La otra cara del cemento, Construferia del Caribe 2018

238

El desarrollo de Barranquilla es más que cemento y adoquines. Y eso se evidenció incluso en el evento de construcción más grande de la región.

Por YK Jesurum

Barranquilla fue el escenario  para el desarrollo de Construferia,  la única feria especializada y profesional del Caribe colombiano en el sector de la construcción y la cual busca afianzar a la capital del departamento como una fuerza exportadora de sus principales insumos. Se llevó a cabo del 17 al 19 de Mayo de 2018 en Puerta de Oro, Centro de Eventos del Caribe.

Las actividades principales de Construferia fueron la agenda académica (cursos, conferencias y talleres) la muestra comercial y  el encuentro de negocios. Para esta versión contó con el apoyo estratégico de ProColombia, quien aportó inversionistas internacionales: Panamá, Jamaica, Chile, Perú y Aruba nos visitaron con empresas inversionistas.

Asistentes visitando las muestras comerciales.

Asistentes visitando las muestras comerciales.

Es habitual escuchar dentro de los barranquilleros expresiones sobre el  fenómeno de la construcción en la ciudad. Críticas y halagos por igual se producen al ver las calles cada vez más equipadas con edificios de muchos pisos, hoteles de cadenas internacionales, centros comerciales y plazas de comida. Se ha convertido en dicho que el “desarrollo de Barranquilla es más que cemento y adoquines” y que lo verdaderamente importante para tener una ciudad con mayores estándares internacionales, no se toma en cuenta.

Quizá hay razón en algunos argumentos, pero también quizá podríamos ver el vaso medio lleno y hacer comparaciones en la línea del tiempo y ver que en la actualidad hay aspectos muy positivos como la construcción que han impulsado a nuestra ciudad a perfilarse como ejemplo nacional e incluso internacional.

Barranquilla, con un 8.2% de desempleo en 2017, ocupó el segundo lugar entre las ciudades con menor desempleo el año pasado. Uno de los sectores que más ha impulsado la generación de empleo en la capital del Atlántico es el de la construcción, el cual según la directora ejecutiva de Camacol Caribe, María Elia Abuchaibe,  pasaron del 7.1% al 8% en el último trimestre del 2017 en comparación con el de 2016.

Otro aspecto a tener en cuenta es la internacionalización y el papel de la ciudad dentro de la atmósfera empresarial del país, negar el fenómeno de la construcción en el mundo es voltear la cara a una realidad de la que sin duda podemos sacarle el mejor provecho. En la Construferia del Caribe asistieron 70 expositores, empresas colombianas y extranjeras, fabricantes, distribuidores y comercializadores en áreas que incluyen: materiales, herramientas e insumos para la construcción, acabados arquitectónicos, maquinaria y equipos para infraestructura, iluminación y tecnología, sistemas de climatización, sistemas constructivos, equipos para gimnasios, mobiliario urbano y deportivo. También expusieron temas como ejemplos de servicios alternos como la automatización residencial, energías renovables y mantenimiento; seguridad industrial, elementos de protección personal; interiorismo y remodelación de espacios.

“Los desarrollos que se han hecho en Barranquilla han sido concebidos desde la administración y con una buena visión de ciudad, con un excelente aporte urbano, hay zonas de la ciudad que tienen los estándares internacionales de desarrollo y de aplicaciones de productos, demostrando que es una ciudad que está liderando este tema y la implementación de los productos”, afirmó el director de arquitectura de Argos, Luis Peláez.

Vista de Barranquilla desde el río Magdalena.

Vista de Barranquilla desde el río Magdalena.

 

Encuentro de Negocios

 “Los expositores tuvieron la oportunidad de mostrar su portafolio y llegar a negociaciones que se consolidaron durante la feria, de US$ 530.200. Así mismo y a mediano y largo plazo de U$5.438.450”, informa Diego Laverde, jefe de negocios internacionales de Corferias.  “Todo aconteció dentro de un marco de soporte por parte de ProColombia y Corferias, quienes propenden para que exista un cruce efectivo entre la oferta que tiene la feria y la demanda convocada para atenderla”, agrega. Esta alianza logró la participación de 60 expositores, 113 citas de negociación por parte de los ocho asistentes internacionales.

Esta visita internacional, enfatiza además el sector turístico de Barranquilla como Puerta de Oro de Colombia; los invitados transitaron por las fábricas de la ciudad y realizaron un recorrido por el río Magdalena con los representantes de ProColombia, Puerta de Oro, Corferias y también empresarios Barranquilleros. Desde la “La Mita”, embarcación que presta este servicio desde el malecón de Puerta de Oro, pudieron ver el reciente crecimiento de Barranquilla de cara al río y  conocer sobre los proyectos de construcción que están dentro de la planificación urbanística.

Fue notorio el asombro de los asistentes que por segunda vez visitaban a Barranquilla, encontrándose con una ciudad industrializada y con grandes avances, con proyectos serios y con la firme intención de ubicarse dentro de los líderes en exportación de materiales para la construcción. Construferia es una ventana para visualizar productos novedosos y con altos niveles de calidad, como el caso de Ventana y Estilos, empresa Peruana, quien encontró en Tecnoglass una oferta para sus perfilerias y con ellos fortalecer sus productos terminados.

 

Inversionista2

Representantes de Panamá en encuentro de negocios.

 

 

 

 

“Con estas acciones y el fortalecimiento de la cultura ferial, el posicionamiento de Barranquilla tiene un empuje importante. “Este es un segundo ejercicio que se hace en Puerta de Oro, pero la idea es que vaya creciendo y este tipo de misiones se expandan en el tiempo, posicionando a Barranquilla como la Puerta del Caribe en temas de materiales de construcción” afirma Diego Laverde, jefe de negocios internacionales de Corferias.

Si bien nos falta mucho camino por seguir, está bien reconocer el ya recorrido, y los aportes que son notorios para el desarrollo de la ciudad desde el marco, económico, social y cultural.  Hemos tenido avances en el reverdecimiento de los parques, actividades culturales y el control de los arroyos, esto les ha devuelto a los barranquilleros la dignidad y el orgullo por su ciudad, la construcción aunque contradictoria, también es un testigo del carácter pujante de una ciudad que está luchando frente a muchos obstáculos por diferenciarse.

Caminar, por ejemplo, en un malecón de cara al rió y saber que hay muchos proyectos para recuperar nuestras zonas emblemáticas y que esto ha sido impulso para empresas locales, para ser exportadoras de materiales a nivel internacional, nos debe representar sentido de pertenencia y ciudadanía y esto sin duda nos brinda escalones en el sendero de la civilización.  Esperamos para las siguientes versiones un mayor énfasis en la construcción sostenible y con mayores aportes sociales, no por cumplimiento de las leyes y sí por conciencia global sobre el cuidado del medio ambiente y la importancia de las buenas practicas en sostenibilidad.

Compartir.

Acerca del Autor

Los comentarios están cerrados