Sabiduría popular, minoría bien informada, grupo de personas expertas… ¿De quién fiarnos a la hora de tomar decisiones?

244

En nuestro día a día nos enfrentamos a la toma de decisiones constantemente.

Por Chachareros / comunicado

Esperar o no las dos horas de rigor antes de bañarnos en el mar, tomar el zumo de naranja inmediatamente para que no se le escapen las vitaminas, apoyar a una persona que se bate en un pulso con otra… Muchas veces la sabiduría popular nos ayuda a decidir, otras, la opinión de la mayoría. ¿Qué es más fiable?

La multitud siempre acierta

James Surowiecki ha estudiado el tema en profundidad. En su obra describe la sabiduría de la multitud a la hora de tomar decisiones, afirmando que es más fiable la opinión de muchas personas que la de unas cuantas mentes expertas. En una de sus obras más conocidas, Cien mejor que uno, dice que es difícil identificar el valor de la masa ya que muchas veces se cree que se acierta debido a la presencia de un pequeño grupo de personas expertas dentro de esa mayoría.

Existen varios ejemplos que hacen esta teoría válida. Los motores de búsqueda como Google aprovechan esta sabiduría para ofrecernos los mejores resultados. Gracias a los clicks de la gente es capaz de explorar entre millones de páginas y ofrecernos aquella que contiene la información que buscábamos.

En busca de un algoritmo

No obstante, hay veces que dudamos de lo que piensa la mayoría. Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusets decidieron hacer un estudio para analizar el funcionamiento de la sabiduría popular y las reticencias que existen a la hora de fiarse de estos mitos.

Pidieron a un grupo de personas que respondieran varias preguntas y que escribiesen las respuestas de otros individuos a esas mismas preguntas. Con todos esos datos fueron capaces de crear un algoritmo para dar con las respuestas “sorprendentemente populares”. Esta fórmula sería capaz de encontrar las soluciones más populares, incluso en mayor medida que las imaginadas por las personas encuestadas. ¿Eran correctas estas respuestas? Sorprendentemente si, eliminando así los prejuicios contra la sabiduría popular y las respuestas de las grandes multitudes.

¿Sobre que temas aplicar este método?

El algoritmo surgido de la puesta en práctica de este método no puede ser aplicado a todas las decisiones de nuestras vidas. Su funcionamiento se limita a temas fácticos con una única respuesta. No obstante, la técnica permite dar con errores que se repiten e identificar las cuestiones en las que es necesario echar mano de voces expertas.

Aún con estas limitaciones la inteligencia colectiva está presente al nuestro alrededor demostrando su buen funcionamiento. Por ejemplo, en el conocido programa ¿Quién quiere ser millonario? el comodín del público tiene un porcentaje mayor de acierto que las respuestas dadas por los expertos. O incluso en la bolsa bursátil, la inteligencia colectiva es capaz de acertar qué empresas tienen mayor o menor valor al poner en práctica cuatro condiciones que caracterizan a las multitudes sabias: diversidad de opiniones, independencia, descentralización y agregación. Estas condiciones son la base de la inteligencia colectiva ya que al calcular el promedio de las estimaciones los errores que puedan cometer quedarán anulados por los aciertos.

Este es un contenido publicitario.

Compartir.

Acerca del Autor

admincha

Los comentarios están cerrados