Días fríos para una consulta liberal con extraños en la casa

583

En una época de crudo invierno se realiza este domingo la consulta ‘interna’ del Partido Liberal en la que todo el mundo puede meter su voto. De la Calle y Cristo saben del papel que les tocó jugar. 

Por Rafael Sarmiento Coley

 

¡Qué triste es la vida de un político que lo tiran a la calle a luchar por una consulta ‘interna’ que, de ganarla, él será el más convencido de que fue con la mano de todos los que quisieron meterse al cubículo así pertenecieran al Partido Conservador, al de las Farc, al de Vargas Lleras.

Total, al decir de los ortodoxos analistas de la política tradicional, “ese factor de perturbación deslegitima el triunfo del candidato que saque la mayoría de votos, porque no quedará la menor duda de que alguien hizo el empujoncito para que en determinada región ganara el candidato que servirá como trampolín para su verdadero  aspirante”.

Humberto De la Calle, ex ministro de Gobierno, exgerente de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, el hombre fuerte de los diálogos de paz con las Farc en La Habana, un intelectual y académico de la política, se mide a un joven político nortesantandereano que aprendió la política desde cuando tuvo uso de razón cuando su inmolado padre lo llevaba de la mano a las concentraciones públicas.

Un día cualquiera, cuando Juan Fernando todavía no había recibido uno de sus primeros tantos títulos universitarios, el ELN mata a su padre y una viuda llorando le dijo “no más sangre en la familia…no quiero otro político en casa”. Pero ya el virus estaba en el alma de Juan Fernando. Y en poco tiempo ya estaba de Senador de la República y luego Ministro del Interior de Juan Manuel Santos.

Ambos son, por lo tanto, meritorios exponentes de las ideas del debilitado Partido Liberal. Debilitado por las divisiones internas. Por los apetitos egoístas de cada jefe y jefecito que quiere ser dueño de su propia tienda política.

Son unos partidos con mucha cauda pero sin mística ni liderazgo. No de otra manera sorprende el bochornoso panorama de los cálculos políticos que se ven, por ejemplo, en el mapa de la Costa Caribe. Los Ñoño Elías y Besaile, desde donde se encuentren ya con toda seguridad ordenaron a sus votantes comprados y comités de aplausos a acudir discretamente a las urnas de Sucre y Córdoba a votar por Cristo.

Lo mismo ocurrirá en el Atlántico, en donde se presume ganará Cristo. Todo ello con el cálculo de que al final, por sustracción de materia Juan Fernando no pase a la segunda vuelta y su fuerza electoral –poca o mucha- sea para Germán Vargas Lleras.

Todas las demás fuerzas del Partido Liberal se la jugarán por De la Calle, bajo el presupuesto de que ganará la encuesta y tendrá serias posibilidades de pasar a la segunda vuelta en mayo de 2018 porque, según sus mentores, entre ellos el expresidente César Gaviria, “es un hombre que reúne todas las virtudes para ser un buen Presidente”.

Los costos

3 17 nov comite_de_seguimiento_electoral_4

Los altos mandos militares del Distrito y el Departamento, el Secretario de Seguridad Guillermo Polo, el gobernador Eduardo Verano De la Rosa, y los delegados departamentales del Registrador Nacional del Estado Civil William Malpica y Óscar Fredy Paz, en los preparativos finales este sábado.

Una de las más acaloradas críticas que se hacen de estas consultas populares internas de las colectividades es que no entusiasman al grueso del electorado.

Se alega que es porque las maquinarias no se mueven. Es cierto. Ni siquiera se gastan un mísero pero en publicidad política pagada. Ni para el uno, ni para el otro.

¿Estarán así de arruinados los partidos como el Liberal que le regatean un avisito de 2 X 5 en un periódico local para sus candidatos? ¿Entonces qué se hacen los millones de millones que reciben en cada debate por reposición más los permanentes auxilios que les suministra el Estado para ‘fortalecer la democracia’?

Todo parece indicar que se lo gastan en burocracia, y, sí señor, en contratitis, al mejor estilo de la Alcaldía de Albania, La Guajira.

El colmo de los colmos es que en principio la mentada consulta interna liberal costaría a los colombianos (sí porque esa platica sale de la bolsa común de los impuestos), iba a costar $85 mil millones.

Resultaba tan afrentosa esa cifra cuando se siguen muriendo de hambre los niños de La Guajira y del Chocó, que a los mismos promotores de la consulta les removió el poquito de conciencia que aún les queda. Desde luego, sin que falta el consabido discurso de siempre de que “ese es el costo de los sagrados valores superiores de la democracia”.

La cosa fue sencilla. Como cuando el sastre, ante la falta de tela, deja el pantalón zancón y culiestrecho, y la camisa ‘a la moda’, sin mangas. Se reducen las mesas a la mitad, lo mismo que los jurados de votación, los cubículos, la papelería, el refrigerio, las tarjetas electorales en vez de ser tamaño oficio se reducen al media carta y en papel periódico “amarillo”, es decir, el que los diarios tradicionales ya tienen listo para venderlo a los molinos de papel de envolver panelas.

Y se eliminan las mesas de los corregimientos aledaños a la cabecera municipal o distrital, con el fin de que los electores se den el paseíto  a la capital.

En materia de seguridad sí se mantiene el pie de Fuerza. El gobernador Eduardo Verano dijo que 1.200 efectivos de la Policía del Atlántico y la Mebar estarán dispuestos para garantizar seguridad durante jornada electoral.

En Atlántico funcionarán en total 480 mesas. Los comicios serán de ocho de la mañana a cuatro dde la tarde.

Durante la reunión se articularon acciones con los delegados del Registrador Nacional del Estado Civil, William Malpica y Óscar Fredy Paz; la directora seccional de la Fiscalía General de la Nación, Ángela Bedoya; representantes de la Policía del Atlántico y la Policía Metropolitana de Barranquilla; Procuraduría Regional, Contraloría Departamental y Defensoría del Pueblo.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner