids y Cátedra Manuela Muñoz en los cuales buscamos empoderar a los niños, niñas y jóvenes en los temas de liderazgo, emprendimiento y periodismo que generen un cambio social en el municipio, sus hogares y entornos.

Los comentarios están cerrados