El domingo del mar

294

Hoy la Iglesia católica celebra el Domingo del Mar.

Por: Padre Rafael Castillo Torres

Padre Rafael Castillo

Y lo hace recordando los casi 1.200.000 marineros, que están obligados a vivir, varios meses, en el espacio restringido de un barco, separados de sus familias, sin poder participar en los eventos familiares, ni estar presentes en los momentos difíciles, como las enfermedades o la muerte.

Con su profesión, los marineros desarrollan un rol significativo en nuestra economía global transportando el 90% de los bienes que utilizamos en nuestra vida cotidiana. Por eso, hoy, mientras rezamos por estas personas, donde quiera que estén, queremos expresar nuestra gratitud por su duro trabajo lleno de sacrificios.  Pero muy a pesar de su valioso aporte ellos, hoy, en pleno siglo XXI, deben afrontar serios obstáculos en su vida cotidiana: el primero es la negación del permiso de desembarcar y de visitar el barco. Tan grave es impedir que una tripulación pueda bajar a tierra firme como negar el derecho a capellanes y voluntarios a subir al barco para atender espiritualmente a la tripulación.

El  segundo obstáculo es la violencia en el mar y la piratería. Pareciera que estos casos estuvieran lejos de Cartagena, pero allí están los hechos que se conocen y que hablan sobre las muertes y atracos a embarcaciones en nuestra bahía e islas cercanas. Qué bueno que tanto la autoridad marítima como los propietarios de embarcaciones pongan en práctica todos los mecanismos necesarios para proteger la vida de las personas en el mar.

El tercer obstáculo es el abandono a que se han visto sometidos los buques y su tripulación. Entre el 2012 y el 2017, más de 1.300 marineros han sido abandonados en puertos extranjeros lejos de casa, a menudo sin sueldo y sin reservas de comida y carburante para el buque. Ellos solos deberán asumir la comida, el sueldo, el estado de inmigración y muchas cosas más, a no ser que sean ayudados por una organización humanitaria. La Iglesia, con sus Stella Maris en el mundo, proporciona ayuda material, espiritual, legal y psicológica a diferentes tripulaciones de buques abandonados, y continúa haciéndolo. Será un gran día cuando se ponga en práctica un sistema de seguridad financiera para garantizar que los propietarios de los buques indemnicen a los marineros y a sus familias en caso de abandono.

Y el cuarto obstáculo tiene que ver con el impacto ambiental en los océanos, preocupación muy sentida del papa Francisco en la Laudato Si, cuando afirma: “Se ha vuelto urgente e imperioso el desarrollo de políticas para que en los próximos años la emisión de dióxido de carbono y de otros gases altamente contaminantes sea reducida drásticamente.” Reconozcamos que los buques producen emisiones de dióxido de carbono y gran cantidad de contaminantes que contribuyen al cambio climático y a la acidificación de los océanos.

Celebremos el domingo del mar siendo agradecidos con el Señor de los océanos.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados