Colombia y Brasil empataron, Barranquilla goleó

1093

Ni el sol quiso dejar de brillar en un partido de talla mundial que reafirma a la capital del Atlántico como la Casa de la Selección.

Por Jorge Mario Sarmiento Figueroa y Gabriel Moncada Figueroa*

Tanto sol hacía, que en Barranquilla no cabía un amarillo más.

IMG_0859

Cada esquina de barrio, cada centro comercial, cada salón de clases, la zamba recibida con cumbia, con champeta, con lo que fuera para mover a las dos selecciones más alegres de América.

Y sin embargo, el respeto debido. “El Brasil más peligroso es cuando está clasificado. Esos manes vienen a divertirse con el balón”, dijo el taxista. “No le pare bolas, que nosotros le soltamos al Tigre”, le respondió un compañero en el camino de la circunvalación, que con su doble calzada es canto ligero. Parecían profetas, adivinos, técnicos consagrados, locutores de antaño, hasta Nostradamus les quedaría pequeño.

Cachacos en la capital

En el estadio, el encuentro de acentos venidos de todos los rincones de Colombia parecía una torre de Babel. Había más cachacos y paisas que barranquilleros. Y es que de evento en evento, de carnaval en carnaval, de partido a partido, Barranquilla se consolida como una ciudad capital de Colombia. Como lo es Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena. Cada una en su medida y color.

Tanto da gusto venir a Barranquilla que hasta atracadores del interior aprovechan los grandes eventos para pescar en río revuelto. Esto no es cuento, pasó en la noche del concierto de Ana Gabriel, en el centro de eventos Puerta de Oro.

Agüita pa’ mi gente

Ni Neymar ni ninguno de la Verdeamarela nació jugando en los acondicionados europeos. Se forjaron fue con el calor tropical en canchas que eran peladeros. Igual que ‘La Roca’ Sánchez, que ‘Teo’ Gutiérrez. Pero es que el sol de Barranquilla pone el ojo y se hace agua hasta el más fuerte. En los dos tiempos hubo que repartir bebidas energéticas y toallas mojadas.

El perro puso su mueca y el mal de ojo

Cuando el perro se coló, la afición en el estadio y en la televisión se divirtió de lo lindo. Casi lo disfrazan de marimonda. “¡Ay, qué ternura!”, dijo una señora. La cosa es que Brasil aprovechó la distracción canina y le metió un soberbio golazo a Colombia, un pase que Neymar bajó del aire y William lo volvió a levantar para meter el balón en el ángulo de Ospina, tan cruzado que parece que se le hubiera cruzado en el intestino a medio país, pensando en el gol que no le pudimos hacer a Venezuela, en lo imposible que sonaba ahora recuperar contra Brasil este nuevo mazazo.

IMG_0874

El Tigre es la bengala

Falcao es el máximo goleador de la Selección Colombia. Pero eso no basta. El Tigre es mucho más que un poderoso número 9. Es el animal que se ha subido al lomo a la tricolor, la llevó al Mundial que no jugó, el de Brasil 2014, y es el que la está haciendo soñar rumbo a Rusia. Con su golazo de hoy, con su sello: elevándose en la selva y el zarpazo de cabeza.

El balance

En esta jornada Argentina empató 1 a 1 contra Venezuela. Con Messi y su soberbia escuadra. ¿No era que Colombia valía tres tiras por empatar con el colero? Perú, en cambio, descuadernó a Ecuador. Le ganó 2 a 1. Bolivia se desquitó con Chile en La Paz. Le ganó 1 a 0. Y Uruguay venció a Paraguay 2 a 1.

Las cosas así, Colombia desciende al tercer lugar de la tabla, navegando a brazo partido por el mar Caribe, pescando puntos aquí y allá para llegar vivo al otro lado del océano, hasta Rusia, sin saber si habrá un mañana.

Por ahora tenemos aire para enfrentar el tramo final de las Eliminatorias más difíciles del mundo, y si miramos a nuestro alrededor parece que el sol del Caribe ayuda un poco contra las naves de los rivales. De algo sirve jugar en la Casa de la Selección.

Miremos la tabla:

Tabla Eliminatorias Mundial Rusia 2018

*Esta cháchara fue realizada con el apoyo de Movistar, quien invitó a nuestros periodistas a cubrir el partido de la Selección Colombia contra Brasil.

Logo Movistar

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados