Barranquilla dice hola al Béisbol con su estadio Édgar Rentería

278

La ciudad por fin tiene estadio de Béisbol y fue rebautizado con el nombre de un grandes ligas, Édgar Rentería.

En 1997 los Marlins de la Florida, equipo de Béisbol norteamericano, se preparaba para celebrar por primera vez su participación en una serie mundial de la que saldrían victoriosos gracias a un colombiano, un pequeño niño de Barranquilla conocido como  ‘Arracacha’, nacido en el uno de los sectores más populares al sur de la Capital del Atlántico en el barrio Monte Cristo, a quien la vida depararía el cambiarle su apodo por un nuevo nombre ¡Y qué nombre!

Fue hace 42 años cuando Édgar Rentería nación en aquella pesada realidad,  hoy pintada con llamativas fachadas y promovida por la Secretaria de Cultura, Patrimonio y Turismo de la Alcaldía Distrital de Barranquilla, como uno de los destinos turísticos obligados en la ciudad, y en medio de ese flujo de colores y poemas enramados en las pintorescas  paredes, sobresaliente e imponente se re inaugura uno de los centros deportivos más importantes de Latinoamérica y el primero de su categoría para este deporte en la Región y el resto del territorio nacional.

Mucho se ha dicho sobre sí este es el nombre que un estadio de tal envergadura debe llevar, anteriormente era conocido como Tomas Arrieta, en honor a otro grande de la historia del Beísbol nacional, que se hizo leyenda al ser el primer beisbolista del país en jugar en una serie internacional en Táchira, Venezuela en 1945 y que falleció un año después por  neumonía.

El estadio que estuvo relegado al olvido por muchos años en la memoria colectiva de los residentes y de las entidades de la administración estaba en las últimas, su única conexión con la vida era uno que otro megaconcierto para el que era destinado por  los empresarios de la industria criolla del espectáculo, a favor del disfrute del pueblo y con su venia.

Sin embargo. siempre suscitaba muchas críticas a la deteriorada infraestructura y la seguridad en el área que colinda con la Avenida al Río y la Zona Industrial de la ciudad, de hecho, la cárcel modelo de Barranquilla está ubicada a tan solo unos cuantos metros, otra dura realidad que siempre  ha acompañada este importante sector de la ciudad, tanto para el arte como para el deporte, pues ahí también nació el grandes ligas de la cultura en Barranquilla, su carnaval.

 

El consejo de un grandes ligas:

Uno de sus primeros consejos para esos jovenes y sus admiradores, llegó de manera muy curiosa en su más reciente rueda de prensa oficial, realizada el día 30 de mayo en las instalaciones del Hotel Movich Buro 51, al norte de la ciudad, ante la pregunta  de sí lloraría o no al cortar el listón del estadio que lleva su nombre, el niño  honestamente  contestó:

“Yo no lloró porque soy de sangre fría. Sí uno quiere llegar lejos en la vida y  ser grande tiene que ser de sangre fría para poder pensar lo que va a hacer, y con esa sangre fría fue que yo le di duro a ese bate pero la emoción no deja de ser grande”.

Así recuerda ese momento glorioso de 1997  en que pasó a la historia del deporte en el país del Tío Sam, y con él, el legado de una tierra que no se cansa de dar artistas y deportistas nacidos para ocupar puestos de primera,  sobrepasando las más grandes adversidades y superando todas las expectativas, pues hace más de 21 años en las calles de su barrio en la arenosa, que hoy ve en Édgar las luces de esperanza, cualquiera hubiera dado por sentado que su lugar en la historia de la Puerta de Oro no era ni siquiera en  las bisagras, batiendo hoy de aquí al otro mundo el obscuro pasado que esas duras calles deparaban para él y de paso cambiando el destino de los que ahí siguen habitando, los días de olvido de Monte Cristo y Barrio Abajo parecen quedar en el pasado.

Pese a todo esto hoy su nombre se ha convertido en referencia nacional e internacional de este deporte importado para los barranquilleros, cuyo interés sigue girando con prioridad hacia el fútbol, teniendo un imaginario mucho más arraigado en la mente de los cartageneros, famosos por ser amantes de la salsa y el  buen Béisbol nacional internacional,  sin lugar a dudas también figura entre la de otros grandes como Shakira Mebarak, Sofía Vergara, Sylvia Tcherasy , Alberto Salcedo Ramos, Ernesto McCausaland, Christian Daes, o Angel Lockhart,  y el estadio que hoy le rinde honores es una construcción hecha para toda la región y para cada rincón del país, Édgar asegura que es la excusa para que el deporte, por ende se siga expandiendo y que este  estadio debe ser accesible para practicas y torneos para todos.

Elsa Marín conocida como Elmar o @elmarart posa junto al niño de Barranquilla y con su obra.

Elsa Marín conocida como Elmar o @elmarart posa junto al niño de Barranquilla y con su obra.

Y aunque mucho se ha dicho y se seguirá diciendo Édgar asegura que no habrá contiendas de opinión en sus redes, es un hombre tímido ante las cámaras, supremamente calmado de ánimos y muy accesible a todos sus públicos, no hay una esquina de Barranquilla donde no se diga yo lo conocí o lo conozco y más de uno tiene una foto con él, porque es de su gente y para su gente,  otro de los atributos que hace sospechar a más de uno que ese nombre terminará por inmortalizarse  en el salón de la fama de los más grandes, entre los grandes.

Con esta nueva misión el niño de Barranquilla se compromete con el legado costeño, también en respuesta de lo que  que significa tener semejante monumento, con escultura personal incluida, llegando  a este momento de su ciudad y su historia para poner un sentido más positivo, difundiendo un mensaje de paz y motivación con su marca ¡Rentería!

Campeón de una serie mundial en el país del Tío Sam por Segunda vez en el 2010

Rueda de prensa oficial del lanzamiento de la marca Rentería.

Más de la nueva joya de la corona, el diamante del Béisbol en Barranquilla.

IMG_20180530_165032_HDR

La silletería esta lista y los barranquilleros solo esperan la oportunidad para poder ir a conocer el gran estadio que dice ¡Hola! al Béisbol en la Arenosa

A todas estas parece ser que hay más de una razón de peso pesado para que un estadio de Béisbol de la envergadura de uno grandes ligas, ubicado precisamente entre Monte Cristo y Barrio Abajo en Barranquilla, lleve por nombre Édgar Rentería, más que merecido.

Compartir.

Acerca del Autor

Melissa Ochoa

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad del Norte. Ha trabajado con diversos medios de comunicación como: Lachachara.co, Diario La Libertad, El Heraldo de Barranquilla, Sentir Positivo, Plataforma Canibal, como redactora para prensa tradicional y digital. Hace parte del equipo radial de 'El Vuelo Rockstar de Rock Star Producciones en la ciudad de Pereira, Risaralda, bajo la dirección de José Miguel Sáchez, La Cháchara Radio en UniAutónoma FM Estéreo 94.1 y ha colaborado con el programa magazine 'Solo para mujeres' del Minuto de Dios, bajo la dirección de la reconocida productora de radio y televisión Vicky Vives. En sus propias palabras: " Me encanta chacharear, además, soy una apasionada del periodismo cultural, que me ha brindado la oportunidad de trabajar con figuras nacionales de talla internacional como el artista cartagenero Cesar Bertel, reconocido acuarelista como asesora de comunicaciones con mi agencia M8A, Infinitas Posiblidades. Actualmente soy YouTuber y Bloguer en mi propio espacio personal como La Rockstar Quillera". Para saber conocer más de su trabajo visita www.elblogdelarokstarquillera.blogspot.com.co" o siguela en sus redes sociales como @meli_8ar en Instagram y Twitter y en Facebook como Melissa Ochoa, o comunícate al correo ochoaroa@gmail.com

Los comentarios están cerrados