Pedro Garcia, con la paciencia de Job

1217

Él ha soportado en silencio desde hace tres años todo el trajín desde que su hija enfermó, pero ahora, cuando más de un centenar de niñas estudiantes  del país tienen males similares a los de Paola, no duda en asociar esos padecimientos a la vacuna del virus del papiloma humano (VPH).

Por: Francisco Figueroa Turcios

Pedro Garcia

Pedro Garcia Del Valle, economista.

Pedro García Del Valle, nació el 5 de noviembre de 1954 en Magangué, Bolívar. Cuando cumplió cinco años de edad, sus padres (Pedro García Ordeosgostia y Margarita Del Valle) decidieron radicarse en Barranquilla para asegurarles un mejor futuro a sus hijos ( Javier,  Julia, Margarita, Marjorie, Pedro y Silvia) por medio de la educación.

Pedro estudió la primaria en la Escuela Anexa a la Normal y el bachillerato en el Colegio de Barranquilla (Codeba). En el 5 y 6 grado de  bachillerato se destacó por sus iniciativas de investigación y la docencia, por lo que decidió estudiar Economía en la Universidad del Atlántico.

La mitad de su vida  la ha dedicado a la docencia, como profesor de investigación. En la Universidad del Litoral, laboró durante doce años en el área de  proyectos de investigación en Administración de Empresas Contaduría, Comercio Exterior, Publicidad y Diseño Publicitario. En la Escuela Superior de Administración Pública(Esap) estuvo dos años  como asesor de proyectos de grados y en la Universidad Simón Bolívar, seis años y medio en la facultad de Administración de Empresas y Contaduría. Actualmente contabiliza 10 años laborando en la Contraloría Distrital de Barranquilla.

“El pecado capital en la universidad Simón Bolívar fue sindicalizarme al igual que un grupo de profesores para propender por  un mejor salario. Cometimos el error de pertenecer a sindicatos de base, por lo que no teníamos fuero sindical, por lo que fuimos despedidos los 17 profesores que nos afiliamos al sindicato”, reconoce Pedro García en uno de los hechos de su vida laboral.

 

El drama de Paola 

Paola perdió la sonrisa a raíz de la enfermedad

Paola perdió la sonrisa a raíz de la enfermedad del VPH. Sus padres:Pedro y Patricia la acompañan.

Pedro García contrajo matrimonio con Patricia Fontalvo Zapata, de cuya unión hay tres hijos: Patricia, Pedro y Paola. Patricia estudió Idiomas Extranjeros, Abelardo, Ingeniería de Sistema y Paola se gradúa de bachiller este año en la Escuela Superior del Distrito de Barranquilla.

El drama para la familia García Fontalvo comenzó  hace tres años, cuando a Paola, la vacunaron contra el virus del papiloma humano (VPH). “En septiembre del 2014 a mi hija Paola Cecilia, le aplicaron la vacuna y tuvo dolores de cabeza y mareos. Más tarde le aparecieron los  dolores en las piernas y hace cinco meses quedó en silla de ruedas”, reveló Pedro García, quien  ha soportado en silencio desde hace tres años todo el trajín desde que su hija enfermó, pero ahora, cuando más de un centenar de niñas estudiantes de varias ciudad del país tienen males similares a los de Paola, no duda en asociar esos padecimientos a la vacuna del virus del papiloma humano (VPH).

Paola

Paola Garcia

Pedro no dudó ni un segundo que los problemas de salud de su hija era producto de la vacuna del virus del papiloma humano, pero su esposa estaba incrédula  hasta que por fin aceptó la realidad.

Patricia, madre de Paola, tuvo que dejar su labor en la administración de un almacén para dedicarse a cuidar a su hija menor. Pedro, reconoce que desde 2014, que vive el drama de su hija, la vida le cambió.

“Vivimos el estrés de los procedimientos para que la EPS Coomeva le aprueba las citas con los especialistas y luego para la medicina, que la mayoría no las cubre el POS, por lo que me ha tocado prestar dinero.

Las deudas cada día se incrementan, por lo que me tiene desesperado, pero para mi ahora lo más importante es la recuperación del estado de salud  mi hija”, señala Pedro García, un hombre que aparenta estar tranquilo y feliz, pero la procesión la lleva por dentro.

Pedro ha contado con el apoyo total de su esposa Patricia, y de sus otros dos hijos: Patricia y Pedro Abelardo Garcia, que le han hecho menos amargo esta prueba de fe.

 

Aferrados a Dios

Pedro

Pedro le sonríe a la vida pese a la adversidad. Disputa una partida de dominó con  Norma Constanza y ´Caliche´ Jiménez de la Contraloría Distrital.

Su historia se podría comparar con la de Job, quien es sometido a una dura prueba establecida por un ángel caído, con autorización de Dios. Pedro García, pese al drama que vive con su hija, Paola, la fe por Dios continúa latente. “Cuando la ciencia no puede sanar, aparece la mano poderosa de Dios. En la familia todos tenemos fe que Paola va a superar este trance en esta dificultad”,  asegura.

Paola Cecilia García presentó el  27 de agosto de 2017 las pruebas del Icfes, ella y sus padres esperan con optimismo los resultados para que pueda acceder a una beca empresarial o beca pilos para estudiar Diseño Industrial.

“La ilusión de Paola es estudiar Diseño Industrial, por lo que confiamos en su capacidad intelectual para obtener un buen resultado para aplicar a una beca en la Universidad del Norte, porque lo contrario sería imposible, no tenemos la fuerza económica para costearle los estudios en una universidad privada”, reconoce su angustiado padre.

Con la paciencia de Job, Pedro espera la misericordia de Dios para que Paola deje la silla de ruedas y logre obtener un buen puntaje para aspirar  a una beca en la Universidad del Norte.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados