Colombia: error individual, mal juego colectivo

566

¿Cómo vamos a perder un partido en los últimos minutos? Se suelen preguntar jugadores, hinchas y técnicos cuando esto sucede, como si no fuera posible o como si los partidos no tuvieran minutos finales o no terminaran solo cuando el árbitro así lo indica.

Por: Javier Castell

Javier Castell López

Javier Castell López

El gol de Falcao en los estertores del partido, por encima de la humanidad del arquero paraguayo Silva y tras un preciso pase de Chará, por poco alcanza a disimular el mal juego de la Selección, y con razón, porque el logro de la clasificación al Mundial de Rusia tiene tanta fuerza que derrumba cualquier intención de análisis y rigurosidad en las desteñidas formas que expuso el equipo de Pékerman ante los guaranís.

Pero los dos goles de Paraguay, en los últimos cinco minutos, derrumbó el edificio de felicidad y euforia que había levantado la anotación del goleador del Mónaco.

¿Cómo vamos a perder un partido en los últimos minutos? Se suelen preguntar jugadores, hinchas y técnicos cuando esto sucede, como si no fuera posible o como si los partidos no tuvieran minutos finales o no terminaran solo cuando el árbitro así lo indica. Creo, como lo expresé en las primeras líneas, que desde lo grupal Colombia no jugó bien. Muy poca elaboración con utilidad, poco desborde por las puntas, desorientado y dispersos los de arriba.

Lento en la lectura del trámite el técnico Pékerman, que se percató mucho tiempo después del mal momento de Cardona y Cuadrado. Pero también creo que el craso error del arquero Ospina al no rechazar el balón con los puños y sí tratar de agarrarlo en medio de compañeros y rivales, y que permitió el gol del empate paraguayo, no solo tuvo repercusiones en el marcador, en la gente, en la confianza, sino en las futuras decisiones de sus compañeros.

Falcao Garcia, Raul Arboleda

Falcao Garcia, finito con el gol

Con el marcador a favor y ya con el ingreso de Barrios por Aguilar para refrescar y auxiliar a Sánchez en la zona de recuperación, estoy convencido de que ni Arias, ni Fabra, ni Barrios hubieran abandonado sus posiciones para ir en busca del gol del triunfo. Ya estaban ganando. A lo mejor si Fabra le acierta a unos de sus cuatro compañeros y no al arquero Silva en ese ataque final no estuviéramos hablando de esto. A lo mejor con todos ordenados y cubriendo la zona cercana al área de Ospina, Paraguay era capaz de convertir el gol, pero seguramente iba necesitar eludir más obstáculos, iba necesitar emplear muchos más recursos y esfuerzo. Y no, como ocurrió, la debilidad de manos de Ospina como cómplice del primero y todo un erial con solo Sánchez, Davinson y Zapata retrocediendo ya sin mucha energía en el segundo.

El martes, en Lima, contra una Perú ilusionada con volver a un Mundial después de 36 años, Colombia tendrá que mostrar todo su carácter y debería recordar, para evitar lamentos, la sentencia de Bobby Robson: “los primeros noventa minutos son los más importantes”.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Deja un comentario