Los barranquilleros beben el agua más pura del país

1322

¡Increíble! Pero cierto, a pesar de recoger el líquido en los kilómetros finales del Río Magdalena, una especie de alcantarilla nacional. 

Por Rafael Sarmiento Coley

 

No es para batir campanas, pero sí para reconocer el trabajo, la disciplina y el esfuerzo de operarios y técnicos del acueducto de Barranquilla, porque han logrado la increíble marca de brindarles a los barranquilleros la mejor calidad del agua del país en los últimos años.

En estos últimos meses el Instituto Nacional de Salud ha mantenido el seguimiento y control de la calidad del agua que consumen los habitantes de los 1.100 distritos y municipios del país.

Siempre se dijo, en especial en boca del consagrado periodista Juan Gossaín, que los barranquilleros al hablar se ‘comían las s’ porque aquí terminaba la cloaca más grande del país atragantada de heces.

3 cecilia_moreno

Cecilia Moreno, cartagenera, bacterióloga incansable, con 25 años de servicio en el acueducto barranquillero atribuye la calidad del agua que consumen los barranquilleros a la calidad del trabajo de 300 operarios con el apoyo de equipos de última generación en tecnología.

Ya dicha frase no es válida porque “hemos logrado reunir un equipo humano de envidiable consagración, dedicación y sacrificio; a ellos se debe que, años tras años, nuestra calidad de agua mejore cada día”, reconoce la gerente de operaciones de la Triple A, la bacterióloga cartagenera Cecilia Moreno, quien ha dedicado media vida a capacitarse en todo lo que tiene que ver con la buena calidad del agua para el consumo humano.

No es fácil la tarea que realiza el equipo humano del servicio de agua de la Triple, que atiende al 80 por ciento de la población atlanticense. Por supuesto, su principal cliente es el Distrito de Barranquilla, y el único municipio de cierta importancia que no es atendido por la Triple A es Malambo, que en una licitación pública le fue adjudicado a las Empresas Públicas de Medellín.

5 Controles3

El acueducto se moderniza en forma permanente en toda clase de equipos y cuenta con una sala de control con lo último en tecnología digital.

“No es fácil la tarea. Porque el caudal del Río Magdalena oscila entre los tres mil y los catorce mil metros cúbicos por segundo a lo largo del año, con una alta sedimentación, con la cual tenemos que lidiar todo el año, más la contaminación inmensa que trae el río”, sostiene Cecilia Moreno, 25 años metida en los laboratorios de la Triple A.

El acueducto barranquillero toma el agua del Río Magdalena en una dársena construida en los años 20 del siglo pasado, cuando las Empresas Públicas Municipales de Barranquilla era modelo en este servicio en el país.

Ahora es nuevamente modelo, al brindar a sus suscriptores la mejor calidad de agua del país. Para ello la empresa ha tenido que recurrir a la última generación en tecnología de punta, con equipos que miden la calidad del líquido desde muchos kilómetros antes de que ingrese a la dársena en donde está la gigantesca bocatama.

Lograr la calidad del líquido que brinda esta empresa a sus usuarios no es fácil. Sobre todo por la ubicación de Barranquilla, al final de los 1.548 kilómetros de recorrido de la principal arteria fluvial del país, en cuya zona de influencia vive el 80% de la población colombiana.

Lo grave del Río Magdalena es que recoge la más alta contaminación doméstica, industrial, de residuos químicos del sector agroganadero, el aporte contaminante de la naturaleza y, lo peor, el veneno que le arroja por toneladas la explotación minera a lo largo y ancho del Magdalena, del Río Nechí que arroja sus aguas envenenadas por la minería al Río Cauca, que es uno de los principales afluentes del Magdalena.

6 Cecilia Moreno y su equipo

La gerente e operaciones de la Triple A, con su equipo de consagrados ingenieros, técnicos y operarios.

Por todo ello no es fácil la tarea de los 300 operarios entre bacteriólogos, ingenieros industriales, ingenieros de sistema, técnicos de laboratorio, operarios y personal de apoyo. Para no descuidar la supervisión del Instituto Nacional de Salud, han solicitado que en forma permanente haya vigilancia de dicha institución para establecer que se controla con el máximo rigor la calidad del agua que consumen los barranquilleros y atlanticenses.

¡Qué vaina! Barranquilla que está en el sitio a donde llegan las aguas más contaminadas del país, está en primer lugar, y Bogotá, que le cae el cristalino chorro del páramo en la cabeza, está entre las ciudades con peor calidad de agua, junto con Buenaventura y una treintena más de municipio. En el puesto 100, que es el último lugar, está el municipio de Tamalameque (Cesar), al cual el maestro banqueño José Barros Palomino le dedicó el bello porro ‘La llorona loca’: “Por las calles de Tamalaque/ dicen que sale una llorona Loca/se mete por aquí/ se mete por allá/ con un tabaco prendido en la boca”.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario