El reto del bitcoin

643

El dinero en un futuro no muy lejano será muy diferente.

Por Jairo Parada 

La Tercera Revolución Industrial que vivimos, con el surgimiento de las tecnologías de la información, el internet de las cosas y la economía de la información, nos ha introducido rápidamente en lo que Paul Mason llama poscapitalismo, dando origen a fenómenos como Uber, Cabify y Airbnb, los cuales tendrán que ser regulados por los gobiernos, pero no prohibidos, pues es pretender detener el desarrollo tecnológico, algo que la burocracia de Mintransporte no entiende, protegiendo lo tradicional. La salida es adaptar, regular, pero no prohibir. Será inútil hacerlo.

Ahora le ha aparecido un nuevo reto al sector financiero y bancario: el bitcoin, moneda digital, o criptomoneda, creada en el 2009 por un japonés con el seudónimo de Satoshi Nakamoto.  Se basa en la red mundial Bitcoin, la cual nadie posee ni controla, apoyada en las cadenas de block chains, lo cual permite que todos los usuarios participen en este gigantesco libro encriptado, imposible de falsificar.  Su volumen está limitado a 21 millones, y al dispararse su demanda, después de que nada valía, ya hoy está a USD13.531 la unidad, al momento de escribir esta nota. El fenómeno también responde a algo mas generalizado en el mundo, la desaparición del papel moneda como ya ha sucedido en Suecia, como nos cuenta Miguel A. García en La Nación (Dic. 26 del 2017). Ello ha eliminado allí los atracos, pues no hay efectivo que obtener. En muchos países, la gente sigue apegada al efectivo por razones culturales, como también sucede en Colombia, pero debido al dichoso 4xmil que ningún gobierno se ha atrevido a eliminar. En esto también andamos en el atraso. Hoy en día el uso de monederos electrónicos en los celulares ha permitido a millones de africanos hacer transacciones en forma fácil, a pesar de las deficiencias de infraestructura y bancos. El dinero electrónico se impone, y el papel moneda pasa a la historia.

El sistema financiero y bancario está preocupado con este cambio tecnológico, pues los bitcoins escapan al control de los gobiernos y los bancos centrales. Ya en muchos países hay cajeros para bitcoins y en muchos almacenes se reciben como medios de pago. El sistema de producción de bitcoins es descentralizado y realizado por lo mineros, quienes usan computadores y mucha energía eléctrica para producirlos, con lo cual logran una rentabilidad.

La dificultad para entender este fenómeno radica en que la gente –y aun los economistas– son víctimas de teorías falsas del dinero. Lo confunden con una mercancía o cosa, como fue el caso del oro o la plata.

Hoy en día predomina el dinero fiduciario, el cual es creado por el Estado. No está respaldado en oro, y si el país es de dinero soberano, como Estados Unidos, no necesita reservas internacionales. En rigor, un estado con dinero soberano siempre puede cubrir sus déficits, siempre que tenga un sistema fiscal fuerte, que garantice que el dinero del estado tenga demanda.

Pero el bitcoin se sale de este esquema, y se basa solo en la confianza de sus tenedores. Hay mucha ilegalidad y evasión fiscal en sus poseedores. Ya en China fue prohibido. Así que tenga cuidado con sus ahorros en bitcoins, pueden desaparecer. Pero es un signo de los tiempos.

Compartir.

Acerca del Autor

Gabriel Moncada Figueroa

Freelance Ingeniero Industrial trabajando con @lachacharaco. Apasionado por el Marketing y el mejoramiento de las empresas. Twitter: G9MF

Los comentarios están cerrados