Para ser felices, hay que ser valientes

242

La felicidad es un acto de valentía y fuerza interior.

Por Mariangela Mercado Salas

A una de mis sobrinas adolescentes en medio de alguna cátedra de esas de tía que se cree filósofa le mencioné hace poco la palabra “felicidad”, y a sus 13 años me dijo: “Tía, la felicidad no es permanente, es a veces”.

Hace un par de semanas leí una entrevista a Steven Pinker en la cual este psicólogo, entre otros temas, hace referencia a la felicidad diciendo que la misión de la evolución no es convertirnos en hombres y mujeres felices, textualmente: “…unos queremos comernos a otros; otros quieren evitar ser comidos, y los terceros- las enfermedades- quieren matarnos a todos… la gente quiere creer que la riqueza y la felicidad es el estado natural de las cosas. Y cuando no las obtiene busca culpables”, puntualiza diciendo que es un impulso infantil y el opuesto es la madurez.

Con todo el respeto a Pinker y su trayectoria, pues es psicólogo con un Doctorado en Harvard y profesor de esta misma Universidad, ha recibido premios y publicado libros, considero que su posición es patética y carente de espiritualidad, no me sorprendió enterarme después que se declaró ateo a los 13 años de edad. Una de las bases de la felicidad, definitivamente, es esforzarnos por lograr una vida espiritual nutrida y tener Fe, ya sea en Dios, Buda o en los Dioses del Olimpo, pero creer y alimentar el espíritu de alguna forma.

La RAE define la felicidad como “Estado de grata satisfacción espiritual y física”. Por supuesto no señala cuánto dura, si es viable o no y cómo se consigue, libros que señalen las fórmulas para ser felices, esos sí que encontramos muchos.

Personalmente me atrevo a expresar mi opinión, basada en mi experiencia y en lo mucho que he logrado al respecto, siendo capaz incluso de transmitirla a aquellos que llegan a mí con ganas de reírse y me preguntan cómo es qué hago para estar de buen genio casi siempre y en disponibilidad para tomarle el pelo a todo el mundo el 95% del tiempo.

La felicidad no es el resultado de cuánto tenemos, de las metas que logramos y ni siquiera de lo grande o unida que sea la familia que tenemos, muchas personas con todo lo anterior, tristemente son las más infelices.

La felicidad es un acto de valentía y fuerza interior para sonreír con el corazón y el alma en medio de cualquier vicisitud. Es una decisión y está ligada a la capacidad que desarrollamos para sortear: obstáculos, crisis, carencias, errores, personas complicadas y todo aquello que la amenace. La felicidad es simple y se compone de cosas simples, gratuitas y pequeñas.

Solo cuando interiorizamos esta fórmula la mantenemos siempre de nuestro lado, de lo contrario “se cuela por una puerta que no sabías que estaba abierta”, como decía John Barrymore.

Compartir.

Acerca del Autor

Los comentarios están cerrados