Donald, el heredero de Zeus

280

El presidente de Estados Unidos amenazó en la ONU destruir a Corea del Norte con solo levantar un dedo.

Por Héctor Galeano David – Analista internacional

Luego de ver y escuchar los poco más de cuarenta minutos del discurso de Donald Trump, ante la Asamblea Ordinaria de la Organización de las Naciones Unidas, queda una profunda sensación de preocupación al ratificar que el huésped de la Casa Blanca desconoce completamente el mundo, el rol de las organizaciones, y que el lente con el cual observa todos los asuntos internacionales está cimentado en el uso de la amenaza y la fuerza; al mejor estilo de un cowboy en la “conquista del lejano oeste”.

El comienzo de la intervención de Trump no pudo ser más bochornoso e indignante. Como un clásico populista, se fue “lance en ristre” contra su antecesor, al referirse a la coyuntura actual como: “la mejor situación de los EE.UU. en los últimos años”, arguyendo que desde el inicio de su mandato, los niveles de empleo, indicadores financieros y la repatriación de empresas norteamericanas, se incrementaron por el solo hecho de haberse posesionado.

Lo que Trump no reconoce es que el ex presidente Obama asumió la conducción de un país inmerso en una crisis económica, producto de una laxitud con el sistema financiero del republicano George Bush.

Para sacar a flote la economía, el tesoro norteamericano tuvo que invertir setecientos mil millones de dólares en el sistema financiero, para que el país, cuna y paraíso del capitalismo, no se derrumbara completamente.

Los posteriores comentarios y “análisis” de Trump, no pudieron ser más desacertados. Por una parte, los dicotómicos lentes con los cuales evalúa las democracias y señala a sus enemigos. Enmarca a Venezuela e Irán en el espectro de la dictadura; sin embargo, no escatimó elogios para el gobierno saudí, el cual es dirigido por una monarquía absoluta, caracterizado por las constantes violaciones a los derechos humanos.

Por otra parte, sus pronunciamientos frente a Corea del Norte fueron diametralmente opuestos a la filosofía primigenia que le dio vida a la ONU. Organización que nació luego de una segunda guerra mundial, en la cual, el objetivo de las partes en conflicto era aniquilar o por lo menos humillar a los adversarios, produciendo el más execrable sufrimiento. Así lo corroboran las abrumadoras estadísticas de muertos, heridos y en general toda la devastación de una conflagración que involucró a tantos protagonistas.

En ese orden de ideas, la afirmación de “destruir completamente a Corea del Norte”, realizada en plena Asamblea de la ONU, basada en el hecho incuestionable que los EE.UU. tienen la capacidad y el poder militar para hacerlo solo puede ser calificada como indignante. Sin duda, el régimen de Pionyang, se constituyó desde los 50’s, como un gobierno dictador, violador de los derechos humanos y que a todas luces atenta contra las mínimas libertades civiles internacionalmente aceptadas. No obstante, argüir con desfachatez que ve viable la destrucción de una nación, solo con levantar su mano, es una egocéntrica autoproclama, a la mejor usanza de los dioses de la mitología griega.

Al parecer, el heredero de Lincoln, Washington y Roosevelt, también cree que Zeus le entregó el poder de acabar con la vida de una nación, con el simple señalamiento de su dedo índice acusador.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados