“Ver a Colombia desde las regiones ayuda a la paz”: Gustavo Bell Lemus

765

El nuevo jefe negociador del Gobierno en el proceso con el ELN habló en Barranquilla con La Cháchara antes de asumir su histórica misión.

Entrevista por Jorge Mario Sarmiento Figueroa

La designación de Gustavo Bell Lemus como jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano en los Diálogos de paz con el grupo guerrillero autodenominado Ejército Liberación Nacional (ELN), de tendencia castrista-lenininista, fue noticia de buen recibo este martes 19 de diciembre en las distintas aristas de la opinión nacional y del proceso mismo. A la aprobación por parte de voceros del ELN se sumó el beneplácito del ex presidente Andrés Pastrana Arango, quien hoy es uno de los aliados más representativos del senador opositor Álvaro Uribe Vélez. Gustavo Bell Lemus se desempeñó en la Vicepresidencia de la República durante el cuatrienio de Pastrana Arango.

Bell Lemus es por definición un ser humano del Caribe, y así lo ha dejado ver en su primera entrevista como jefe del equipo negociador del Gobierno, que concedió a La Cháchara este martes en Barranquilla, resaltando que su aporte a los diálogos de paz con el ELN lo hará desde la visión de un país de regiones.

Nacido en Barranquilla en 1957, de madre colombiana y de padre cubano, fue vicepresidente en el gobierno de Pastrana (1998-2002) y viene de ejercer como Embajador en Cuba, donde coincidió con el proceso de paz que el gobierno de Colombia realizó con las Farc. Periodista y doctorado en Historia, Bell Lemus fue el primer gobernador del Atlántico elegido por votación popular, además fue director del diario El Heraldo durante cinco años (2000-2005), en ese momento de transición del matutino barranquillero para ser manejado por la tercera generación de sus herederos.

El hombre preciso

Por Rafael Sarmiento Coley

Gustavo Bell Lemus es el hombre preciso para un cargo que parece haber sido creado para él. Brillante conversador en el diálogo ameno y cálido pero firme en sus propósitos y metas, goza, además, del esquivo don de la discreción. Por ello no dudamos en los plausibles resultados al final de un camino que se nos antoja será llenó de espinas y le deparará más de una inesperada sorpresas. Más él, como el Ulises de Homero, sabrá escapar de los cantos de sirena hasta llegar a puerto seguro, como lo ha hecho siempre.

Tiene la enorme ventaja de conocer a fondo el origen ideológico del ELN, fundado por un puñado de entusiastas jóvenes revolucionarios del Caribe colombiano, entre otros el cesarense Víctor Medina Morón, el banqueño Ricardo Lara Parada, quienes junto con los hermanos de origen antioqueño Fabio, Manuel y Antonio Vásquez Castaño viajaron a Cuba a comienzos de la década de 1960 con el fin de recibir instrucción militar para retornar a Colombia en 1964. A ellos se unieron en 1966 los llamados ‘curas promotores de la llamada Teología de la Liberación’, los españoles Manuel Pérez Martínez y Domingo Lain, y en 1966 el sacerdote colombiano Camilo Torres Restrepo, abatido por las Fuerzas Militares de Colombia el mismo año en que decidió cambiar las sotanas por las armas.

Todos ellos son fundadores históricos del ELN y durante mucho tiempo operaron en la zona del Catatumbo (Norte de Santander), y sectores rurales del Cesar y Magdalena, causando graves daños a la explotación petrolera y al servicio de energía en la Costa, al dinamitar las torres de conducción. Atentados que produjeron el valeroso rechazo de la población costeña con múltiples y muy concurridas marchas en las principales ciudades de la región. Fue la primera gran derrota del ELN. Un contundente golpe de opinión. El segundo golpe fue más destrozo, porque fue el abatimiento en 1973 por parte de las FF.MM. de Colombia de los principales líderes del ELN, en la llamada ‘Operación Anorí (en lo profundo de las seslvas antioqueñas). Allí murieron, entre otros tantos, los hermanos Manuel y Antonio Vásquez Castaño y el sacerdote español Domingo Laín. El otro cura español, Manuel Pérez Martínez, quedó perdido en la selva sin rumbo ni norte. Sobreponiéndose a días sin ver el sol bajo la espesura de la selva, comiendo raíces y pequeños peces que ingería crudos, a travesó, a pie, todo el centro del país, siempre ocultándose en la maleza, hasta cuando llegó a la zona de influencia del ELN, en donde encontró a algunos cuantos sobrevivientes. Esa heroica travesía quedó como testimonio en el libro’El guerrillero invisible’ escrito con admirable minucia histórica por Walter Broderick.

Compartir.

Acerca del Autor

4. Jorge Mario Sarmiento Figueroa

Periodista y poeta. Editor General de Lachachara.co y conductor del programa radial La Cháchara, por 94.1 Uniautonoma FM Stereo. Desde los 8 años, siendo reportero radial de Voz infantil y presentador del noticiero de televisión infantil, Chiquinoticias, ha construido una experiencia de 20 años en medios de comunicación. Se ha desempeñado también como comunicador en empresas y catedrático universitario. Email: jorgemariosarfi@gmail.com Tw: @jorgemariosf

Los comentarios están cerrados