México sufre predicciones indígenas de hace 100 años; suben a 58 los muertos

298

Es el peor sismo en un siglo. Por lo menos 17  fallecidos en la localidad de Juchitán, Oaxaca. Magnitud fue de 8,2. 

Por Canuto Espejo/EFE/AFP/Infobae

 

Cuando ‘los hermanitos menores’ escuchan las advertencias de los mamos indígenas callan o sonríen de manera socarrona. No creen en lo que dicen los sabios de la tribu, que denominan a la población urbana o supuestamente civilizada, ‘los hermanitos menores’.

View of a street at the eastern area of Mexico City after a 8,2 earthquake on September 8, 2017. A powerful 8.2-magnitude earthquake rocked Mexico late Thursday, killing at least 16 people in what the president called the quake-prone country's biggest one in a century. / AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA

View of a street at the eastern area of Mexico City after a 8,2 earthquake on September 8, 2017.
A powerful 8.2-magnitude earthquake rocked Mexico late Thursday, killing at least 16 people in what the president called the quake-prone country’s biggest one in a century. / AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA

“En los próximos años, un siglo por lo menos, el mar se agitará de manera permanente como una manada de caballos desbocados, y arrasará pueblos y ciudades, causará miseria en el campo y en las poblaciones donde viven los pobres”. Es lo que acaba de ocurrir en México. El temblor ocurrió a 33 kilómetros de profundidad y el epicentro se ubicó 119 kilómetros al sur-suroeste de Tres Picos, una localidad del municipio de Tonalá.

Los mamos de la Sierra Nevada de la Costa Caribe colombiana, que tienen un legado cultural de etnias antiquísimas y de superior conocimiento como los Mayas, los Zenúes, los Tayronas y los Koguis sobrevivientes, han dicho de manera insistente lo que ocurrirá en muchas islas y ciudades de este lado del Mundo.

El Caribe es un Mar que inspira alegría, pero cuando se envalentona se lleva por delante ciudades enteras. Así lo hizo hace 100 años en el mismo México.

Las narraciones indígenas, de manera sabia, han explicado en detalles que el ‘hombre blanco’ ha devastado ríos, montañas, bosques naturales, especies nativas y, lo peor, ha penetrado hasta lo más profundo del vientre de la Madre Tierra para sacarle su sangre, su savia, para enriquecer a unos pocos en el mundo”.

Men work near a damaged wall and a vehicle after an earthquake in Mexico City, Mexico September 8, 2017. REUTERS/Carlos Jasso

Men work near a damaged wall and a vehicle after an earthquake in Mexico City, Mexico September 8, 2017. REUTERS/Carlos Jasso

¿Qué les importa a los Rockefeller y compañía ver todo estos que está ocurriendo a causa de su hambre desmedida por sacarle más petróleo a la Madre Tierra? Sí les importa. Les importa un pepino. Lo mismo que Los Ford, con su carrandanga de vehículos rodando por todo el mundo con combustibles fósiles y con llantas del mismo material.

Cuando hay una tragedia como la que sufre hoy el pueblo mexicano, ¿se conduelen las multinacionales petroleras, gssíferas, explotadoras de minerales valiosos y piedras para múltiples fines de las viudas y huérfanos, de los que perdieron todo en el desastre? ¡No señor, no crea en milagros!

 

El fuerte terremoto registrado en la noche de este jueves en México ha dejado al menos 58 muertos en el sur del país -23 en el estado de Oaxaca, 7 en Chiapas y 2 en Tabasco-, según el informe preliminar de las autoridades.

Un poderoso terremoto de 8,2 grados sacudió el sur de México, dejando al menos 58 muertos, en lo que fue calificado como el mayor sismo registrado en los últimos cien años en el país.

El estado de Oaxaca, en el sur, es hasta ahora el más afectado, con 25 personas fallecidas, de acuerdo con José Calzada, secretario de agricultura mexicano que se desplazó a esa región como representante del gobierno federal.

Al menos 17 de las víctimas vivían en la localidad de Juchitán, sureste de Oaxaca, según declaró previamente a la televisión local el gobernador Alejandro Murat.

Los estragos que dejó la fuerza destructora del terremoto en México son incalculables. Terremoto en México es el de mayor magnitud en la historia del país. A causa de este desastre causado por la naturaleza, miles de mexicanos pasaron la noche en las calles luego de fuerte sismo.

Además, otras dos personas, menores de edad, murieron en el sureño estado de Tabasco.

El pánico se apoderó de norte a sur y se sintió por gran parte de los 120 millones de habitantes del país. Muchos salieron a las calles en pijamas, cargando a sus hijos o a sus mascotas.

El saldo total de fallecidos a raíz de este sismo de magnitud de 8,2 en la escala de Richter, con epicentro frente a las costas de Chiapas, en el sureste de México, se eleva a 32.

Onelia Guerra, una residente de Oaxaca que al momento del temblor estaba en Ciudad de México, se dijo “ansiosa” de volver a casa, mientras esperaba abordar un vuelo desde el aeropuerto de la capital.

“Se cayó una barda de la casa, se rompieron cristales, cosas materiales se perdieron, y mis vecinos me dijeron que desalojaron todo porque estamos demasiado cerca de la costa”, relató a la AFP la enfermera de 51 años, quien vive en la comunidad de Salina Cruz, muy cerca de Juchitán.

El terremoto es el “mayor registrado en el país en los últimos 100 años”, dijo el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un mensaje televisivo momentos después del movimiento telúrico. El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), a unos 100 km de la costa, a una profundidad de 19 km.

El pánico se apoderó, de norte a sur, de gran parte de los 120 millones de habitantes del país. Muchos salieron a las calles en pijamas, cargando a sus hijos o a sus mascotas. De momento, en los estados del centro del país y en Ciudad de México, una megalópolis con 20 millones de habitantes, no se registraron mayores daños materiales ni se reportaron víctimas. Las autoridades alertaron sobre una posible réplica superior a 7 en las próximas horas. 

México está amenazado además por el huracán Katia, de categoría 2, que avanza este viernes por el Golfo de México hacia el estado de Veracruz, en una terrible semana en la que otros dos ciclones, Irma y José, también cruzan el mar Caribe con una estela de muertos y graves daños materiales.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados