¿Y ahora qué viene…?

606

La Región Caribe  ha perdido protagonismo nacional en cuanto a la definición de presidencia.

Por: Victor Herrera Michel

Victor Herrera Michel

Varias son las inquietudes que tenemos los colombianos luego de los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que ganó Iván Duque, el candidato del Centro Democrático quien estuvo acompañado de varios de los partidos políticos tradicionales contra los cuales, por cierto, votó la gran mayoría que apoyó a su contrincante Gustavo Petro, lo que llevó a su vez  al candidato de la Colombia Humana a consolidar la mayor votación de la izquierda en toda su historia.

Como único antecedente en 2009, Carlos Gaviria, del Polo Democrático, obtuvo un poco más de 2,6 millones de votos, pero fue vencido en una sola vuelta por Juan Manuel Santos, con más de 9 millones de sufragios.

La primera inquietud tiene que ver con los acuerdos de paz logrados por el gobierno anterior y la ex – guerrilla de las Farc que el nuevo presidente se propone revisar (“..No los voy a hacer trizas..” ha dicho reiteradamente) y, al mismo tiempo, con los diálogos que se adelantan con el grupo subversivo del ELN en ese mismo sentido. Pues existe el temor de que se llegue al extremo de provocar nuevamente la confrontación armada.

El otro tema fundamental es el del tratamiento a la Justicia. Para muchos no es muy clara la forma como el nuevo mandatario se propone crear una sola Corte y suprimir las existentes. Capítulo especial merece la Justicia Especial para la Paz (JEP) que ya ha sido cuestionada por el presidente electo.

Una preocupación adicional tiene que ver con la lucha contra la corrupción. Le va a ser difícil este tópico entendiendo que quienes le han acompañado a último momento en la segunda vuelta para llegar al solio de Bolívar son justamente los representantes de esa clase política tradicional con la mayor carga de escándalos de corrupción.

No puede faltar el tema de la Seguridad que se ha visto disminuida por el aumento exponencial durante los últimos años de la siembra de coca, lo que ha generado un tráfico y venta al interior del país que ocasiona la mayoría de los actos criminales en las principales ciudades. La experiencia de la denominada “Seguridad Democrática” que implementó en su momento su principal gestor político es un antecedente positivo.

Por otro lado, nos alistamos a ver los acalorados y prolongados debates en el congreso entre los  senadores Álvaro Uribe y Gustavo Petro (El  jefe del oficialismo Vs el jefe de la Oposición), quien llega a su curul en razón a la nueva reforma al equilibrio de poderes. Estos dos protagonistas tendrán como actores de reparto en los debates a Antanas Mockus y Jorge Robledo, entre otros.

En cuanto a la Región Caribe tenemos que reconocer que hemos perdido protagonismo nacional en cuanto a la definición de presidencia (de hecho en la sumatoria de la costa Petro venció a Duque en las dos vueltas) por lo que probablemente veremos poca atención a nuestras problemáticas como la APP para la recuperación de la navegabilidad del Río Magdalena o la definición del nuevo operador de energía que reemplace a Electricaribe, para citar solo dos temas  (Ojala no se “embolate” el proyecto de Ley de Regiones). Esto hace pensar que veremos muy pocos ministros costeños – sino ninguno – en el gabinete presidencial durante los próximos 4 años.

Por lo demás, en el Departamento del Atlántico todo parece indicar que los guarismos obtenidos ocasionarán que tanto el Centro Democrático como la Colombia Humana participen muy activamente en las elecciones locales del próximo año.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados