¿Aún somos un Puerto?

1451

Es de la mayor gravedad lo que ha dicho recientemente el Capitán de Puerto de Barranquilla, German Escobar, al revelar que solo durante 4 meses del año la zona portuaria de Barranquilla  “funcionó adecuadamente”.

Por: Victor Herrera

Victor Herrera

Victor Herrera Michel

Es de la mayor gravedad lo que ha dicho recientemente el Capitán de Puerto de Barranquilla, German Escobar, al revelar que solo durante 4 meses del año la zona portuaria de Barranquilla  “funcionó adecuadamente”. Es decir, el 30% de todo el 2017.

El experto marítimo Enrique Lequerica va más allá, pues asegura que como puerto solo tuvimos 10 días del año pasado en condiciones apropiadas, por encima de los 10 metros de calado.

Eso se refleja, según el capitán Escobar, en que no pudieron arribar a la ciudad unas 400 embarcaciones, que equivalen al 25% del total de 1.700 que se tenían proyectadas para el año. De hecho, no crecimos de un año a otro en cuanto al número de barcos atendidos: 1.312 en 2017, frente a 1.300 en 2016.

Afortunadamente somos un Puerto que en su mayoría aprovisiona a la industria y al comercio local por lo que aún estamos vigentes. Pero ante las otras zonas portuarias de nuestro propio Caribe como Cartagena, Santa Marta, Ciénaga, La Guajira y Córdoba hemos perdido competitividad en momentos en que las exportaciones se dispararon. Ni qué decir frente a los 150 servicios marítimos que se ofrecen en el Gran Caribe para más de 65 navieras del mundo.

Lo peor es que la situación tiende a continuar todo este año, pues el cronograma de la adjudicación de la nueva APP del río debía comenzar en junio del 2017 y aún no se ha iniciado.

Puerto de Barranquilla

Puerto de Barranquilla

Hay que ser claros. Cuando una naviera internacional encuentra que en su recorrido existe una zona portuaria que solo funciona con regularidad 4 de los 12 meses del año y que sus embarcaciones se encuentran en permanente riesgo de encallar (recordemos que “Barco parado, no gana flete”) en un puerto fluvial que queda al final de un río caudaloso que recorre más de 1.500 kilómetros, a través de medio país, arrastrando gran cantidad de toneladas de sedimentos y que no cuenta con el dragado permanente para poder mantener un calado acorde a sus exigencias, simplemente descarta ese Puerto. Es decir, para el mapa del movimiento de carga de esa naviera simplemente esa zona portuaria deja de existir, pues no ofrece garantía para sus operaciones.

Los puertos no son su infraestructura ni su personal. Es decir los muelles, las grúas, los patios, las estibas, las bodegas o los trabajadores. Un puerto existe en función de que ofrezca a sus clientes (navieras) un servicio basado en dos factores: Confianza y eficiencia. Ninguna de estas dos condiciones las podemos ofrecer hoy de manera permanente y regular dadas las circunstancias de la zona  portuaria de Barranquilla

Vale decir: la ciudad está perdiendo su condición de puerto seguro y eficiente, además de su prestigio, su trayectoria y su credibilidad. Es hora de reaccionar de manera enérgica y rápida pues el mercado se pierde en muy poco tiempo – las cifras nos dicen que Barranquilla lo está perdiendo – y recobrarlo no solo es muy difícil y costoso, sino muchas veces imposible.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados