Korea y Estados Unidos encienden las alarmas de guerra

511

El lanzamiento de un misil en costa norte de Japón por parte del régimen de Kim Jong-Un ha sido considerado por Washington como la provocación más audaz. Los vientos de guerra están más fuertes que nunca.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas decidió reunirse de emergencia. El presidente del organismo, António Guterres emitió una condena. El oro, habitual refugio de los inversionistas, alcanzó este martes en los mercados mundiales su pico más alto en más de nueve meses, debido a los temores de una eventual confrontación militar. Francia ha citado el término “irresponsable” y Rusia ha amenazado con nuevas sanciones.

Kim Jong-um sigue desafiando a Estados Unidos a pesar de las sanciones.

Kim Jong-un sigue desafiando a Estados Unidos a pesar de las sanciones.

Todas estas son apenas las primeras reacciones ante una de las últimas maniobras de Korea del Norte al lanzar un misil que sobrevoló territorio japonés.  Un “misil balístico no identificado” fue lanzado desde Pyongyang sobre las 05H57 (20H57 GMT del lunes 28 de agosto), indicó el Estado Mayor de Corea del Sur en un comunicado.

La afrenta a territorio nipón fue inmediatamente rechazada por su gobierno. El primer ministro, Shinzo Abe, advirtió que su Gobierno tomará “todas las medidas” que sean necesarias para garantizar la seguridad del pueblo japonés y condenó el hecho.

La isla de Guam, ha sido uno de los objetivos amenazados por Korea del Norte.

La isla de Guam, ha sido uno de los objetivos amenazados por Korea del Norte.

Secundado por Estados Unidos, Japón solicitó una reunión de emergencia al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con el objeto de analizar este hecho que no es aislado. Dos días antes, ya Pyongyang había probado misiles de corto alcance como una manera de desafiar a su Seúl y Washington por los ejercicios militares que habían realizado de manera conjunta en días recientes.

Provocación de un lado, provocación del otro

La retórica belicista de Donald Trump y Kim Jong-un se ha vuelto especialmente explosiva después de que el asiático amenazara con atacar la isla estadounidense de Guam. Analistas han considerado, según lo reporta la BBC de Londres, que el dictador norcoreano contaría ya con unas 60 bombas nucleares y con la posibilidad técnica de alcanzar con sus misiles territorio continental estadounidense.

La retórica de Trump y el pasado opresor de EE.UU. le ha restado apoyos internacionales.

La retórica de Trump y el pasado opresor de EE.UU. le ha restado apoyos internacionales.

La razón que ha argumentado Pyongyang para este pertrecho es la amenaza que supone la presencia de unas 28 mil tropas estadounidenses en territorio de la vecina Korea del Sur, con todo tipo de equipamiento. Los antecedentes intervencionistas norteamericanos, que datan de más atrás que la tristemente célebre Guerra de Korea (1950-1953), aun despiertan recelos entre la opinión pública del llamado continente amarillo.

Aunque Estados Unidos no quiere reconocerlo, lo cierto es que desde los años 60 hacia acá, Korea del Norte se ha convertido en una potencia nuclear. La desafiante iniciativa le permite a Pyongyang combatir en otro campo: el propagandístico. Y éste a su vez, desarrollarlo en dos escenarios distintos: el internacional, para persuadir sobre todo a sus vecinos hostiles como China, Japón y Rusia; y el interno, para uniformar y dominar la conducta de los gobernados bajo el régimen de Kim Jong-un, acusado de abusos y violaciones de los derechos humanos.

Korea del Norte ha argumentado amenazas para justificar su intenso proceso armamentista.

Korea del Norte ha argumentado amenazas para justificar su intenso proceso armamentista.

Y el mandatario norcoreano realmente requiere apoyo interno. Japón y Rusia han anunciado una nueva ola de sanciones contra Korea del Norte, una medida que hasta ahora, solo ha estimulado el carácter irreverente de Kim Jong-un. Estas sanciones se unen a las que hace ya casi un mes, el pasado 5 de agosto, decidió el Consejo de Seguridad de la ONU contra esta nación, por lanzar un misil con capacidad de llegar a territorio estadounidense.

Las sanciones poco o nada han hecho por cambiar la postura de Pyongyang. De hecho, tras las críticas generadas por los últimos ejercicios misilísticos, el embajador de Korea del Norte ante la Conferencia de Desarme, Han Tae-Song, defendió la posición de su gobierno y culpó más bien a Washington de las consecuencias.

“Tenemos razón de responder con contramedidas duras en el ejercicio de nuestro derecho a la defensa propia y Estados Unidos será enteramente responsable de las consecuencias “, dijo el funcionario, quien advirtió que continuarán con su política de “disuasión nuclear”.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados