Yo sí meto las manos al fuego por Uribe: Duque en Bogotá

1588

Durante un encuentro con medios alternativos y comunitarios, el candidato respondió sobre escándalos de corrupción del líder del Centro Democrático.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Todo iba bien. La apretada agenda del candidato Iván Duque le había obligado a diferir una cita que en principio estaba pautada a las 2:30 de la tarde en la casa hotel Dann Carlton de Bogotá.

Aproximadamente a las 4:00 de la tarde se presentó en medio de un número pequeño de personas y fue recibido con gran entusiasmo por los representantes de los medios comunitarios y alternativos de todo el país, con quienes era la cita pautada para este viernes 1 de junio.

Tras tomarse fotos con sus seguidores y las presentaciones de rigor, el joven (41 años de edad) aspirante a la Presidencia comenzó a hablar de su proyecto de país, de las metas fijadas para un eventual gobierno suyo y de su complacencia por el encuentro.

Duque se tomó fotos con sus seguidores. Todo había comenzado bien.

Duque se tomó fotos con sus seguidores. Todo había comenzado bien.

En primera fila estaba Harold Martínez. Justo en el momento que Duque estaba haciendo una afirmación ante la audiencia con la frase “Hoy se los digo a ustedes, yo no tengo apoyos burocráticos con nadie”, Martínez exclamó a viva voz y sorprendiendo a todo el mundo -candidato incluido-: “¡Mentira!”.

Al escucharlo, Duque le discutió con la frase… ¡No señor! Pero inmediatamente, como cayendo en cuenta del momento que vive, el aspirante del Centro Democrático optó por bajar el tono, mientras su interlocutor le decía que era un hombre de paz y que le estaba hablando en nombre de “la Colombia que nunca había querido escuchar”.

“Le vengo hacer tres preguntas como colombiano”, le dijo Harold Martínez con voz firme y un poco alterada. Se identificó como periodista. Inmediatamente, el dispositivo de seguridad de Duque se activó y los reporteros que estábamos hasta ese momento a una distancia privilegiada del candidato fuimos desalojados, ante una eventual emergencia.

Duque acudió a un encuentro con representantes de medios de comunicación alternativos y comunitarios.

Duque acudió a un encuentro con representantes de medios de comunicación alternativos y comunitarios.

“En primer lugar la corrupción en Colombia es tan grande que se le está uniendo a usted” -No señor, la vamos a derrotar-, le respondió Duque. Luego le acusó de pretender dividir al país, de sembrar el miedo, de polarizar a la población, de su “sociedad” con el expresidente Álvaro Uribe, de trabajar con la intención derribar la institucionalidad, entre otras cosas.

La exaltación del público asistente a favor de Duque no se hizo esperar. El aspirante invitó a mantener la calma y aseguró que respondería las preguntas “porque estamos en democracia”.

Las manos al fuego

Duque comenzó sus respuestas haciendo mención al expresidente Álvaro Uribe, su mentor político. “El señor me pregunta si meto las manos al fuego y yo le respondo que sí meto las manos al fuego porque considero que el señor Álvaro Uribe es un señor honorable”.

También aseguró que quiere tener una “justicia creíble”, al negar que quiere acabar con las cortes de justicia. Habló de mejorar los estándares y hacerla más cercana a la población, proponiendo que la rama judicial vaya a las escuelas de Derecho a seleccionar “el mejor talento posible para Colombia”. Se proclamó defensor de las tutelas y contrario a la destitución de magistrados.

Duque mantiene en la segunda vuelta su opinión favorable a Uribe.

Duque mantiene en la segunda vuelta su opinión favorable a Uribe.

Negó ser un sectario o tener “ímpetus dictatoriales que tienen otros” que, según dijo, “pretendían llegar al poder y al día siguiente desarticular todas las instituciones”.

Aseguró haber hecho una campaña con altura, y que respeta las divergencias. Aseguró que quiere hablarles a los colombianos y no seguir con “la misma ponzoña politiquera que se vale de las mentiras y las falsas noticias para tratar de desacreditar”.

Dijo que no ha hablado de deshacer los acuerdos de paz, pero no tolerará la impunidad. “No quiero risas”, al hacer referencia a sus intención de revisar las condiciones de lo firmado con las Farc y lo que se discute con el ELN.

Yo no soy petrista, yo voté por De La Calle

Interrogado por La Cháchara Harold Martínez dijo que era un pacifista. “Yo no soy de la campaña de Petro, yo voté por De la Calle, no venía a boicotear, sólo venía a preguntar las cosas que son”.

El bogotano, hijo de militar y cuya familia pasó por un secuestro de las Farc, aseguró estar preocupado por la situación de Colombia por la polarización que vive y a la cual han contribuido los dos extremos políticos que hoy se disputan la Casa de Nariño.

La inesperada intervención de Harold Martínez alteró la agenda prevista en el encuentro.

La inesperada intervención de Harold Martínez alteró la agenda prevista en el encuentro.

Al referirse a la división marcada que existe entre los seguidores de la derecha y de la izquierda, aseguró que él como muchos colombianos no está de acuerdo. “Muchos de nosotros, que hemos sufrido el conflicto, no queremos eso, queremos vivir en paz”. Dice que quiere para su país, un país que tenga reconciliación y donde “quepamos todos y estos candidatos. Tanto Petro como Duque son polarizantes”.

Sobre el tema de la paz, asegura que su lucha la motiva el mal precedente que establecería el Estado si “vuelven trizas” el acuerdo firmado en 2016.

Acusó a la campaña de Duque de hacer campaña con el miedo. “¿Cuál castrochavismo?”, se pregunta Martínez. “Colombia no es igual a Venezuela, somos dos realidades distintas”, aseguró.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados