Muere el último concejal de la tanda de los líderes de las invasiones

1278

Claudio Urruchurto y Torregrosa falleció este miércoles a los 84 años. Fue un orador de verbo fácil. 

Por Chachareros

Con la muerte del exconcejal Claudio Urruchurto y Torregrosa muere la era de las grandes invasiones que hicieron que en el sur y suroccidente de Barranquilla se multiplicaran los tugurios y tenderetes.

Claudio Urruchurtu

Claudio Urruchurto, exconcejal de Barranquilla, fogoso orador, de firmes ideas en favor de los más pobres.

Barrios con calles torcidas y mochas. Con una nomenclatura confusa e incierta. Sin agua, ni luz ni mucho menos alcantarillado. ¿Por qué Claudio y otra media docena de sus colegas se dedicaban a las mismas prácticas?

Porque del otro lado del río, en las poblaciones ribereñas del Magdalena, cada vez que la creciente arrasaba con sus viviendas, enseres, animales de corral y cultivos de pancoger, no tenían otro refugio para dónde coger que para Barranquilla.

Y en Barranquilla el popular radioperiodista Marcos Pérez  Caicedo –no se sabe con qué intención-, le hacía intensa propaganda gratis a Urruchurto, Rodriguez Verdeza y otros del mismo corte y modus vivendi con el pretexto de ganar, por vanidad, el mayor número de ‘barrios fundados’ (es decir, construidos en terrenos privados o del entonces municipio).

Era tal la actitud de desdén de Marcos Pérez por una ciudad con un Concejo serio, que estuvo a punto de convertir en concejal a un taxista loco llamado John Piola.

El caso de Claudio Urruchurto va un poco más allá de la actividad como invasor provisional. Como hombre de izquierda era atrevido y provocador.

En una ocasión el entonces presidente del Concejo, don Alfonso Manosalva, no quería darle el uso de la palabra a Urruchurto porque con toda seguridad se vendría con un discurso bravo en contra del alcalde. Entonces Claudio, que era flaco y de baja estatura, montó la silla en su escritorio y se trepó de un salto al escritorio y de otro empujón estuvo encima de su silla desde donde arengó a sus colegas y a las tribunas.

Su más osado acto de rebeldía lo protagonizó en 1969 durante una manifestación en  la plaza de San Nicolás, en donde estaría como orador de fondo el entonces presidente Carlos Lleras Restrepo.

El mandatario estaba ubicado en el balcón de los almacenes Lacorazza Hermanos, en toda la esquina de la plaza, diagonal a la iglesia de San Nicolás. Y en el centro de la plaza estaba la estatua de Cristóbal Colón.

De tiempo atrás Lleras mantenía una agría pelotera con el senador samario José Ignacio Vives Echeverría, el popular Nacho Vives. Lo que motivó que casi todos los sectores de izquierda del país se alinearan con el discurso de Nacho Vives.

Urruchurto no sería la excepción. Empezó a gritar “¡Bandido! ¡Embustero! ¡Te coge Nacho Vives!”.

Por su baja estatura y la nutrida concurrencia en la plaza, sus gritos se perdían en el vacío. Pero de repente llegaron las huestes de estudiantes de la Juco de la Universidad del Atlántico, se encontraron a Claudio gritándole a la luna, entonces lo cargaron, hicieron una escalera humana y lo colocaron encima de la cabeza de la estatua de Colón, quedando casi al nivel del balcón desde donde hablaba Lleras, quien entonces empezó a oír los insultos del concejal barranquillero. El Presidente, que por estar en descarnado debate público con Nacho Vives andaba con guardia brava y reforzada, le ordenó a su jefe de seguridad: “Bájenme y callen a ese chiquitico que está en la estatua”.

La multitud, apenas vio que venía la soldadesca a bayoneta alzada, salió en estampida. Lo que fue motivo de cólera para el Presidente, quien descontrolado gritaba “¡Cobardes, no corran como ratas!”.

La gente dejó la plaza sola y hasta los estudiantes de las Juventudes Comunistas (Juco) pusieron pies en polvorosa, dejando al pobre Urruchurto encarapitado como gallo basto en la cabeza de Colón, de donde lo bajaron a bolillo limpio unos novicios agentes de policía.

Hugo Luis Urruchurto

Hugo Luis Urruchurto, destacado comentarista deportivo, uno de los cuatro hijos del exconcejal Claudio Urruchurto, fallecido este miércoles.

Nacido en Sincelejo, era un hombre que en su juventud gustó del buen vestir, y aún a sus 84 años no salía a la calle sin su chaqueta de paño y su corbatín.

 

Su deceso se produjo por complicaciones de salud tras sufrir una caída en el baño de su vivienda este lunes en la madrugada.

Francisco ‘Pacho’ Urruchurto, uno de sus hijos, informó que su padre fue trasladado al hospital de Nazareth pero tuvo que ser remitido a la Clínica de la Costa donde estuvo hospitalizado hasta el momento que falleció.

El político, es recordado por las intervenciones en el Concejo de Barranquilla y por su particular forma de expresar las ideas que quería realizar en esta ciudad.

Medios políticos y deportivos lamentan el fallecimiento y expresaron su solidaridad a todos sus familiares.

Claudio Urruchurtu era el padre de los periodistas Hugo, Luis y ‘Pacho’, además de Claudio (q.e.p.d), Edgardo y Yaneth.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Deja un comentario