La oscura trama que se teje sobre la Fiscal General venezolana

924

El rompimiento entre Luisa Ortega Díaz y el Gobierno de Maduro que ha trastocado el complicado ajedrez político del vecino país, esconde según algunas versiones episodios de extorsión, amenazas y otros manejos oscuros.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

En su columna ‘Runrunes’, el periodista venezolano Nelson Bocaranda Sardi, acérrimo crítico de Nicolás Maduro y de la llamada revolución bolivariana, narraba esta semana bajo el título de “Coincidencias”, el secuestro del cual fueron víctimas la hijastra de la fiscal general Luisa Ortega Díaz y la hija de aquella, el pasado 16 y 17 de febrero.

Lo particular de este plagio, además de la relación de las víctimas con un funcionario de alto rango como la Fiscal; es que Luisa Ortega Díaz había viajado hasta Brasil para esos mismos días, donde se llevó a cabo una reunión de 15 fiscales de igual número de países para conocer del escándalo de ‘Lava Jato’, mejor conocido posteriormente como el caso Odebrecht, que involucra a varios gobiernos latinoamericanos.

El último encuentro entre Ortega y Maduro fue en abril pasado, tras el "impasse" institucional.

El último encuentro entre Ortega y Maduro fue en abril pasado, tras el “impasse” institucional.

En el caso de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y por declaraciones de los mismos directivos de la constructora; se sabe que Venezuela ocupó el segundo lugar detrás de Brasil, en el tamaño de los sobornos cedidos por la multinacional carioca, a cambio de la obtención de jugosos contratos.

Pues en el relato publicado por Bocaranda, se dice que en Miraflores surgieron todo tipo de especulaciones en torno a las razones del viaje de Ortega Díaz; y emergió el temor de que tomase un vuelo hacia Washington con abundantes pruebas comprometedoras “sobre la corrupción del actual régimen”, para precipitar nuevas sanciones de la potencia del norte, contra vinculados al gobierno de Maduro.

No obstante, la jefa del Ministerio Público retornó a Caracas el 18 de febrero directamente desde Brasil y justo ese mismo día sus dos familiares fueron liberadas sanas y salvas.

La Fiscal acusó a finales de abril a la Guardia Nacional de asesinar a un joven manifestante.

La Fiscal acusó a finales de abril a la Guardia Nacional de asesinar a un joven manifestante.

El escrito parece confirmar lo dicho por Ortega Díaz el lunes 12 de junio, en la que denuncia amenazas contra ella y su familia. “Quisiera hacer responsables a las autoridades del Estado venezolano, especialmente el Ejecutivo, de lo que le pueda pasar a mi familia. No es posible que mi familia sea objeto de amenazas”, dijo Ortega en entrevista con la cadena de noticias privada, Unión Radio.

Explicó que miembros de su familia han sido “perseguidos y amenazados mediante mensajes de texto”, y señaló por esto a supuestos funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin); la policía política de Maduro.

Sus denuncias fueron reiteradas este viernes por su esposo, el diputado oficialista Germán Ferrer, quien aseguró a la radio venezolana que habían sido objeto “de hostigamiento” por parte del Gobierno.

A la Fiscal acusada de "traidora", le quitaron su esquema de seguridad.

A la Fiscal acusada de “traidora”, le quitaron su esquema de seguridad.

Advirtió que dentro del Psuv (partido de Gobierno) hay voces disidentes, y que no se han mostrado más hasta ahora, por la persecución que según dijo, hay dentro de esta organización política. “El amedrentamiento y la intolerancia dentro del Psuv ha hecho que el debate se pierda”; aseveró el parlamentario rojo, según recoge la edición digital del diario El Nacional.

Con Ferrer, ya son dos los miembros de la bancada oficialista en la Asamblea Nacional que se han opuesto abiertamente a la Constituyente promulgada por Nicolás Maduro. Las amenazas y acusaciones no se han hecho esperar.

El denominado número dos del chavismo, Diosdado Cabello, ha hecho público su repudio a la Fiscal, y ha señalado que una vez instalada la Asamblea Constituyente, Ortega Díaz será relevada de su cargo, gracias al carácter supraconstitucional de la asamblea.

La polémica ex ministra de Asuntos Penitenciarios y hoy candidata a la ANC, Iris Varela, acusó a Ortega y a Ferrer de estar involucrados en tramas de corrupción relacionadas con los Panamá Papers. “Pareciera que le agarraron algún secreto porque por ahí hay historias escabrosas de corrupción. Por eso es que ella tiene miedo”, manifestó Varela al canal gubernamental Venezolana de Televisión.

El salto de Ortega Díaz ha desestabilizado al Gobierno de Maduro casi tanto como los dos meses de protesta que han dejado al menos 73 muertos en el país caribeño. El daño parece irreversible, según sopesa el presidente de la encuestadora Datanálisis, Luís Vicente León, al medir la verdadera incidencia de los recursos legales introducidos por la Fiscal ante un Tribunal Supremo que ella misma ha cuestionado.

“Es irrelevante si los recursos son aceptados o no. Los presentó para darle sostén a la tesis de que hay una ruptura constitucional, un abuso de poder y un intento de golpe institucional por parte del gobierno y el TSJ”, dijo León.

Hay quienes sin embargo ven a la ex aliada revolucionaria con recelo…esgrimen la tesis de que todo puede tratarse de un montaje para debilitar la polarización que ahora favorece a la oposición y que podría trastocar el poder del chavismo en unas eventuales elecciones.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados