Así escribe la juventud

404

Malambo, cuna y baluarte de talentos en el liderazgo y periodismo juvenil. 

Por: Andrés G. Rodríguez Barros – Colectivo de Comunicaciones Onda Juvenil

La Cátedra Manuela Muñoz, como semillero de liderazgo y periodismo juvenil del Colectivo de Comunicaciones Onda Juvenil dirigido a estudiantes de educación básica secundaria de Malambo que tiene como fin la formación en temas de comunicación para el cambio social con énfasis en ciudadanía para la paz, reforzando el sentido de pertenencia hacia el municipio de Malambo. Esta cátedra cuenta con 16 talleres teórico – prácticos dictados por profesores universitarios y profesionales con amplia experiencia en temas de comunicación social, periodismo, liderazgo y la transformación social, con el patrocinio de la Fundación Acesco y Fundación Bolívar Davivienda y que el presente año cuenta con el apoyo del los programas de comunicación social de la Universidad de la Costa – CUC, Universidad del Norte, Universidad Nacional Abierta y a Distancia, y el portal web lachachara.co 

Dentro de este proceso, niños y jóvenes están escribiendo de sus realidades, los temas que les rodea, lo que les preocupa y también lo que los apasiona:  Juventud y política (Manuel Anaya)Cátedra Manuela Muñoz desde mi perspectiva (Valentina M. Sarmiento), La religión en los jóvenes de hoy (Jeisson Soto),  Feliz día mi súper papá – ¿y ahora qué estudiaré? (Milly Herrera), El sentido de pertenencia y el espacio público (Valentina M. Sarmiento), Somos Colombia (Jesús D. Tábara), Basta a la desigualdad (Sara Hernández). En el presente caso dos más de nuestras integrantes: Luna González Sierra y Jennifer Jaimes Guerrero quisieron compartirnos sus escritos.

Luna y su hermana Miamor González

Luna González Sierra una niña de 12 años y estudiante de 8° grado del Colegio Santa Rosa de Lima (Malambo), le gusta escribir cuentos, historias, guiones, ha actuado en obras de teatro y del programa Cultulab en el 2017 e inclusive ha participado ya en diferentes concursos locales y uno nacional con sus escritos y aquí nos compartió uno de sus más preciados cuentos:

MARIA Y LA FLOR MILAGROSA

(EL SUEÑO DE MARTIN)

Un día una niña, iba caminando por la calle y se encontró una flor al lado suyo pero no sabía ni cómo, ni dónde, ni desde cuándo estaba esa flor al lado suyo, y no le prestó atención, inmediatamente esa flor se entristeció muchísimo.

Pasaron muchas personas al lado suyo y no le prestaban atención, se entristeció tanto que cambió de lugar, fue a parar a una casa donde vivía una familia pequeña: madre, padre y una hermosa niña llamada María de cabellos de oro, piel blanca y unos ojos azules de mirada triste, como si le faltara algo en su vida. Lo malo es que  cerca de ellos había una empresa que contaminaba mucho el ambiente, lo único que había verde con flores y colorido, era un río que se encontraba cerca de su casa, toda resplandeciente y llamativa.

La niña cuando vio  aquella flor se le iluminó el rostro y esa mirada triste desapareció. La flor se desprendió como si quisiera abrazar a  María. Ella la plantó en una maceta bonita decorada con rosas, claveles y margaritas. La flor se alegró, se enderezó y se coloreo.

Todos los días  la regaba y le echaba abono, le cantaba y le hablaba sobre lo bonito que era el conocer lugares que le haga sentir más viva como lo hace el rio cuando en las noche antes de acostarse lo escucha cantar.

Un día,  viajó a la granja de su abuelo, era una sorpresa  llevar la flor al campo, ya que los alrededores de su casa se encontraban muy contaminados; por  la culpa de dicha contaminación María duró cierto tiempo enferma; ya que el motivo de su tristeza es ver el paisaje enfermo por los desechos de aquella empresa.

Su abuelo le saludó, le abrazó y le invito a sentarse.

-María, Qué linda te ves. ¿Vas a pasar unos días aquí?

-Si abuelo. ¿Y mi abuelita? Te tiene una sorpresa.

-¡Abuelaaaaa!-  Gritó el abuelo- ¡Ven que la niña te llama!

-Ya voy querido, pero no te enojes- Le respondió mi abuela

Abrió un cofrecito transparente y…. –Oh, Una flor- Dijo la abuela. –Oh, Es una margarita rosada, nunca había visto una margarita como esta. Y cambia de color, esta es una margarita especial, dicen que quien le haya tocado esta hermosa flor y la cuide será feliz por el resto de sus vidas.

-Claro, ven hija, échale agua y abono, luego ven a almorzar ¿Sí?

-Bueno abue..

Un rico almuerzo preparado por la abuela, y una leyenda que podría ocurrir, a María, la niña de los cabellos de oro, piel blanca, con ojos azules y una mirada alegre, alegre como la flor milagrosa con la cual le había tocado estar.

-Está rico el almuerzo abuela- Le dijo María.

María y su abuela salieron al patio y esta le dijo:

-La flor milagrosa te va a recompensar con un regalo que no puedes ver ni tocar.

-¿Cómo así?- Preguntó

-Eso solo lo sabrás tú, pequeña.

La abuela se fue a organizar la casa y la niña se fue a la habitación pensando:

Un regalo que no puedes ver ni tocar…-…Un regalo que no puedes ver ni tocar… No puede ser algo material. Mmmm, tiene que ser otra cosa ¿Que regalo será?, tendré que descubrirlo por mí misma…

-Abue, me voy a jugar con mis amigas y luego riego la flor.

-Está bien, pero regresa antes de la cena, porque  se puede enfriar.

-Bueno abue, no me demoro porque tengo que regar mi flor.

María se divirtió mucho con sus amigas: Fueron al parque, comieron helados, jugaron a la lleva, al escondido, a la ronda hasta que se cansaron y María fue a casa.  

Cenó, dio las buenas noches y fue a la cama, no sin antes haberle echado abono y más agua para que estuviera sana, fuerte y bonita al día siguiente, para cantarle, hablarle y luego jugar con ella.

María se despertó, se desperezó, se cepilló los dientes, se bañó, se cambió, dijo buenos días y se fue a ver como estaba su flor.

Cuando le echó el último poco de agua y abono la flor brilló y sumió a María  en un profundo sueño en el que aparecía la flor, diciendo:

  • Yo simbolizo el medio ambiente, así como me cuidaste a mí,  puedes cuidarlo a él, no sigas el ejemplo de los que me dejaron tirada en la calle. Por cada gota que ahorres  por cada basura que recojas y planta que cuides, yo y el medio ambiente te lo agradecemos…

Sonó el despertador, Martín se despertó, se desperezó, se cepilló los dientes, cuando se cepillaba los dientes, solo usó un vaso de agua y no la llave, se bañó sólo utilizó un balde de agua para asearse. ¡Martín! un niño que  no cuidaba el medio ambiente aprendió estas sabias palabras: “Si cuidas el medio ambiente, él te lo agradecerá”….

Por su parte, Jennifer Jaimes Guerrero, joven de 15 años estudiante de 10° grado en la I.E.T.C. Alberto Pumarejo (Malambo),en su tiempo libre disfruta de leer y escribir poemas, le apasiona la música hoy en día hace parte de una banda de rock alternativo de Malambo llamada Carta Blanka en donde es una de las voces principales:

Es difícil entender todo lo que ves

¿Será que es o simplemente es un sueño que crees que no es?

En realidad no sabes la verdad si vivir es nacer o simplemente continuar.

Aquel rumbo que nos dan o qué debemos de escoger ¿iremos donde es?,

No lo sé, ¿será que existe el final?

¿O solo hay que esperar que llegue nuestro momento hora y lugar en donde tendremos que empezar de nuevo o finalizar con nuestro sueños o rumbo en donde se oculta La verdad?

Cuál es el propósito de continuar que se esconde más allá,

¿Qué nos espera. Será la luz o la oscuridad?

No lo sé pero mil preguntas más aparecerán sin inicio ni final.

Compartir.

Acerca del Autor

Colectivo de Comunicaciones Onda Juvenil

Colectivo de comunicaciones conformado por niños, niñas y jóvenes de Malambo. Con 8 años de experiencia en la radio local, en la actualidad contamos con dos semilleros de liderazgo y periodismo: Onda Kids y Cátedra Manuela Muñoz en los cuales buscamos empoderar a los niños, niñas y jóvenes en los temas de liderazgo, emprendimiento y periodismo que generen un cambio social en el municipio, sus hogares y entornos.

Los comentarios están cerrados