Campañas con muchas estrategias, pero de lo concreto, nada

616

Petro, en discurso incendiario con pólvora mojada. Vargas Lleras con unas propuestas que él sabe que no puede cumplir. Robledo como el celoso farol en la poterna y guardián en la heredad. 

Por Rafael Sarmiento Coley

Si los políticos colombianos escuchara al Papa y reflexionaran sobre sus mensajes, otro gallo cantaría en la democracia colombiana.

Era lógico que después del escabroso y descarado soborno que ejerció la deleznable multinacional brasilera Odebreth, los candidatos a Cámara y Senado, más los aspirantes presidenciales, hayan cambiado de estrategia para conseguir los votos y exponer sus propuestas.

Primero se enredaron todos en el tema de Venezuela y sus aristas: el castrochavismo “que se nos puede meter a Colombia”, decían unos. “Sería lo mejor que nos podría pasar”, apuntaban otros.

2 Vargas Lleras en campaña (3)Luego vinieron las estrategias uribistas esta vez utilizadas por Petro, las recuas de seguidores petristas que arman bochinches en las manifestaciones y hasta lanzan disparos a la camioneta de jefe y le rompen el vidrio en momentos en que él está, qué suerte, amarrándose el cordón de uno de sus zapatos.

Pero de aquello nada

No se ha escuchado una propuesta concreta y seria para tumbarle la cresta al IVA que quienes lo pagan, en su mayoría con más dolor en el alma, son las clases trabajadoras y clase media. Por supuesto que, a Carlos Sarmiento Angulo, los herederos del Grupo Santo Domingo, Álvaro Uribe, su esposa y sus hijos, el aumento del IVA les sabe a cacho.

El más aterrizado sobre la realidad económica del país es Jorge Robledo. Pero con un Congreso en contra, con un poder judicial tragándoselo con reserva, y esa carroña de mandos medios enquistada en el Ejecutivo que estarán mirando a Robledo como gallina mirando sal. ¿Podrá Robledo hacer todo lo bonito y bello que promete en sus debates? Hay que dejarle un buen margen de duda.

Iván Duque

Un candidato joven y bien estructurado, con una visión clara de la economía del país y con el propósito noble de traernos la economía naranja para que la conozcamos, podamos manosearla y, en lo posible, asumirla como un propósito nacional.

Duque, en forma lamentable, tiene un ‘coco’, su mentor político Álvaro Uribe Vélez.

Aunque, a decir verdad, a Duque no se le ve el servilismo de aquel ‘uribito’ que parecía un perrito faldero de doña Lina y el doctor Álvaro, no sabemos hasta dónde sea capaz de desmarcarse de ese bacalao uribista para poder navegar con viento propio. Que sería lo deseable, para ver si es verdad todo lo que se presume tiene en el cacumen.


Domingo Tovar es un dirigentes¿ popular que siempre se ha dedicado a defender a las clases trabajadoras, a los sindicatos, fue presidente de la Federación Nacional de Educadores.

Los partidos y movimientos políticos colombianos, como siempre, corrieron a darle respaldo político a cuanto loco se acercó a sus directivas en busca de un aval.

No de otra forma se explica que, en particular en la Costa Caribe, Costa Pacífica y los Santanderes, haya números candidatos a Cámara y Senado con casos judiciales pendientes.

Algunos los tenían ‘tapados’ durante casi 40 años. Pero 40 años no es nada para el dolor de unos familiares que tuvieron que irse del país por las amenazas y con ese dolor en el alma que ningún padre ni ninguna madre logra sacarse como si fuera una muela podrida.

En La Guajira, el Cesar, Sucre, Córdoba, Magdalena, Atlántico hay más de un botón de muestra.

De distintos colores son esos botones. Hay uno que es rojinegro Corazón Grande, Mano firme”. Uno de los candidatos avalados por ese partido podría perder hacha, calabazo y miel, si se aplica la ley de manera clara y correcta. La norma constitucional y legal establece que ningún funcionario de elección popular para cargo unipersonal o plural, podrá retirarse antes de concluir su periodo para lanzarse a otro cargo.

Los abogados corruptos, dispuestos a torcerles el pescuezo a la Constitución y la Ley, sacan otras leyes y decretos inventados por ellos, para asegurarles a sus clientes que “no hay problema, lánzate que no pasa nada…y tírame ahí los $400 milloncito que te pedí”.

¿Y la desigualdad social?

A ninguno de los doce o quince aspirantes a reemplazar a Juan Manuel Santos se les ha escuchado un programa serio, coherente y estructurado, para lograr que el dinero en Colombia fluya, circule, que no esté solo en las guacas de las Farc, del ELN, en las cajas fuertes de don Carlos Sarmiento Angulo que dice con alegría que se gana $16 billones en cada semestre. ¿Cuántos se ganarán los nuevos dueños de Adpostal, y del Seguro Social? Dicen que los principales accionistas de las empresas fantasmagóricas dueñas de esas pulposas empresas son gente allegada a Álvaro Uribe, doña Lina Botero de Uribe y Tomás y Jerónimo los hijos ejemplares de Álvarito y doña Lina. Lo niños, que ya son unos hombresitos tan bien educaditos que cada uno lava el plato en que come. Entre ellos, a manera de chanza, se dicen Tom y Jery.

Hay quienes aseguran que las sociedades que han acudido a los llamados ‘mesías’ para salvar el país, les ha ido como a perro en misa. Y cierto. Un país como Venezuela no lo salva ningún ‘mesías’…ni Messi que fuera.

Y si aquí viene un ‘mesías’ con la pomposa ilusión de sacar al país de estas infames desigualdades sociales por culpa de un puñado de oligarcas sin corazón ni mollera, de inmediato recibe malas influencias. Enseguida se le acerca Benedetti con cara de cristrico con varios días sin una tenue lumbre y le dice: “Yo le soluciono el problema de los transmetros de la Costa y los trenes de cercanía”.

El inocentón Mesías cree en esa palabrería clara y convincente. Y por esa brecha se le van saliendo de las manos el poder mesiánico y tal vez las buenas intenciones que traía. Solo que se equivocó de país. Le habían dicho que en un país del caribe, pero no le dijeron cual, ni le advirtieron que no llegara a un Estado lleno de unos congresistas de nombres raros: El Gato Volador, Musa Besaile, El Ñoño Elías, Piedad Succardi, Armandito Benedetti y Miguelito Amín que casi ni se ve ni se siente y jamás se le ha escuchado en 20 años su voz en un debate en el Congreso. Dicen que es un problema congénito que le impide mover con facilidad las cuerdas vocales. Incluso, en la época del gobierno del doctor Alfonso López Michelsen éste le propuso llevarlo a donde la médica de cabecera en asuntos de estirarle los años y permitirle un trago de whisky diario, al atardecer, la rumana doctora Ana Aslam.

Miguelito, con buena sangre árabe, preguntó, ¿entonces en donde me colocaría las cuerdas vocales?”

“Bueno hijo, no queda más remedio que en otra cavidad por donde tus haces que salgan las heces, casi las mismas cosas que brotan con dulzura, pero sin fuerza por esa boquita hermosa rodeada de un mostacho bien cuidado”. Por último, la doctora Aslam le preguntó a Miguelito Amín por el senador Roberto Gerlein Echeverría, que el doctor López Michelsen se lo llevaría cuanto antes porque tenía unos kilitos de más, unas 4 llantas en el cuerpo y un cablerío en el pecho parecido al que se ve en los tugurios´.

La doctora Aslam también se quedó esperando a Eduardo Pulgar Daza, para curarlo en forma definitiva de su mitomanía. “Porque me cuentan que ya ha llegado al caso tan grabe que se cree sus propias mentiras”, alcanzó a decir la científica geriatra rumana antes de morir de vieja. Nunca nadie supo de cuántos años murió. Lo cierto es que con su buena medicina se mantenía jovial y hermosa, tanto así que se recuerda que un senador costeño de pocas palabras, que en esos momentos se encontraba dolorosamente viudo, le propuso matrimonio. Y ella soltó una carcajada que retumbó por toda su mansión-clínica….”¡Uuuuy mijo, si yo puedo ser tu abuela”. Él le replicó que estaba locamente enamorado de ella, que no le importaba lo de la edad. Y la doctora Aslam, ya con cara de seriedad, le respondió, “es que a mi no me gusta criar muchachos”.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados