Junior: segundo escollo superado

693

Algunos reconocidos autores nos enseñan que el ideal es que todo texto sea leído dos veces: la primera para saber lo que dice, y la segunda, para apreciar cómo lo dice.

Por: Javier Castell

Javier Castell López

Javier Castell

Y en mi pretenciosa creencia de que (casi) todo lo puedo futbolizar, creo que como el texto un partido también merece dos lecturas: la del resultado, para saber qué se consiguió, y la del juego, para apreciar cómo lo consiguió, que es la que nos ilusiona con acercarnos a la “plenitud del goce estético”.

Junior eliminó a Guaraní del Paraguay y se inscribió, por mérito propio, en la fase de grupos de la Copa Libertadores. Segundo escollo superado. Frente a Olimpia, Junior dominó y fue dominado, presionó y lo presionaron, atacó y fue atacado, ganó y perdió; pero siempre tuvo oleadas de buen fútbol, no obstante que sus dos referentes, Teófilo y Chará, no hayan iniciado el año en su mejor estado de forma.

5a8f6e2d7144e.r_1519353825642.0-164-3000-1887Por el contrario, ante Guaraní, un equipo de menos calidad que Olimpia, de discreto andar en la cancha y limitada técnica individual, Junior decreció en el juego. No tuvo, de entrada, la dinámica que fue capaz de sostener con Olimpia. Tampoco elaboró con claridad las acciones ofensivas. Demasiadas imprecisiones en los pases, aquí y allá, que no se corresponde con la buena técnica que poseen la mayoría de sus jugadores. Sin la colaboración de los laterales para darle amplitud a los intentos ofensivos.

Y con un detalle, que a lo mejor es circunstancial, pero si no, entonces merecería una revisión: en el partido de vuelta, tras ocho días de descanso (la razón por la que no utiliza ninguno de estos jugadores en partidos de la Liga) tres futbolistas tuvieron problemas musculares. En todo caso, no tengo dudas de que el Junior, aun sin jugar en su mejor nivel, ni siquiera parecido a la versión Olimpia, a pesar del baloneo aéreo del final en Asunción que creó, en ellos, la ilusión del empate, fue más que Guaraní y es justa su clasificación.

Justa y necesaria. Porque proseguir en la Copa significa, ya he sido reiterativo en esto, reforzar la credibilidad en el proceso y su guía, estimular a los hinchas para que se matriculen en el plan de abonos; amortizar, en parte, la inversión de los dueños y, sobre todo, significa prestigio, orgullo. Significa tener la oportunidad de competir y derrotar a los mejores del continente que es la manera de hacerse realmente grande.

Boca Juniors, Palmeiras y Alianza Lima son los históricos rivales que tendrá que superar de aquí en adelante. Si es capaz de jugar como contra Olimpia, con más continuidad y mejorando niveles individuales, no tengo dudas de que competirá de tú a tú con ellos. Si se queda en la versión Guaraní…

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados