“Vine desde París a apoyar a Petro”: Ingrid Betancourt

1889

Su excompañera de fórmula presidencial y víctimas ambas de un secuestro por las Farc, la Representante Liberal Clara Rojas, apoya a Duque. El Papa condena las ideologías y el fanatismo. 

Por Rafael Sarmiento Coley

A pocas horas del decisivo e histórico debate electoral del domingo, los ánimos, a pesar de todo, están de lo más calmados, gracias a las redes sociales y los portales periodísticos y de opinión, que han servido como el plato de la taza de café con leche para enfriar su temperatura.

En efecto Internet con sus redes sociales, sus blogueros y sus páginas periodísticas virtuales han sido una especie de cuadrilátero en donde los principales protagonistas de las dos campañas y sus seguidores se han dicho lo que han querido. Se han sacado muchos trapitos al sol. Pero también se han lanzado especies dudosas como la versión que circuló con relación a la estudiante de ingeniería ambiental, María Olivia Duque Parra, de 19 años, supuesta hija de Iván Duque por fuera del matrimonio, que, sin que haya sido confirmado, les fueron negados sus derechos fundamentales por parte de su padre.

La representante a la Cámara Liberal Clara Rojas, excompañera de fórmula de Íngrid Betancourt, apoya a Iván Duque.

Es una cita electoral de mucha responsabilidad para los votantes, que esta vez se verán obligados a una reflexión mucho más profunda y serena. Porque el momento memorable que viven los afortunados 36 millones de colombianos habilitados para votar los pone, por primera vez en la tradición política colombiana, frente a dos candidaturas diametralmente opuestas.

Por primera vez la izquierda se presenta con una fuerte opción de ganar un debate presidencial en Colombia, con Gustavo Petro Urrego, quien lleva como compañera de fórmula a Ángela María Robledo.

Y, en la otra esquina, para utilizar una metáfora boxística, “¡el campeón de la ultraderecha…Iváaaan Duqueee!”. En realidad, es una etiqueta un poco infame para un joven político colombiano, que paga el pecado ajeno de ser apoyado por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, a quien sus antagonistas lo han satanizado en extremo.

Pero como diría un célebre político y columnista liberal con respecto a su hermano, “Abdón es Abdón y Augusto es Augusto”, bien puede decir el candidato que “Duque es Duque, y Uribe es Uribe”. Y punto.

De París, con amor

Desde París, en donde ha vivido todos estos últimos años, Ingrid Betacourt vino a revivir sus mejores tiempos de principal protagonista en el escenario político colombiano. Parlamentaria fogosa e incisiva durante el llamado Proceso 8.000 durante el gobierno de Ernesto Samper Pizano, luego se lanzó como candidata independiente a la Presidencia de la República, con Clara Rojas como candidata a la Vicepresidencia.

En un acto de osadía, Íngrid y Clara entraron a ‘zona roja’ a hacer campaña, a pesar de las advertencias del Gobierno del peligro que corrían. Horacio Serpa, que también era candidato a la Presidencia por el Partido Liberal, quiso recorrer esas mismas zonas, pero al llegar a la ‘raya’, su olfato de viejo zorro político le dijo que ni de vainas podía meterse en esos terrenos ‘minados’.

Ingrid y Clara sufrieron un largo y martirizado cautiverio. Las motivaciones de ese insufrible secuestro distanciaron a las dos grandes amigas políticas. Y ayer, tal como hoy, cada una cogió por caminos distintos en materia política. Ingrid ha declarado que “vine desde París a apoyar a Petro, porque, por primera vez en la historia del país, estamos a una X de jubilar a la clase política corrupta” que ha gobernado durante más de 100 años, desde cuando Rafael Núñez, acostado en una hamaca en su lujosa residencia llamada ‘La Soledad’ en el barrio El Cabrero de Cartagena, manejaba el país con un solo dedo, impuso el Himno Nacional con una poesía suya, redactó una nueva Constitución (la de 1886), y se hizo reelegir cuatro veces (es el récord que quiere superar Álvaro Uribe, por la envidia antioqueña).

Núñez fue el último hombre nacido en el Caribe colombiano que ha ocupado la Presidencia de la República.

Ahora Gustavo Petro tiene la posibilidad de acabar con esa larga sequía de poder costeño.

Algo importante en este debate es que, gane Petro o gane Duque, la vicepresidente de la República será una mujer. La fórmula de Petro es Ángela María Robledo. La de Duque, Martha Lucía Ramírez.

Es tan atípico este debate electoral del domingo, que hasta en una de sus muy ‘picantes’ alocuciones por televisión. El Papa Francisco, tal vez sin esa clara intención, le envió un ‘coscorrón’ a Petro, al señalar de manera contundente que las “las ideologías son malas”, y peor el fanatismo, que conduce directo a las dictaduras.

Un vistazo a este video permite concluir que los países iberoamericanos, en especial Suramérica y en general los llamados del Tercer Mundo, apenas están en el segundo nivel del estadio del ascenso del nivel político. Están en pañales. Carcomidos por la corrupción, los fatales idealismos y fanatismos.

El analista cita como ejemplo a los países escandinavos, que se consolidaron con una democracia limpia y pura aplicando el socialismo y comunismo cientítico y realista. En donde el jefe del gobierno es una figura decorativa y los parlamentarios no tienen la más mínima posibilidad de volverse millonarios con la mermelada y los sobornos, y ningún politiquero de manera arte y miserable hace apoyar leyes para reducir los ingresos de los trabajadores en un 50 por ciento al quitarles horas extras, recargos nocturnos, pago doble de dominicales y festivos,  aumentar a 65 años la edad de jubilación y eliminar dos mesadas de los pensionados para favorecer al empresariado antioqueño y a los banqueros.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados