Lo que vale el agua del río Magdalena

534

Aunque el Atlántico es un diamante privilegiado entre el río y el mar, cuidar sus fuentes de agua puede asegurarle la más importante de su joyas.

Por La Cháchara en alianza con la CRA

Una crisis que pudo pasar a mayores se presentó esta semana en los últimos kilómetros del río Magdalena, justo en cercanías de la bocatoma que recoge las aguas para la operación de la empresa Triple A.

Un vertimiento de hidrocarburos encendió las alarmas de las autoridades, especialmente de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, CRA, que de inmediato emprendió las acciones reactivas y preventivas para que el derramamiento de la sustancia en aguas del Magdalena no se convirtiera en una causa de consecuencias masivas y doloras para el medio ambiente y los habitantes del Atlántico.

¿Qué tanto dependemos del río Magdalena y de los cuerpos de agua que convierten al Atlántico en un diamante privilegiado? ¿Qué tanto protegemos todos ese privilegio?

Notas relacionadas:

Emergencia por derrame de crudo cerca de Triple A

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Deja un comentario