David contra Goliat: La lucha contra la publicidad nociva de comida chatarra

474

Red PaPaz es una ONG que comenzó a nivel nacional una campaña que busca regular la publicidad y venta de productos ultraprocesados que están afectando la salud del colombiano.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional 2010 (Ensin 2010), el 17,1% de la población infantil entre los 5 y 17 años sufre en Colombia de obesidad. El porcentaje es aún más preocupante entre los niños con edades comprendidas entre los 5 y 9 años, donde el problema afecta al 18,9 de este segmento de población.

Si se habla por regiones geográficas, las islas de San Andrés y Providencia, como la ciudad de Cali tienen prevalencias del 31,1 y 23,7% respectivamente. Si es por estrato socioeconómico, todos los estudios disponibles señalan que el problema de obesidad y malnutrición afecta a la población con menores ingresos y preparación académica.

La media general subió casi 5 puntos porcentuales con respecto a la medición previa, realizada en el año 2005. Aunque se está a la espera por los resultados de la encuesta 2015, las señales no son alentadoras.

Quien presenta este panorama sombrío es Carolina Piñera, directora ejecutiva de la organización no gubernamental Red PaPaz, una institución sin fines de lucro constituida desde hace 15 años para involucrarse en temas de interés público vinculados con la protección de los derechos de los niños y adolescentes.

Carolina Piñera quiere educar a los padres para que vigilen los alimentos que compran.

Carolina Piñera quiere educar a los padres para que vigilen los alimentos que compran.

Y es precisamente el tema de la mala alimentación el que sirve de base a la campaña que iniciaron a finales de octubre y que ya ha levantado polémica: ¡Basta! No comas más mentiras, ni se las des a tus hijos.

Con un ambicioso despliegue en publicidad exterior, medios impresos, televisión y redes sociales, la campaña dispone de varias piezas de difusión; con las cuales busca crear conciencia en la opinión pública para colocar en la agenda la discusión sobre la calidad de los alimentos que se venden a través de la publicidad engañosa, especialmente la dirigida a los más pequeños.

“Colombia viene transitando desde hace varios años el camino hacia una población con sobrepeso”, dice Piñera a Lacháchara.co. Agrega que esto está asociado entre un 70 y 80% de los casos a los malos hábitos alimenticios que como sociedad estamos inculcando a la población desde su edad más temprana.

La campaña deja al descubierto los clichés publicitarios que buscan conquistar el gusto infantil y adolescente para el consumo de productos con alto contenido de grasas trans, azúcares y sodio; tres elementos que aportan pocos nutrientes y muchas calorías al organismo.

Lo que buscan

Con “No comas más mentiras, ni se las des a tus hijos”, la red PaPaz busca regular la publicidad de este tipo de alimentos dirigida a los niños y adolescentes. “No es divertido consumir exceso de azúcar o grasas”, dice la directora ejecutiva de la ONG. “Pero la publicidad que vemos vende eso”, agrega, al referirse a piezas publicitarias donde vemos personajes de dibujos animados, héroes cinematográficos, ídolos deportivos y mascotas imaginarias vendiendo el producto.

Los niños son el principal objetivo de la publicidad engañosa, según Red Papaz.

Los niños son el principal objetivo de la publicidad engañosa, según Red Papaz.

Como segundo punto, quieren que el debate público del problema genere políticas de resguardo a los entornos escolares de este tipo de productos ultraprocesados. “Vemos que las tiendas escolares los venden en detrimento de alimentos más naturales y menos procesados”, sostiene Piñera.

También quieren que se legisle en torno al etiquetado de este tipo de alimentos. Muy pocos padres tienen el criterio para determinar que un alimento es sano, cuando la información del empaque no está redactada de manera clara para la mayoría de los consumidores.

Como último punto quieren el establecimiento de lo que han denominado los “impuestos saludables”, con el que se pecharán estos productos y cuya recaudación se utilizará en planes de educación al consumidor y la prevención y atención de las patologías asociadas a la obesidad y la malnutrición.

La polémica

Los carteles promocionales los podemos ver en paraderos de Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín. En algunos canales de televisión regionales (las grandes cadenas como Caracol y Canal Uno rechazaron trasmitir las piezas audiovisuales) spots de radio y las redes sociales.

Las piezas son directas y apuntan a generar discusión sobre el tema.

Las piezas son directas y apuntan a generar discusión sobre el tema.

Carolina Piñera dice que, aunque han encontrado aliados en el arranque de la campaña, también han tenido resistencia de algunos sectores y no descartan hallar más. Ya en el 2016 estuvieron en la primera línea de lucha con la campaña a favor de los impuestos a las bebidas azucaradas, que finalmente se hundió en el Congreso presionada, según Piñera, por la industria de las embotelladoras.  “Es una lucha de David contra Goliat, pero en el camino nos hemos encontrado con muchos David dispuestos a apoyar”, sostiene.

Tomando en cuenta este antecedente, ahora la estrategia es que la opinión pública sea quien presiones a los parlamentarios y a los aspirantes a curules en el Congreso para las elecciones de 2018, para introducir el tema en la palestra y propiciar una regulación.

El que paga la factura

Aunque Red PaPaz es una ONG sin fines de lucro, el diseño y ejecución de una campaña de semejante envergadura requiere de muchos millones de pesos. ¿Quién paga? Ante la interrogante, sostienen que hasta ahora han tenido el apoyo inicial FIAN Colombia, Educar  Consumidores,  Vital  Strategies  y  Global  Health  Advocacy Incubator. Los fondos para la ejecución de la campaña, dicen, los recibieron de Bloomberg Philanthropies, una fundación norteamericana que patrocina entre otras cosas el Mayors Challenge un reto con el que las ciudades presentan proyectos innovadores para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En los años 2015 y 2016, las ciudades de Bogotá y Medellín han ganado premios con esta fundación por presentar proyectos innovadores.

El otro lado

En medio del debate sobre el impuesto a las bebidas azucaradas, en agosto de 2016, los colombianos pudieron ver en sus televisores una pieza audiovisual que relacionaba el consumo de estos productos con diabetes, obesidad e incluso algunos tipos de cáncer. Postobón, uno de los mayores fabricantes del país, presentó una queja ante la Superintendencia de Industria y Comercio alegando que la afirmación carecía de sustento científico.

En 2016 las bebidas azucaradas estuvieron en medio de una batalla que ganaron los industriales.

En 2016 las bebidas azucaradas estuvieron en medio de una batalla que ganaron los industriales.

La disputa llegó hasta la Corte Suprema, que apenas en abril de este año, emitió un fallo que favorecía el derecho a la difusión de la pieza diseñada por la ONG Educar Consumidores. Sin embargo, la decisión no tuvo un efecto práctico por extemporáneo (ya habían transcurrido nueve meses) y al proyecto de pechar estas bebidas había pasado a ‘mejor vida’ en el parlamento.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados