Fredy González soñó con ser pelotero en EEUU, y para allá va

2101

El joven pitcher fue observado en Barranquilla por Jeff Tam, manager de la Eastern Florida State College y quien vino por invitación de Boris Villa Jr.

Por Rafael Sarmiento Coley

Fredy González Gallo 19 años, 188 de estatura, el menor de tres hermanos, hijos de Fredy González Muñoz y Ottomis Gallo Malo, es el segundo pelotero que se lleva en el maletín de la cabeza visible de los cazatalentos (Head Coach), Jeff Tam.

2 Fredy c0n sus padres Ottomis del Carmen, y Fredy González Muñoz.

Fredy con sus padres Ottomis Gallo y Fredy González Muñoz.

Jeff Tam es un reconocido pitcher que jugó en las Grandes Ligas con éxito. En su debut enfrentó a José Canseco. Jeff dijo en ese momento: “No me puedo descontrolar. ¡Debo tener fe en mí mismo para salir bien librado de este bateador!”. Así fue. Primer lanzamiento, fly a las graderías. Segundo turno al bate para Canseco, le pega mal a una curva hacia adentro y le sale un fly para el campo corto, en donde un eficiente y atento shortstop (paracortos) lo atrapa y lo pone out para que acabaran las angustias de Jeff Tam, el juvenil pitcher que en su debut le tocó enfrentarse a semejante portento beisbolero cubano.

Ahora aquí en Barranquilla, ya con algunos años encima, musculoso y con un muy buen sentido del humor en su mezcla de inglés y español que el primer pelotero que se llevó de Barranquilla, Boris Villa Jr., le ayuda a traducir, recuerda ese episodio con emoción y nostalgia. ¡Los años van pasando y solo dejan recuerdos!

Boris Villa Ortega fue un consagrado pelotero que se destacó tanto en el béisbol aficionado como en el circuito profesional del Caribe y probó suerte en Grandes Ligas. Hoy dirige el béisbol en la Universidad Autónoma del Caribe.

Manuel, su hermano, quien también jugo buena pelota caliente, es hoy manager de la Selección Argentina de mayores y director técnico de todas las inferiores de dicho país.

Un sueño, una ilusión

3 Jorge Mario ante la cámara de espaldas


Jorge Mario Sarmiento Figueroa, de espaldas, entrevista a Jeff Tam y a Boris Villa Jr.

Bachiller del colegio San José, 19 años, 1.88 de estatura, delgado, estudiante de ingeniería industrial en la Autónoma del Caribe. Es el menor de tres hermanos. “¡Y el más flaco y alto de todos!”, apunta Ottomis.

Jeff Tam le hizo seguimiento desde hace varios meses y le vio madera para llegar a ser un destacado lanzador en el exigente beisbol estadounidense. “Le tengo mucha fe a este muchacho”, afirma Tam.

Fredy González Muñoz, padre, fue pelotero de barriada, cuando no se contaba fácilmente con una bola de beisbol. Entonces en Barranquilla se inventó el beisbol con chequitas. Se recogían centenares de tapas de cerveza, y se bateaba con un palo delgado.

Desde cuando su hijo menor era un niño “le vi las condiciones innatas de pelotero. Y supe que llegaría lejos”, dice González Muñoz sobre su hijo Fredy González Gallo.

El caso de Fredy González Gallo es atípico. Hijo de padre y madre barranquilleros, él no es amigo de las rumbas. Desde niño “fue muy correcto, disciplinado y callado. Habla estrictamente lo necesario”, dice su mamá Ottomis (ella dice que ese nombre vino embolatado en sus ancestros holandeses-italiano-rebolero).

Jeff con sus pupilos, Fredy González y Boris Villa Barros.

Jeff con sus pupilos, Fredy González y Boris Villa Barros.

Boris Villa Barros, como ya conoce el ambiente en la Eastern Florida Baseball, es uno de los mejores consejeros de Fredy. Le ha dicho que debe aprovechar estos meses de aquí a agosto de 2018 para reforzar el inglés. Y llegará a Estados Unidos con una gran ventaja.

Boris, de 20 años, es el menor de dos hermanos (su hermana, Diyei, es sicóloga y trabaja para una Fundación Social de una gran empresa nacional con sede en Barranquilla).

No serán los únicos

Jeff Stam con Fredy González y los padres del pitcher promesa.

Jeff Tam con Fredy González y los padres del pitcher promesa.

Jeff Tam está muy contento de haber descubierto el semillero beisbolero en la Costa Caribe.

Asegura que “no serán los únicos peloteros que me llevo…serán muchos más, porque veo en esas canchas polvorientas a unos muchachos que solo requieren de una mejor alimentación para que cojan cuerpo, y tengan fuerza para batear, lanzar la pelota, correr”.

6 Ser pitcher en Grandes Ligas es tener mandarria.

 Se requiere mucha disciplina y entrenamiento.

En los peloteros esto es grave. Porque en cualquier posición que ocupen en el campo pueden sufrir de fuertes neuralgias, graves problemas repentinos en la visión y mareos insoportables. Por ello advierte Jeff Tam que es “muy bueno cuidar la parte de la salud desde niño”.

Además, son jóvenes que requieren de una asistencia médica para evitarles a tiempo una enfermad crónica como el asma, alergias o continua inflamación de la flora intestinal por una alimentación mal seleccionada. Esta inflamación intestinal, según un reconocido neurocirujano y autor de dos libros sobe la materia, produce inflamación estomacal, e inflamación en las neuronas. Por la línea directa que, a través de microscópicos ductos, conducen proteínas buenas o proteínas malas que causan la indeseable inflamación cerebral.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados