Ituango, el pueblo colombiano que se quedó sin puente para la paz

2326

El caso Hidroituango es la radiografía de la realidad colombiana en su máxima expresión y su versión más salvaje.

Por: Melissa Ochoa

Desde el pasado miércoles 16 de mayo se mantiene la alerta máxima en el Bajo Cauca por una posible avalancha como la que desalojó a todos los habitantes de Puerto Valdivia el pasado domingo tras un deslizamiento de tierra en el predio de la construcción del mega proyecto Hidroituango. A una semana de la primera avalancha  la alerta aún se mantiene y las condiciones parecen no mejorar.

Isabel Cristina Zuleta, vocera del movimiento Ríos Vivos Para la Vida en Antioquia, acompaña a los desplazados que dejó la avalancha del Río Cauca en Puerto Valdívia luego del explosivo desagüe de las aguas represadas. En un video que se ha hecho viral en redes hablan desde uno de los colegios donde están albergados cerca de 6.000 desplazados por  Hidroituango, una situación que se venía alertando desde el 2012 con consecuencias que hoy le dan la razón a los campesinos de la zona,  revictimizados por la empresa privada, el gobierno municipal, departamental y por el gobierno nacional.

Los habitantes de la zona han sido victimas directas de la violencia interna del país, como lo demuestra un artículo del años 2016 del  diario virtual Vanguardia.com en donde se relata cómo fueron convocados por el Frente 18 de la entonces guerrilla de las Farc, hoy desmovilizada, para acordar ‘vacunas voluntarias’. Esta violencia de la extrema izquierda fue evidenciada tanto como la de la violencia “legítima”, llamada “falsos positivos” del Ejército nacional, registrados en el portal alternativo de la Universidad de Antioquia Delaurbedigital.udea.edu.co 

La paz se firmó pero los campesinos que habitan el Bajo Cauca  atestiguan que la guerra toma lugar nuevamente, ahora las divisiones violentas son entre el campo y el desarrollo, todo por la irresponsabilidad de la ingeniería civil  con el medio ambiente y con las comunidades.

Más que una crisis humanitaria lo que pasó en Hidroituango, era una tragedia anunciada. EPM  y el consorcio CCC Ituango, que hoy están siendo investigados por la Fiscalía general de la nación lo sabían, o debían saberlo desde hace 8 años atrás como requisito mínimo para concebir la realización de una obra de ingeniería de tal magnitud en el país, con consecuencias humanas, ambientales y económicas inimaginables.

Con mayor razón si se trataba de la obra insigne de la ingeniería latinoamericana ante el mundo, en manos de los colombianos, y que hoy se erige como una vergüenza internacional sin precedentes, desarrollo, violencia y crisis ambiental en un mismo escenario, la Colombia salvaje del tercer mundo en su máxima expresión.

ituango falsos positivos foto cháchara

Una de las manifestaciones habituales en contra del uso de los ríos de Antioquia, para la muerte, el pueblo desea que el agua corra libre y que quienes lo necesitan puedan enterrar en paz a sus seres queridos.

No tener cocimiento pleno sobre las consecuencias de un coloso hidroeléctrico como la construcción de la represa de Hidroituango,  es un acto de decidía desmesurada, tal y como lo atestiguan los hechos y como también lo manifiesta Isabel Cristina en los vídeos que se encuentran en Facebook o en las cadenas de WhatsApp, es una colombianada que difícilmente pasa desapercibida ante la opinión publica nacional e internacional,  sobre todo por haberse realizado en esa zona territorial del país, no solo por sus características geográficas tan particulares, al ser un cañón, también por su  tortuoso pasado histórico.  Es decir, si el gobierno actual y el proceso de paz no le están cumpliendo a alguien hoy es a los habitantes del municipio de Ituango y zonas aledañas como Puerto Valdivia y 10 municipios más, lo más terrible de todo es que la alerta máxima sigue activa.

El río Cauca prematuramente inundado ha vuelto a elevarse, a través de las redes sociales se alerta sobre la inestabilidad de las montañas, se han evidenciado algunos deslizamientos de tierra, hay robos en las zonas evacuadas, manifestaciones de los desplazados y no hay presencia del Estado, ni de las Empresas Publicas de Medellín EPM.

Ituango enfrenta solo esta tragedia pero las alertas siempre han estado y desde el principio fueron dadas por los mismos campesinos que desde diversas fuentes planteaban su rechazo al proyecto e inconformidad por el trato al medio ambiente, la tala excesiva y los escombros en el río , como también se puede confirmar en el portal de prensa Agencia de Prensa Rural de la Asociación Nacional de Zonas de RESERVA CAMPESINA.

Lo que en realidad pasó ese domingo en víspera del día de la madre

Ituango imagen de apoyo en la cháchara

Vista aérea del municipio de Ituango, Antioquia, ubicado en la parte alte del cañón del río Cauca (Aguas arriba) sede de la mega construcción del mega proyecto Hidroituango. El destino final de la avalancha serían al menos 12 municipios del bajo Cauca (Aguas abajo) y los departamentos de Córdoba, Bolívar y Sucre.

Campesinos en Ituango, Antioquia Aguas Arriba alertan a los campesinos de Aguas Abajo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parque del municipio de Ituango, Antioquia. El municipio lleva años trabajando en la recuperación de cadáveres en el río Cauca con ayuda del Movimiento Ríos Vivos y actualmente La EPM ya que las construcción del proyecto se han encontrado más de 300 falsos positivos, personas apiladas vestidas de camuflaje de todas las edades, civiles, las cifras siguen en aumento.

 

 

Las alertas también fueron documentadas en vídeo, ni Empresas Publicas de Medellín, ni el gobierno general  o departamental estuvieron presentes durante la emergencia,  según atestiguan habitantes de la zona que se comunicaron  con este portal periodístico para alertar nacionalmente lo que estaba ocurriendo  y solicitan permanecer anónimos.

Momento en que el tercer túnel empleado para el desagüe del río Cauca se destapa del deslizamiento interno de tierra que habría provocado el estancamiento masivo de las aguas y la  inundación prematura del Río aguas Arriba, las mismas que tuvieron que ser drenadas desde el corazón del amenazante monstruo en el cuarto de máquinas.

¿Por qué se habla de Aguas Arriba y Aguas Abajo y que es Hidroituango?

Todo quedó al descubierto el sábado 12 de mayo cuando ocurrió la inundación en Puerto Valdivia, que hasta el miércoles 16 de mayo se calculaban 2.194 damnificados,  y no se hubiera sabido nada si no fuera por las llamadas de atención de 750 diputados europeos que se tomaron el trabajo de alertar, o más bien exhortar de frente al gobierno por  lo que estaba pasando en el patio de la casa ajena, porque ahí ya olía a muerto empantanado desde Hidroituango hasta el Viejo Continente, y hasta allá también se habían hecho llegar las alarmas que de manera sencilla los campesinos de la zona venían ejerciendo sobre la crisis humana que enfrentan respecto a los derechos humanos.

Una situación que hasta el sol de hoy toda una semana después no ha sido lo suficientemente esclarecida ante la opinión pública, tal y como lo afirman los habitantes de la zona a través de las redes sociales, los improvisados corresponsales del periodismo de alto riesgo han sido los mismos ingenieros que atienden la emergencia en la boca misma  de la represa, o mejor dicho,  en el cuarto de máquinas, todo  por tratar de mantener el control de esta catastrófica situación.

No hay morrocoyo que haga su ruido bajo esas aguas ¡Cómo cosa rara!

Los medios de comunicación tampoco alertan a tiempo porque el periodismo, al igual que las problemáticas sociales del país, no son noticias de un solo país, sino regionales, pese a que la crisis de Electricaribe en Barranquilla se deba a más de tres ataques a torres eléctricas en el Putumayo durante el principio de 2018, y que es desde esa área del país desde  donde se suplen parte de la  energía, y  en donde también donde el ecosistema y #LasAguasdelAmazonas están corriendo peligro.

Nada nuevo para los habitantes de Puerto Valdivia y de todo el Cañón del Río Cauca y veredas cercanas, con quienes desde hace ya unos años el movimiento social Ríos Vivos, la organización no gubernamental con mayor prevalencia en la zona, han venido trabajando sobre la situación de abandono constante que sufren los campesinos del Bajo Cauca por parte del Estado, igual que ahora que vuelven a ver su hogar destruido y que no han sido censados, incluso el puente de Pescadero con más de 200 años de existencia, fundamental para la comunicación vial  con el departamento y símbolo de orgullo para el pueblo, no está más.

El panorama hoy para los habitantes de Ituango, municipios y veredas aledañas

Un puente que gran parte de Colombia desconoce e ignora pese a las imágenes que últimamente que circulan en las redes sociales, como también se ignora la suerte que corre la comunidad aguas abajo y las dimensiones de la alerta que significa que ese río arrase específicamente con ese puente, porque no se trata de un caudal embravecido, como podrían pensarlo quien desconoce las características hidrográficas del territorio, se trata de un riachuelo bajo un puente entre dos montañas que para el domingo 12 de mayo no se lograba diferenciar del río Magdalena, y que amenazaba con arrasar con todo a su paso, con la furia de unos 20 arroyos peligrosos de Barranquilla, algo así tan inimaginable a la vista como una creciente súbita que hace desaparecer todo, con la gran diferencia de que este sí es real y no ha desaparecido, pero que se llevó el puente de Pescadero y aún así tampoco se ha ganado la primera plana nacional.

Víspera del día de las madres en Puerto Valdivia el domingo 12 de mayo por la noche

 

 

El hallazgo de los cuerpos apilados con trajes de camuflado infiere que se trata de más casos de falsos positivos en la zona, el movimiento Ríos Vivos para la vida quienes además exigen de la mano de los campesinos que las aguas continúen corriendo libres y que no hayan más falsos positivos en Ituango.

Hidroituango portada la cháchara

Plantón de los habitantes desplazados de Puerto Valdivia en municipio Valdivia donde se encuentran albergados exigen razones de lo que pasara con ellos ahora que lo han perdido todo, casas, cultivos, animales.

La crisis humana, ambiental y política genera en la zona una preocupación latente, y el Cañón y las poblaciones de las zonas ribereñas comprendidas por Puerto Valdivia, Valdivia, Briceño, Cáseres, Nechí, Valle de Toledo, San Andrés de Cuerquia  e Ituango  son una zona de evidente calamidad en alerta roja y la comunidad de campesinos de todo el cañón del río Cauca.

Aún hoy en día lo demuestra la falta de censo en la zona comprendido por los municipios aledaños a la ribera y así ha sido siempre, tal y como lo atestiguan la fuerte ola de violencia que se vive en esta parte del territorio nacional en donde las torrenciales lluvias y avalanchas en el proyecto de Hidroituango dejaron al menos 159 cadáveres al descubierto en la misma represa, arrastrados por las agua que querían cobrar nuevas vidas y que aún hoy mantienen en alerta al pueblo, contrario a lo que atestiguan EPM ya que los ríos no han bajado su cauce y la gente se encuentra hacinada en los colegios sin mayor información.

Las consecuencias, los mismos síntomas del cáncer que siempre tiene afectado los bolsillos de los colombianos que si pagan impuestos,  billones de pesos en pérdidas y el peso inquebrantable de la opinión pública que desde hace dos semanas tiene en la mira a una de las empresas más ejemplares, hasta el momento, de la gestión de los servicios  públicos en el departamento de Antioquia y Colombia.

La crisis corporativa que hoy enfrenta Empresas Públicas de Medellín, EPM, deja al descubierto más  de todo lo que se ha hablado sobre Hidroituango en un primer panorama periodístico, pero hasta el momento  nada se ha dicho de la ineficacia de la ingeniera nacional, el cual apunta a ser el centro de todos los males en Hidroituango y en muchos más proyectos nacionales que tienen a Colombia sin terminar y a medio morir, tal y como está pasando en los predios del mega proyecto de la represa.

Compartir.

Acerca del Autor

Melissa Ochoa

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad del Norte. Ha trabajado con diversos medios de comunicación como: Lachachara.co, Diario La Libertad, El Heraldo de Barranquilla, Sentir Positivo, Plataforma Canibal, como redactora para prensa tradicional y digital. Hace parte del equipo radial de 'El Vuelo Rockstar de Rock Star Producciones en la ciudad de Pereira, Risaralda, bajo la dirección de José Miguel Sáchez, La Cháchara Radio en UniAutónoma FM Estéreo 94.1 y ha colaborado con el programa magazine 'Solo para mujeres' del Minuto de Dios, bajo la dirección de la reconocida productora de radio y televisión Vicky Vives. En sus propias palabras: " Me encanta chacharear, además, soy una apasionada del periodismo cultural, que me ha brindado la oportunidad de trabajar con figuras nacionales de talla internacional como el artista cartagenero Cesar Bertel, reconocido acuarelista como asesora de comunicaciones con mi agencia M8A, Infinitas Posiblidades. Actualmente soy YouTuber y Bloguer en mi propio espacio personal como La Rockstar Quillera". Para saber conocer más de su trabajo visita www.elblogdelarokstarquillera.blogspot.com.co" o siguela en sus redes sociales como @meli_8ar en Instagram y Twitter y en Facebook como Melissa Ochoa, o comunícate al correo ochoaroa@gmail.com

1 comentario

  1. Estela Monterrosa el

    Ituango es el producto de que no se investigó a fondo el terreno donde iba a construirse la hidroeléctrica, he ahí el gran error que ha originado esta debacle ambiental y social, y ahora nadie pone el pecho para decir el error fue de nosotros y nosotros lo vamos arreglar, todo va quedando en los paños de agua tibia del gobierno y todo bien, aquí no ha pasado nada.