El eterno dilema de quien escribe

805

Una radiografía que hace visible una patología que a todos nos toca en estos tiempos de desesperanza: la eterna lucha contra el yo.

Screen Shot 2017-07-24 at 8.07.10 PM
Por Sayd Peñaranda

Me incorporo y a tientas busco mi reloj. 5:35 a.m, más temprano que de costumbre. Sirviéndome de un chorro de agua y una barra casi desgastada de jabón, consigo hacer un sucedáneo de espuma de mar entre mis manos. Zambullo mi rostro en él a ver si mi cuerpo termina de despegar. Salgo y pido el desayuno.

Busco mi cuadernillo de notas y me echo en la poltrona de mi habitación. Paso las páginas. Aborrezco lo que leo, nada logra convencerme por más de cinco minutos. “Maldito bufón”, me digo. Lo arranco todo y vuelvo a empezar. Me tomo un tiempo. Habiendo terminado, repaso con minucia lo escrito; al parecer esta vez sí lo conseguí. Un paroxismo de placer me coloniza. Lo cierro y lo dejo a un lado. Sonrío, es momento de llenarme las tripas. Qué hambre, carajo.

Regreso e intento pasar de largo. Pero no puedo. Se me da por hacer una última revisión. Eres un fracaso, dedícate a otra cosa. Lo sé, pero algún día algo bueno tiene ¿Cuándo empezaré ese libro? Sí, mejor tiene que salir. ¡Puta vida! Tal vez la semana entrante…. El café… Quiero más. García Márquez ya publicaba a los 20 y tú, pues… Mejor más tarde. Sí, soy un fracaso. O ahora. Resuelvo amputar mis letras de nuevo. Encuentro alivio. “Debería seguir descansando”, pienso. Sin embargo, antes tomo una hoja suelta y me siento a escribir por última vez. Intento hacer un pequeño texto sobre lo lastimero en mi empresa por ser escritor.

Termino. Leo. Releo. Bis. Me gusta. Luego ya no. Lo tiro todo. A la mierda ¿Sí ves? No, no, no. Que no sirves. Para. No. La tercera resignación a los 20, recuérdalo. ¡Eso es, al menos un buen título! ¿No eran 22? Olvidé el café ¡Profano, ni lo sueñes! Qué más da, sabes, tal vez. A las cuántas tazas de café colapsará el SNC. Qué desastre. Tengas razón. Sí. No. Cámbialo.

Recojo mi berrinche. Qué sueño, carajo. Finalmente decido archivarlo sin más. Tal vez algún día me levante de ánimo y lo encuentre convincente. O me lo publiquen.

Compartir.

Acerca del Autor

Tu Cháchara

Los comentarios están cerrados