Beatriz Helena Yepes: un milagro de Dios

419

De un solo sopetón, el médico le dió la noticia a Isabel Cabal, madre de Beatriz: “ la niña está desahuciada. Le quedan ocho días de vida”.

 

Por: Francisco Figueroa Turcios

Beatriz Yepes

Beatriz  Helena Yepes 

Beatriz Helena Yepes Cabal tenía 12 años. El tiempo no se detiene: hoy tiene 45 años de edad. ´la niña está desahucia. Le quedan ocho días de vida”,  aún retumba en su mente, porque ella logró escuchar al médico cuando le daba la noticia a su madre.

Beatriz, padecia una enfermedad que los médicos en su natal, San Jacinto no podian descifrar:tenia todo el cuerpo  hinchado. A raíz de la cantidad de exámenes que le hicieron, sin determinar el resultado de la enfermedad,  el médico le sentenció la muerte.

Isabel Cabal, al eschuchar la noticia del ultimátun del médico, doblo rodilla para aclamar a Dios.” Padre amado confio en tí. Que se haga tú voluntad”.

“Yo nací en un hogar cristiano. Desde que tuve uso de razón mi mamá tuvo la sabiduria de inducirme  a leer  la Biblia.  “Instruye al niño en su camino,y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”: Proverbios 22:6″ señala Beatriz Helena Yepes.

Las horas en esos ochos  días en que sentenció el médico  la muerte de Beatriz, parecian  que pasaban más rápido de lo normal. Isabel y Beatriz estaba aferradas a la confianza en Dios. Su padre, César Yepes hacia lo propio desde su pequeña parcela que estaba entre San Jacinto y El Carmen de Bolívar. El poder de la oración tiene poder y se refleja en el caso de Beatriz,  que cuando faltaba un día para la hora cero  comenzó a ceder la enfermedad y por ende la hinchazón. Llegó el fatífico día ocho:¡ Beatriz no murió!. Los Médicos, consideraron como un milagro el caso de Beatriz.

“A raíz del milagro continué en los caminos de Dios, más por temor a una nueva enfermedad  que por convicción. Más Dios me reveló el conocimiento por lo que me converti una mujer de Dios. Asisto a los cultos todos los domingos en la Iglesia Pentecostal de Colombia “Caminos de Dios”, reconoce Beatriz Helena Yepes.

Tejedora de los Montes de Maria

Beatriz Helena Yepes

Beatriz Helena Yepes

Isabel Carbal, era una de las famosas tejedoras de los Montes de María. Beatriz, sacó el ADN de su madre, por lo que desde los 10 años de edad se interesó por este arte. Mientras Isabel se dedicaba a  los quehaceres  de la casa  y también a tejer, su esposo, César, atendia la pequeña parcela de diez hectáreas que tenía entre San Jacinto y El Carmen de Bolívar.

Cuando se acentuó la violencia en los Montes de María por la disputa de territorios entre la Guerrilla de la Farc al comando de alias ´Martín Caballero´y los Paramilitares por Jorge 40, César Yepes fue una de las víctimas del desplazamiento forzado.

“A mi papá le comenzaron a dejar por debajo de la puerta cartas donde lo amenzaban que debia abandonar la parcela. Él al principio no tomó en serio las amenazas, pero cuando se percató que comenzaron aparecer asesinados sus amigos de las parcelas vecinas, fue cuando tomó la cosas en serio y decidió no volver más a ella. César tuvo que dejar los cultivos de pancoger, las 10 vacas, las gallinas y los  pavos que tenia en la parcela. Se quedó con las manos vacias de la noche a la mañana. Le tocó quedarse en la casa en San Jacinto, apoyando a mi mamá en los quehaceres  de la casa. Mi mamá y yo nos dedicamos a tejer hamacas, mochilas,  y pellones para medio sobrevivir ante la escases  de trabajo por la falta de empresas  en San Jacinto” relata Beatriz Helena quien heredó de su madre el ADN de tejedora.

A César Yepes, no lo mataron las balas de la guerrilla, ni de los paramilitares sino murió en 1999, de  pena moral por el desplazamiento forzado  y ocho meses después falleció Isabel Carbal, quien no soportó la perdida de su esposo.

“Yo me considero una artesana, siempre que regreso a  San Jacinto, me pongo a tener porque es una pasión que llevo en la sangre” acota Beatriz Helena Yepes.

La Contraloría encontró una familia

Beatriz y sus dos hijas:

Beatriz y sus dos hijas:Liz Caterine y Liz Johana

Beatriz Helena Yepes, se casó con César Carmona, de cuya unión hay dos hijas: Liz Caterine y Liz Johana.

Ante la carencia de trabajo en San Jacinto (Bolívar),  César tomó un trabajo que le salió en Maguengué. Beatriz no quiso irse con él para la población bolivarense. Al principio él venia los fines de semana a estar con su familia. Con el tiempo regresaba cada mes y al final no volvió más. Cesar se había enamorado en Magangué. Había formado otro hogar. ” El hombre uno no puede dejarlo sólo. Yo cometí el error de no irme con él para Magangué. Llevamos siete años de separados” reconoce Beatriz Helena Yepes.

Beatriz le tocó trabajar en el almacen de artesania Leo Mar y más tarde laboró en el almacen El Progreso.  Entre los dos trabajo durante 15 años. “Me tocaba trabajar de 6 de la mañana hasta las 8 de la noche todos los días incluyendo los domingos. No tenía ningún tipo de seguridad social, ni mucho menos laboral: nunca recibí primas, ni vacaciones” comenta Beatriz

Beatriz

Beatriz Helena Yepes, feliz por laborar en la Contraloria Distrital de Barranquilla

Ante la explotación laboral, Beatriz le pedia todos los dias a Dios que le presentara un oportunidad de trabajo donde tuviera derecho a las prestaciones laborales legales, Nadin Reyes, un primo que vive en la Capital del Atlántico le dió la noticia del concurso en la Contraloria Distrital de Barranquilla. Él la apoyo para los procedimientos para acceder a concursar. “Tenia mucha fe en que Dios, había escuchado mi clamor. El día e que conocí el resultado del concurso que había aparecia en la lista de eligible, lloré de la emoción y no dudé un segundo en trasladarme para Barranquilla, con el dolor de dejar a mis dos hijas en San Jacinto” cuenta Beatriz, con una sonrisa que refleja la felicidad por tener un trabajo estable.

Jamás pasó por la mente de Beatriz Helena Yepes, es que encontraría en la Contraloría Distrital de Barranquilla el calor humano de una verdadera familia, uno los ejes misionales que estableció Fernando Fiorillo Zapata, Contralor Distrital.

“Soy una mujer feliz, no sólo porque tengo estabilidad labor, sino por el excelente clima laboral que hay en la Contraloria Distrital, donde aflora el calor humano de una verdera familia” subraya Beatriz Helena Yepes quien lleva dos años laborando en la Contraloria Distrital de Barranquilla.

Beatriz es una tejedora no solamente artesanal de los Montes de María sino una tejedora de sueño, porque aspira que sus hijas sean unas profesionales.Ella es un milagro de Dios.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

1 comentario

  1. 7. Francisco Figueroa
    7. Francisco Figueroa el

    Gloria Tamara. Una historia de vida, con los desplazados de nuestro país, gracias a Dios, encontró una institución que le ha devuelto la fé en el ser humano. Se nota su felicidad todos los dias. Excelente crónica.