Barranquilla, 10 años construyendo calidad de vida urbana

824

Informe de la iniciativa Barranquilla Cómo Vamos confirma el buen momento que vive la ciudad. Pero aún falta superar algunos escollos. 

Por Chachareros

Sin duda, Barranquilla registra aspectos positivos en estos últimos 10 años (los cuatro primeros de Alejandro Char, los 4 del período de Elsa Noguera Carbonell, y este segundo turno de Char).

3 Rocío Mendoza

Rocío Mendoza, directora del programa Barranquilla Cómo Vamos, quien presentó este lunes su informe.

El informe presentado ayer al respecto por la iniciativa Barranquilla Cómo Vamos presenta una visión muy optimista y cercana a la realidad, pero sin luces y sombras, que permitan contraponer lo que no está bien en la urbe.

En término de política social, no se ha podido avanzar en arrancarle algunos bocados a la brecha entre los que lo tienen todo, y hasta más, y los que no tienen ni para comer. Es la famosa brecha que no logra cerrarse ni un centímetro.

La construcción de modernos y gigantescos megacolegios, parques y masiva pavimentación de vías en los barrios de mayor pobreza se podría señalar como un intento válido para elevar el nivel de vida en esos sectores. Lo malo es que la gente no mejora en sus ingresos físicos.

Tal vez uno de los aspectos más críticos sea el de la inseguridad, cuando ya hasta a los propios concejales están asaltando en sus viviendas y por ciertos sectores sigue siendo vedado el tráfico peatonal, sin correr el riesgo de un atraco mortal, como ocurrió en estos días con el productor de televisión Angello Alzamora.

Si bien es cierto que ya están capturados los autores de tan repudiable homicidio en desarrollo de un atraco para despojar a Angello de su celular, no deja de ser preocupante que en ese aspecto no se avance con la celeridad y la eficiencia deseadas.

El debate político brilla por su ausencia

2 NODO 1 FINAL_POST C3

Uno de los aspectos positivos de la nueva Barranquilla es su mirada al Río al cual durante años le dio la espalda en un acto de ingratitud histórica. Este render muestra la belleza cuando esté culminada la obra de los malecones.

Pero si bien por el lado político-social y seguridad ciudadana se siente que la comunidad en general no está del todo contenta, en el aspecto del control político la ciudad ha estado huérfana.

Ha faltado más debate para la toma de ciertas decisiones, como la hipoteca de las finanzas del Distrito al comprometer vigencias futuras fuera de todo límite, en especial, mucho más allá del período de la actual administración.

Hasta hace pocas semanas en el Concejo de Barranquilla, el ente coadministrador, no hubo ninguna suerte de debate de control político. Los 21 Concejales se alinearon para aprobarle todo a la administración, sin el debate para explicar en detalle los pro y los contra de los proyectos. Ni siquiera como constancia histórica concejal alguno dijo esta boca es mía.

Se registró el caso de la salida según se dice provisional del concejal del Polo Recer Lee Pérez por la presunta adulteración de sus diplomas y otros documentos, razón por la cual entró quien sigue en votos en la lista, el abogado y catedrático Antonio Bohórquez, quien en las primeras de cambio exhibe un perfil contestatario y se declara dispuesto a hacer el debate político como se estila en los entes municipales y distritales donde funciona la crítica política, pero no se sabe hasta dónde resista la tentación de la mermelada.

Al presentar públicamente el informe sobre calidad de vida en Barranquilla en el período 2008-2016, la iniciativa Barranquilla Cómo Vamos destacó que “en estos diez años se han podido identificar transformaciones urbanas, no solo físicas, sino también políticas, sociales y económicas, que evidencian el buen momento que vive la ciudad y que hacen que Barranquilla cobre más que nunca, importancia relativa en el concierto regional y nacional”.

El estudio señala que en ese período el Distrito de Barranquilla logró duplicar sus ingresos, pasando de $1,087 billones a $2,207 billones de pesos, y que se ha posicionado como la segunda ciudad con mayores ingresos totales por persona dentro de las seis principales ciudades del país.

“Este dinamismo en los ingresos se ha traducido en una mayor capacidad de inversión, la cual ha crecido a una tasa promedio real anual de dos dígitos (11%). Por primera vez, en la vigencia 2016, la ciudad se posiciona en el primer lugar en el indicador de inversión per cápita con un monto cercano de $1,7 millones de pesos por habitante, significativamente por encima de Medellín, la segunda con el mejor indicador ($1,4 millones por habitante), precisa el informe presentado en el hotel Barranquilla Plaza ante representantes de distintos sectores y medios de comunicación.

Barranquilla Cómo Vamos señaló que “en términos globales los principales indicadores sociales y económicos han mejorado; la ciudad ha avanzado en la superación de la pobreza y ha mantenido la buena dinámica de su mercado laboral; la salud y la educación van enrutadas, con buenos resultados”. Asimismo, el informe resalta que en gestión del espacio público, vivienda, cultura, deporte y en infraestructura vial también se evidencian mejoras importantes.

“Barranquilla es distinta a la ciudad de hace 10 años, se notan cambios positivos significativos, aunque aún hay temas importantes para trabajar y seguir mejorando aspectos para consolidar una buena ciudad para vivir. En general, la ciudad muestra grandes avances importantes”, señaló la directora del programa Barranquilla Cómo Vamos, Rocío Mendoza.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados